La Ciudad de México será la capital mundial del diseño en el año 2018. Todas las miradas confluyen en una industria que mueve millones de pesos, pero muchos siguen considerándola como un lujo y no una necesidad para el bienestar común.

El diseño mexicano conquista el mundo. No se trata de una observación gratuita, sino de una realidad palpable. Los grandes gurús del mundo de la alta gama apuestan por México y por diseñadores industriales como Héctor Esrawe y Sami Hayek. Además, la Ciudad de México ha sido designada como Capital Mundial del Diseño 2018. Se trata de la primera metrópoli en América Latina en ser elegida. Emilio Cabrero, director de Design Week México, quien presentó la candidatura al Consejo Internacional de Sociedades de Diseño Industrial (ICSID), junto con el gobierno capitalino, nos comenta en exclusiva lo que significará para la industria: “Este tipo de eventos posiciona a México y a los participantes en el plano internacional. Posiblemente traiga una inversión significativa. La idea es dar a conocer nuestra aportación al diseño internacional y que haya intercambios culturales”.

¿Qué momento vive México en el ámbito del diseño?

Nuestro país tiene mucho que aportar a nivel internacional. Una de sus virtudes es la incorporación de procesos y materiales que se desprenden de nuestra tradición artesanal, que debemos preservar e integrar. El diseño mexicano logra de manera muy eficaz combinar las tendencias globales con elementos y conceptos nacionales que le dan una identidad muy particular.

¿Qué cifras mueve la industria?

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad, se estima que en México cerca de 7% del PIB provino de las industrias creativas en los últimos 10 años y que ha crecido un 0.18% en este periodo. Se calcula que, de crecer de acuerdo con su potencial y probabilidades, las industrias creativas podrían tener un incremento en los próximos años de entre 3 y 4% anual. Sin embargo, estas cifras son muy generales. Para dar una idea más específica, podemos utilizar el diseño de interiores. Esta industria representa el 0.14 del PIB. Sin embargo, se encuentra a la alza con una expansión anual estimada de 20%. Diseño es la tercera carrera a nivel nacional con mayor incursión de jóvenes: 46%.

¿Cuál es la inversión mínima para crear una marca de diseño?

PUBLICIDAD

Dependerá del alcance y el perfil de la misma. En general, hablaría de tres montos a considerar: los trámites para dar de alta la empresa con acta constitutiva deben rondar los 10,000-15,000 pesos. Además, se debe contar con 50,000 pesos de capital como mínimo. Registrar la marca puede costar 2,500 pesos y tardar hasta seis meses. Una vez registrada y lista para operar de manera legal, la marca deberá considerar su capital y definir sus alcances.

¿Hay algún tipo de nexo entre los diseñadores mexicanos?

Sí. Desde 2014 a través de la plataforma Territorio Creativo se ha dado a conocer el trabajo de diseñadores mexicanos tanto en nuestro país como en el extranjero. Juntos expresamos nuestro interés por los materiales, el método y el diseño mezclando la innovación, la tradición y la alta calidad como parte fundamental de nuestra filosofía.

¿Qué debe tener una marca mexicana para conquistar el mercado global?

No creo que exista una fórmula para el éxito internacional. Sin embargo, lo esencial para lograr este objetivo son la pasión, el compromiso y ambición. La pasión con la que se hacen las cosas conduce al éxito y a buscar nuevos horizontes. Dar a conocer los productos en ferias y publicaciones internacionales puede ser un buen comienzo. El resto es cuestión de qué tan alto se quiere llegar y de llevar una estructura en todos los procesos para que la marca crezca a la par de sus compromisos.

¿Recibe suficiente apoyo el diseño por parte del gobierno?

Existen apoyos desde la formación para los diseñadores y arquitectos mexicanos tales como la iniciativa Jóvenes Creadores del Fonca. También se apoya la creación de Pymes, que son el punto de entrada a la industria. Junto con DWM, el gobierno de la CDMX impulsó el proyecto para la candidatura de la ciudad como Capital Mundial del Diseño y se ganó la sede para 2018. Todavía falta, pero estamos en constante evolución.

 

Estructuras_Efímeras_11

¿Qué marcas o diseñadores han sido los principales precursores?

Sería muy difícil nombrar a todos, sin embargo, en la última década han surgido nombres muy importantes como David Pompa, Alejandro Grande, Déjate Querer, Hector Esrawe, Pirwi, Ad Hoc, MOB, etc. También han sido fundamentales los grandes centros de diseño, que han servido como espacios creativos y de exposición para numerosos diseñadores mexicanos.

¿Un lujo? No, una necesidad

Emilio Cabrero cree que el diseño y la arquitectura se han dejado de ver como un lujo y se han comenzado a entender como disciplinas que participan de la construcción de una sociedad. “Creo que ahora que esto se ha logrado y el país se ha colocado de manera importante en el plano internacional, debemos de tener nuevos objetivos colectivos. El diseño debe tomar en cuenta la sostenibilidad como eje rector y su papel como constructor de tejido social. Los procesos de producción deben reducir su impacto, desarrollando una manufactura más eficiente y utilizando materiales regionales. El buen diseño soluciona problemas en lugar de contribuir a ellos”, asegura.

Estándares de calidad y protección a los derechos de autor son fundamentales para consolidar la industria, opina Emilio Cabrero.

Estándares de calidad y protección a los derechos de autor son fundamentales para consolidar la industria, opina Emilio Cabrero.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Los centros comerciales más lujosos del mundo
Por

El concepto de los centros comerciales es uno que está en constante evolución. Más allá de ser un lugar de concentración...