El día en el que el mundo vio a Batman oscurecerse por la mano de Frank Miller ya no hubo retorno ni tiempo de bailar al son del Batusi, ese movimiento creado por Adam West y que despojaba a Batman de toda seriedadLos superhéroes estarían, desde entonces, condenados a ser más reales, más sombríos, y, sobre todo, más humanos. ​​

A lo largo de su carrera, Miller fue forjando su leyenda al dejarnos también joyas como Ronin, Sin City o 300; y algún que otro coqueteo con el mundo cinematográfico.

Llegó a México de la mano de La Mole Comic Con ya que desde hace seis años, este evento que cuenta con más de dos décadas en la capital del país, se propuso ser un punto de encuentro y referente latinoamericano para todos los fans de cómics. Durante dos días, Miller se fotografió y firmó autógrafos por poco más de dos mil pesos cada opción, y se quedó maravillado con lo entusiastas, amables e inteligentes que demostraron ser sus fans.

“Siempre he dejado que las historias me guiaran. Dark Night lo escribí cuando iba a cumplir 30, con Sin City quería retratar Nueva York y con 300 quería hacer historia”, explica el autor que conoció la fama desde muy temprano y al que pocas cosas se le han resistido desde entonces.

PUBLICIDAD

Hoy, a sus 61 años, este genio vivo del mundo del cómic reconoce cuando mira en perspectiva la importancia del héroe en toda su obra. “Los héroes te dan esperanza. Superman te da la idea de cómo deberías de ser y cómo deberían de ser las cosas y Batman te enseña a ser lo mejor que puedas ser en todo. Ellos te hacen saber que las cosas van a funcionar en tiempos de miedo como este.”

La oscuridad en su obra también es una constante, y ésta es un reflejo de la maldad que observa el artista en el día a día, “veo la maldad en todas partes. Tratamos de ser buenos, pero ser buenos es un esfuerzo. El bien y el mal son verdaderamente el estudio de mi vida profesional porque los encuentro fascinantes. Ambos son muy complejos y muy sencillos al mismo tiempo…”

Pero no todo es sombrío en la obra de Miller, en agosto verá la luz ‘Superman: Año Uno’ y la presentación de este personaje como un migrante se antoja la más adecuada para un mundo que cada vez delimita más sus fronteras y que ha perdido la fe completamente en el superhéroe que se esconde tras los lentes de Clark Kent. “Cuando Superman aparece su padres lo esconden y lo alienan porque no pueden explicarle a nadie lo que es. Es muy misterioso y el mismo está muy confundido porque es tan fuerte… y todos sus poderes son muy difíciles de entender”, afirma el autor al tiempo que deja claro que su Superman es un claro guiño a todo aquel que está lejos de su patria: “No podemos olvidar que los héroes inspiran. No destruyen, no te dicen qué hacer sino que te dan esperanza por eso mi Superman es el último aliento de esperanza para los inmigrantes”.

Te puede interesar: Nuestras batallas contra la extinción, la muestra fotográfica que tienes que ver

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

 

Siguientes artículos

Booking.com, fotografía, Instagram, viajeros
Instagram, compañero de viaje inseparable de los mexicanos
Por

¿Qué tan importante es para ti compartir tus vacaciones en tiempo real?