La discusión sobre sostenibilidad social y medioambiental del sector de lujo se intensificó en los últimos años. Si bien, algunas de las firmas más acreditadas ya daban muestras de su compromiso por cambiar sus procesos para reducir su huella ecológica y contribuir con el desarrollo humano, lo cierto es que la contingencia global por el coronavirus las ha empujado a dar pasos más contundentes en estos aspectos, al tiempo de establecer un diálogo más profundo y sincero con los consumidores. Ellos, hoy más que nunca, buscan vivir y preservar la vida.

“Uno de esos pasos es la relocalización de la producción. Compañías europeas de lujo y premium ahora fabricarán en países, como Turquía los productos que antes manufacturaban en Asia. Esto traerá enormes beneficios en términos sustentables y en costos de cadena de suministro porque va a reducir tiempos y traslados, además de que permitirá cumplir con la Global Fashion Agenda (GFA)”, comentó Máximo Perozo, especialista en supply chain y académico en CENTRO.

Evolución Sostenible

FRENTE COMÚN: La Global Fashion Agenda guía a la industria de la moda hacia un futuro más sostenible. Foto: Cortsía Nike.

En asociación con Kering, Li & Fung, Nike, PVH Corp y otros conglomerados estratégicos, GFA encabeza el principal foro de liderazgo de la industria de la moda hacia un futuro más sostenible. El primero de julio, el grupo creado por François Pinault publicó una serie de nuevos objetivos para lograr un impacto “neto positivo” en la biodiversidad para el año 2025. Ello, tras anunciar que Emma Watson presidiría el Comité de Sostenibilidad.

Para apoyar la puesta en marcha de su estrategia de biodiversidad, el grupo lanzó el Fondo Kering para la Naturaleza: 1 Millón de Hectáreas para el Planeta, en asociación con Conservation International, cuya finalidad es apoyar proyectos prometedores de agricultura regenerativa en todo el mundo y transformar la producción de materias en la industria de la moda.

EQUILIBRIO QUE INSPIRA

El ánimo progresista de las casas que forman parte de Kering se hace patente en iniciativas propias. A medida que se acerca el centenario de Gucci, la firma italiana avanza en su propósito de crear vías innovadoras que favorezcan a las personas y al planeta. En fechas recientes, renovó su plataforma Equilibrium, que unifica las acciones que lleva a cabo a favor de un mejor futuro colectivo. Esto, además de presentar Gucci Off the Grid, la primera colección de Gucci Circular Lines diseñada por su director creativo, Alessandro Michele, y protagonizada por un grupo ecléctico de embajadores, encabezados por la actriz y activista Jane Fonda.

Evolución Sustentable

Equilibrium unifica las acciones que lleva a cabo Gucci a favor de un mejor futuro colectivo. Foto: Cortesía Gucci.

El material principal de la colección es el nylon regenerado ECONYL® 100% obtenido de desechos pre y post consumo, como redes y alfombras de pesca abandonadas, incluidos plásticos que dañan la vida marina. Este material ya ha sido utilizado por diversas marcas, como Stella McCartney y Prada.

También te puede interesar: Patrizio Bertelli revela el futuro de Prada

Durante una serie de conversaciones globales organizadas por Vogue en Estados Unidos, para debatir sobre el impacto de Covid-19 en la industria, Stella McCartney aseguró que no es necesario tener una estructura de empresa mayor que el resto de las marcas de lujo para tener un producto sostenible, pero sí es necesario invertir tiempo y esfuerzo en la búsqueda de formas para lograr una producción y un traslado eficientes, además de disminuir los residuos.

Desde que creó su marca, hace dos décadas, Stella fue pionera en promover una filosofía ética, que se ha reflejado en un plan de acción continuo. Su objetivo es que, al finalizar 2021, los productos de su firma estén hechos de materiales no vírgenes al menos en un 80%. En la actualidad, 60% de los materiales que utiliza son reciclados. En 2019, Stella McCartney se asoció con LVMH para desarrollar el potencial de su marca y fungir como asesora de Bernard Arnault, presidente y ceo del conglomerado, en lo tocante a temas sustentables.

MATRIZ DE TRANSFORMACIÓN

Grupo LVMH ha mantenido la disposición de impulsar proyectos de responsabilidad ecológica y social edificados en las entrañas de las firmas que lo componen. María Grazia Chiuri, primera directora creativa de las colecciones femeninas de Dior, desde su llegada ha demostrado con firmeza su compromiso de apoyar a mujeres diseñadoras, artesanas, escritoras, filósofas y feministas. Este interés de la maison se reafirma con la nueva plataforma de aprendizaje en línea “Women Leadership & Sustainability”, como parte de la iniciativa [email protected]

El programa de tutoría ha sido abierto a 500 estudiantes internacionales y se basa en cuatro valores fundamentales de la firma: autonomía, inclusión, desarrollo sostenible y creatividad. Después de los cursos teóricos, las participantes serán invitadas a poner en práctica lo aprendido en la generación de un proyecto que apoye el empoderamiento de las niñas: el “Sueño para el cambio”. Finalmente, los proyectos más impactantes serán elegibles para recibir directamente el apoyo de Dior y de LVMH Group.

Evolución Sostenible

Maria Grazia Chiuri decidió dar vida a una colección de alta costura para Dior, en sintonía con la naturaleza y la transformación. Foto. Dior.

Durante el confinamiento, Grazia Chiuri decidió centrarse en el trabajo de artistas como Lee Miller, Dora Maar y Jacqueline Lamba, quienes trascendieron el papel de “musas”, al defender en sus vidas y obras surrealistas una feminidad diferente. Esa actitud se encuentra inmersa en la colección de alta costura otoño-invierno 2020-2021, en sintonía con la naturaleza y la transformación.

DIVERSIDAD Y DIVERSIFICACIÓN

Sin embargo, más allá de la conversación en la industria de la moda, la sostenibilidad alcanza otras categorías inmersas en el segmento de lujo, como la cosmética y la perfumería, donde la investigación y el desarrollo de materias primas más orgánicas y embalajes biodegradables es una constante. En el plano de la joyería y alta relojería, igualmente hay un esfuerzo constante por garantizar materias primas éticas a través de la trazabilidad. Y sí, también en rubros en los cuales se han expandido los grupos y las casas de lujo para añadir valor a sus marcas y diversificar su negocio, como la hospitalidad y la restauración, la alimentación y el bienestar, así como el diseño de interiores y la producción de artículos para el hogar.

Los grandes conglomerados han mostrado confianza en la diversificación de sus negocios y la diversidad geográfica de sus ingresos para reforzar su posición de liderazgo global en productos de alta calidad; pero, ante todo, en el talento y la motivación de sus equipos para edificar experiencias sublimes, únicas, profundas, sostenibles y, clave, responsables ante una nueva realidad.

Artículo originalmente publicado en Forbes México, edición Agosto 2020.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Mercedes Benz Fashion Week México 2020
La Semana de la Moda en México anuncia nueva edición en formato híbrido
Por

Del 14 al 17 de octubre tendrá lugar la próxima etapa de este evento que impulsa el talento de los diseñadores mexicanos...