En años recientes las empresas a nivel mundial han comenzado a ver al deporte con nuevos ojos: ya no sólo es percibido como entretenimiento, se ha transformado en una eficaz herramienta de comunicación.

En los departamentos de marketing de destacadas compañías se está adoptando como estrategia el utilizar a los deportes como una innovadora plataforma para la promoción de productos y servicios.

Un claro ejemplo de ello es el regreso, después de 23 años de ausencia, del Gran Premio de México. Este evento es mucho más que una carrera protagonizada por 20 pilotos en autos a más de 360 km/hr, indudablemente se ha convertido en el imán de los reflectores – a nivel nacional e internacional – durante ese fin de semana.

PUBLICIDAD

En realidad, Fórmula 1 es una experiencia integral que no tiene parecido con ningún deporte, es un evento de primera clase que no sólo logra concentrar a miles de aficionados del automovilismo, sino a múltiples marcas y figuras convirtiéndose en el espacio ideal para hacer marketing personalizado.

En cada Gran Premio se reúnen los mejores anunciantes puesto que este nivel de infraestructura de visibilidad solamente se puede comparar con aquella que otorgan eventos masivos mundiales como las Olimpiadas o un Mundial de Fútbol. Sin embargo, mientras que éstos ocurren cada cuatro años, el campeonato de la máxima categoría del automovilismo tiene lugar todos los años a lo largo de más de ocho meses.

Fórmula 1 logra reunir una audiencia de alrededor de 400 millones de personas durante la temporada; tan sólo a lo largo del fin de semana del Gran Premio de México, en 2016 se reunieron 339,967 espectadores en el Autódromo Hermanos Rodríguez – convirtiéndose en una de las carreras con mayor número de asistentes del campeonato.

De esta manera, se ha aprovechado ese reflector para transformar al Gran Premio de México en una plataforma global para promover al país, más allá de limitarse a ser “sólo” un espectáculo. La presencia de la marca México en la pista durante la carrera el año pasado se tradujo en $885 MDP en transmisión televisiva y su consecuente exposición mediática.

Y es que cada carrera se transmite en 185 países, a través de 110 televisoras, recibiendo aproximadamente 2,329 horas de cobertura a nivel mundial. Esto brinda a las marcas la visibilidad, promoción y capacidad de dirigirse a segmentos extranjeros, generando más de 11 mil millones de impresiones y 664,189 conversaciones en plataformas digitales.

Pero adicional a las positivas cifras que el evento genera para sus aliados, es importante mencionar el impacto benéfico que ha tenido el Gran Premio de México para la marca país. Actualmente México ocupa el octavo lugar en la clasificación de visitas de turistas internacionales – dentro del ranking de la Organización Mundial de Turismo –, además de que la información que se comunica al exterior sobre nuestro país se aprecia bajo una luz más positiva alrededor del mundo.

Así, es un hecho que Fórmula 1 – como otros deportes – definitivamente es una gran herramienta para amplificar la comunicación de las marcas que tienen presencia en ella.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México. 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Festivales de música en México, una industria de experiencias multisensoriales
Por

Una de las inversiones que cada vez más se realizan en México son los festivales de música. Con cada año que pasa, parec...