Mezcal Viejo Indecente ganó doble oro en el ranking de los mejores vinos y licores realizado por The Fifty Best, que evaluó a 13 bebidas de este tipo, bajo las más estrictas reglas de cata y una rigurosa metodología.

 

Mezcal Viejo Indecente ha venido a revolucionar esta bebida icónica mexicana, ya que para procesar 10 toneladas de maguey, que posteriormente será convertido en mezcal, son necesarios aproximadamente dos árboles, con lo que se pierde un 30% de los agaves. Esto a partir de un trabajo artesanal que implica una relación que va más allá del productor, tierra, mezcal y consumidor.

Dos de las variantes de Mezcal viejo Indecente fueron reconocidas entre 13 contendientes en la selección realizada por The Fifty Best, una popular  guía online del buen vivir, que presenta un ranking con listas clasificadas de encuestas imparciales y catas registradas, valoradas por periodistas especializados en vinos y licores, profesionales de la industria, retailers, mixólogos, consultores y conocedores en la materia.

Los resultados arrojaron dos galardones: el Ensamble se llevó la medalla de oro, y el Madrecuishe, una de las más recientes adiciones al portafolio de Viejo Indecente, obtuvo la condecoración doble de oro.

El panel de jurados realizó una cata a ciegas de los mezcales participantes y a través de una escala de puntuación del uno al cinco, partiendo de que el cinco es la calificación más alta, estos mezales provenientes de Miahuatlán, Oaxaca alcanzaron un puntaje alto.

A la izquierda, Madrecuiche y Espadín. A la derecha Madrecuiche, ganador de doble medalla de oro por The Fifty Best.

A la izquierda, Madrecuiche y Espadín. A la derecha Madrecuiche, ganador de doble medalla de oro por The Fifty Best.

De la indecencia a una botella de mezcal

Mezcal Viejo Indecente se produce en San Isidro Guishe, una comunidad de Miahuatlán, Oaxaca, por la familia Lucas García, quienes llevan tres generaciones dedicándose a crear esta emblemática bebida.

Dependiendo de la variedad, la piña del agave tarda aproximadamente entre ocho y 25 años en estar madura, lista para “jimarse” y convertirse en mezcal.

Desde hace algunos años, esta bebida se ha convertido en un lujo, pero también en un proyecto sustentable, en el que Kristina Díaz Paterson y Gabriel Pacheco, los socios operadores, junto con 21 socios más comenzaron, al dar inicio a esta empresa de mezcal artesanal Premium que fomenta “una relación de comercio justo”.

Después de una difícil búsqueda para encontrar el productor adecuado por Guerrero y Oaxaca, encontraron a la familia Lucas, que después de mucho tiempo de preparar el terreno obtuvieron un mezcal de excelente calidad.

El proceso puede parecer innovador, ya que las piñas se cuecen en un horno de vapor, a comparación del horno tradicional, donde para conseguir el vapor es necesario emplear gas. Por lo tanto, ahora, no se consumen árboles ni se desperdician magueyes. Actualmente sólo se utilizan los agaves maduros, que son los que entregan un mejor sabor.

Redescubriendo el mezcal

  • Viejo Indecente, se basa en dos principios: sutentabilidad y comercio justo.
  • Esta casa sólo produce mezcales de alta calidad y de grato sabor al paladar a través de distintas variedades de maguey originario de la región de Miahuatlán, Oaxaca.
  • La marca cuenta con dos variantes: espadín y el ensamble de espadín y madrecuishe. El primero captura la esencia del mezcal tradicional y se le puede considerar como un fiel embajador del agave, el otro, es una bebida suave y compleja, su sabor contiene con ligeros toques vegetales que remiten al limón y a la cascara de pepino.
  • Recientemente, Viejo Indecente añadió a su portafolio el mezcal Madrecuishe.

 

Para mayor información:

viejoindecente.com

@rucoindecente

 

Siguientes artículos

Nacho Manzano, el chef conquistador de sabores tradicionales
Por

Poseedor de dos estrellas Michelín, Nacho Manzano es el próximo protagonista del ‘Iberostarchef on Tour’, pues es consid...

También te puede interesar