La moda siempre se ha caracterizado por reflejar la sociedad, sus problemas y sus conductas más relevantes. Ahora, debido a las nacientes iniciativas sociales con respecto a la preservación y cuidado del medio ambiente, esta industria no se queda atrás y ha decidido sumarse a las prácticas sostenibles, creando así la nueva tendencia en ropa: ser eco-friendly.

La moda eco-friendly utiliza elementos naturales para la manufactura de prendas de ropa, zapatos y accesorios. Generalmente, las piezas que siguen esta tendencia están hechas de productos reciclados o de orígenes naturales en su totalidad o, por lo menos, en su mayoría.

Otra de las premisas que se sigue es que se elimine el uso de las pieles de animales y otros materiales que puedan resultar dañinos para el medio ambiente, los seres vivos y los ecosistemas. Gracias a esto, no sólo se cambian los materiales sino que la producción de los mismos se hace más eficiente para reducir los desperdicios tóxicos, y así ser parte del esfuerzo por la conservación del planeta.

Aunado a ello, otra de las vertientes de este movimiento ha sido apoyar a comunidades con pocos recursos de manera que se fortalezcan y pueda derivarse en un comercio más justo, en evitar la explotación de materias primas y de brindar equidad a la industria.

Así como algunas firmas conocidas han comenzado a adoptar estar prácticas, hay muchas marcas han nacido desde su origen de manera eco-friendly colocando como intención principal hacer un esfuerzo por cuidar el mundo. Estas son algunas con propuestas realmente creativas y sostenibles.

  • Edun. Creada por Ali Hewson y Bono, su misión es promover la  producción y fomentar el comercio en África. Por ello colabora con la comunidad y con artistas del continente africano.
Edun

Edun

  • People Tree. La marca se asocia con granjeros y artesanos para crear diseños éticos y ecológicos. Su ropa se hace con algodón orgánico y usan técnicas tradicionales para apoyar a las comunidades rurales.

    Vestido de People Tree, creado con algodón orgánico.

    Vestido de People Tree creado con algodón orgánico.

  • Maëla. Esta firma consiste en crear bolsas hechas a mano en España. Su principal componente es el yute, una fibra 100% ecológica, que contribuye de forma activa y pasiva a mejorar el medioambiente. Además es un material resistente, de larga durabilidad y biodegradable.

    Bolsa Maëla

  • Garbegde Esta marca nació con un interesante concepto en donde se reutiliza y recicla ropa vieja para crear nuevas prendas. Las prendas son eco-friendly, funcionales y a la moda, además vienen con la historia «de su vida pasada» y de sus orígenes genealógicos.

    Crop Top de Garbegde

    Crop Top de Garbegde

  • Altelier Tamman. La propuesta de esta marca va más allá del ready to wear, en cambio se centran en vestidos de novia, de noche y trajes elegantes hechos con telas orgánicas y sin hacer daño a ningún animal u otro ser vivo. Trabajan con artesanos talentosos y dedicados para crear tejidos de lujo sostenibles exquisitos y exclusivos. Cada vestido es hecho completamente a mano y tarda aproximadamente cuatro meses en estar listo.

    Vestido de novia Tammam

 

Lee también: Moda mexicana que emprende para combatir la pobreza

 

Grandes marcas de la industria tradicional han adoptado esta tendencia, entre ellas Eileen Fisher usa materiales sostenibles además de que trabaja con artesanos de la India y de Etiopía. Además los clientes pueden donar su ropa vieja para crear nueva. Esta misma dinámica la han adoptado firmas como Levis, AG y True Religion, quienes reutilizan la ropa para crear otros productos.

La moda eco-friendly cada vez gana más popularidad en países como Japón, Estados Unidos e Inglaterra. Según Texas Organic Exchange, la producción de algodón orgánico ha subido un 152% desde el 2007, lo que demuestra el interés en el consumidor y en los diseñadores de usar prendas que no dañen el ambiente.

De acuerdo con la revista Lifestyle of Health and Sustainability 8 de cada 10 personas prefieren comprar ropa y accesorios libres de tóxicos, seguros, sostenibles, y sin que los empleados sean explotados. Sin embargo, aún no se ha logrado un gran salto hacia la adopción de la moda verde debido a que aún prevalece la idea errónea de que «compra verde» significa gastar más dinero.

También te puede interesar: 7 lujosos hoteles eco-friendly en el mundo

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

 

Siguientes artículos

Generación Y, la nueva apuesta de Lancôme
Por

Considerada la generación más grande en la historia, los nacidos entre 1980 y 2000 están ubicándose en los años en los q...