cintillo-2014

¿Quién dicta las tendencias en la industria de la moda? ¿Quién impone las normas y decide qué llevaremos? Hablamos con Lidewij Edelkoort, una de las mentes que marca el ritmo de la industria pronosticando tendencias con años de antelación. Averiguamos qué se teje en el sector.

 

Por Claudia Sanz

 

PUBLICIDAD

Hoy en día está en boca de todos la palabra tendencia. Es un término que asociamos de inmediato con la moda. A pesar de relacionarla siempre con el mundo fashionista, el resto de disciplinas a nuestro alrededor (tecnología, arte, diseño, arquitectura, etcétera) están también regidas por las tendencias. Para saber más de este tema, hablamos con alguien que lleva toda una vida estudiándolas, viendo su evolución y aconsejando a grandes y pequeñas empresas. Li —como le gusta que la llamen— Edelkoort nos abre las puertas de un mundo para muchos desconocido y para otros curioso y fascinante.

Li es considerada una de las analistas de tendencias o coolhunter —término acuñado en 1997 por Malcolm Gladwell en The Coolhunt, para The New Yorker— más influyentes e importantes del mundo. Intuitiva y creativa, esta holandesa dirigió durante años la Academia de Diseño de Eindhoven (Holanda); es la artífice de revistas como View on Colour, Interior View y Bloom, entre otras, que han terminado por convertirse en biblias para hallar inspiración; ha aconsejado a empresas de la talla de Coca-Cola, Estée Lauder, Nissan o Siemens, entre otros.

La moda ahora es global y accesible para el público. Las cadenas de fast fashion y la democratización del lujo son dos de los factores que lo han hecho posible. Li insiste en este punto. «Con este desarrollo, la moda es capaz de ocultar cada día más la desigualdad entre la gente».

La moda es y será, según Li, un reflejo de lo que está sucediendo en la política y en la sociedad, así como en la economía. A fin de cuentas, aunque a lo largo de la historia la moda ha sido tachada de frívola, no deja de ser una mirada profunda a la actualidad, es un intérprete social de los tiempos en los que vivimos.

 

Cuestión de intuición

Según cuenta Edelkoort a Forbes Life, la predicción de tendencias no es ninguna ciencia, es un arte que surge de la necesidad. «Una tendencia es puramente el reflejo del espíritu de hoy, de cómo nos sentimos. Las tendencias existen porque de alguna manera las necesitamos para sostenernos», asegura. Afirma que no descubre nada nuevo a través de lo que hace, simplemente mira y observa minuciosamente todas las piezas como si de un rompecabezas se tratara, encontrando la inspiración en todo lo que ve a su alrededor. Una vez que comprende la «gran tendencia», sencillamente es capaz de trasladar sus descubrimientos al mundo de la moda o a cualquier otra industria.

La intuición es la guía en su búsqueda y le revela todo lo que está por venir. «Yo pronostico tendencias usando mi intuición. Desde muy joven me di cuenta que era capaz de sentir qué es lo que se convertiría en popular. Poco a poco la entrené como si fuera un músculo y fui mejorando a lo largo de los años», asegura. Esta intuición de la que nos habla es la culpable de que empresas de toda índole a lo largo y ancho del planeta la persigan. «Ayudo a industrias y a particulares a entender mejor lo que están haciendo y qué deberían hacer».

li_orcaulo_moda1

 

Consultora estratégica

Las herramientas que ofrece son la ayuda que las marcas necesitan para empezar a generar ideas que más tarde se convertirán en productos: colores, formas, materiales, acabados y estilos, además de conceptos, nuevas formas de comunicación o estrategias de comercio. No encontraremos nunca en sus libros de tendencias bocetos de vestidos o trajes –hablando de moda– listos para ser copiados. Cree firmemente en el poder creativo de las marcas, por eso su apoyo está destinado simplemente a inspirar a los creadores en la dirección correcta. Trata de crear un espacio donde las marcas puedan poner en marcha su propia identidad y experiencia en pro de próximas tendencias.

Cabría pensar que el proceso de creación de las marcas, con el pronóstico en la mano, podría verse afectado, pero ella es tajante al afirmar: «De ningún modo. Puede incluso ayudar a los diseñadores a profundizar en un tema con más confianza y con un mejor enfoque».

 

Vida y muerte de las tendencias

Como meros espectadores dentro del gran entramado que es la industria de la moda, a veces se puede tener la sensación de aparente «no innovación» del sector. Grandes diseñadores miran hacia atrás y hacen guiños constantes al pasado, rescatan tendencias que creíamos muertas y resucitan modas para muchos olvidadas. Llegamos a la pregunta obvia, ¿acaso todo está inventado? «Hay una idea equivocada sobre el tema, creo que a veces hay que mirar al pasado para reinventar el futuro. Cada vez que algo revive, nunca es lo mismo que antes. Cambian muchas cosas, desde los colores y tejidos hasta la evolución de las proporciones y de los acabados», responde Li. Además, la vigencia de una tendencia puede ser efímera o longeva, pero lo que más sorprende es saber que no son pasajeras. Son fenómenos de larga duración, que aunque en ciertas ocasiones resulten fugaces, forman parte de una tendencia superior que perdura más tiempo.

 

Mirada al futuro

Inevitable por completo no indagar y pedir a Li Edelkoort que comparta algunas pistas sobre lo que nos depara la moda en el futuro. Además de dejarnos claro que en este mundo «nada es inesperado », nos indica que no podemos dejar de observar muy de cerca a países como Corea, Brasil, Islandia, India y Escandinavia, los cuales considera fuertes trendsetters. «Creo firmemente en la importancia del crecimiento de los países del hemisferio sur. América Latina es un gran foco, además de África, partes del sur de Asia y Oceanía que cada vez son más capaces de desarrollar sus propias identidades en diseño. Debido a ello su impacto será importantísimo».

Cada década en moda ha estado marcada por un argumento en especifico y en ésta, Edelkoort insiste en que no perdamos de vista las texturas. «He visto un gran cambio en las técnicas que se usan para confeccionar prendas. Gracias a las nuevas tecnologías surgirán interpretaciones en diseño y tejidos sin precedentes».

Pronosticar tendencias no es algo nuevo, siempre ha existido el deseo por entender qué será el futuro, la diferencia es que en épocas pasadas este tipo de analistas aún no eran conscientes de sus tremendas habilidades. Li Edelkoort nos dice que nunca se equivoca. «No es posible estar equivocada porque las tendencias se basan en fenómenos existentes». Como codiciada analista de esta industria, sus pronósticos tendrán gran impacto en los productos del mañana y quién sabe si no fue la causante del estilo de pantalones que llevas puestos ahora mismo.

 

Siguientes artículos

St. Regis, capital de las fiestas decembrinas en la Ciudad de México 
Por

The St. Regis México City celebra la época navideña y la llegada del 2015 con lo mejor de las tradiciones nacionales, in...