La firma de lujo alemana Montblanc, ha sido conocida desde sus inicios en 1906 por ofrecer al publico objetos como plumas y relojes de la más alta calidad. Pero pocos saben que la marca también cuenta con una fundación cultural que apoya a la mayor parte de las formas de arte, y por tanto reconoce a artistas y patrocinadores que impulsan el arte y la cultura en todo el mundo. Hace algunos meses Montblanc dio a conocer a dos nuevos chairmans, quienes llevarán las riendas de esta fundación.

La fundación cultural Montblanc inició su labor en el año 1992 cuando se decidió que la firma apoyaría a nuevos talentos del ámbito artístico que tuviesen un particular interés por el arte contemporáneo, el teatro y la música clásica. Poco a poco fue creciendo hasta lograr almacenar en la sede principal de la maison en Hamburgo, Alemania, una colección de arte única, en donde se encuentran piezas con diversas técnicas de arte que provienen de muchas culturas y países.

En los últimos meses la firma decidió que tanto Till Fellrath como Sam Bardaouil se hicieran cargo de dirigir la fundación cultural de Montblanc. Ambos se encuentran sumergidos en el mundo artístico y son reconocidos por su trabajo como curadores y académicos independientes. Juntos han creado la empresa de curaduría Art Reoriented que tiene sedes en Nueva York y Múnich.

Sobre esta nueva etapa de la fundación Jérôme Lambert, director general de la lujosa firma comenta: “Ambos curadores han trabajado con importantes instituciones de arte a través de los años, trayendo una profunda comprensión de la cambiante escena cultural; su perspectiva innovadora y su entendimiento de que la cultura puede ser experimentada de manera más enriquecedora, lo que hace que ellos sean la elección perfecta para guiar a la fundación”

Así mismo desde que esta fundación se estableció, anualmente se entrega un premio llamado “Montblanc de la Culture Arts patronage”, que reconoce el esfuerzo de un artista. Este premio, también conocido como Patronage Award, busca reconocer las atribuciones de los individuos que han logrado que la gente tenga acceso para disfrutar y aprender del arte y la cultura. Según Till Fellrath este premio es otorgado a una persona que haya apoyado económicamente los proyectos artísticos de una escuela, o alguien que haya hecho una exhibición gratuita. En esta ocasión el galardón se le otorgó a la familia Slim por su involucramiento en en arte y la cultura a través del museo Soumaya.

 

Premio otorgado a Soumaya Slim

Premio otorgado a Soumaya Slim

Desde hace 25 años dicho premio ha sido una de las principales actividades de la fundación y se le ha otorgado a mas de 2,000 innovadores que han sido galardonados con 4 millones de euros en efectivo. La primera tarea de los nuevos directores de la fundación fue entregar este premio al italiano Giorgio Marcconi, que desde años atrás ha tratado de que el publico aprecie el arte contemporáneo. Este premio fue aún más especial dado que la fundación cultural de Montblanc se encuentra festejando su 25 aniversario.

 

Entrega del premio Montblanc de la Culture Arts patronage a Giorgio Marcconi.

Entrega del premio Montblanc de la Culture Arts patronage a Giorgio Marcconi.

Un toque de frescura con los lineamientos de Montblanc

Hace algunos días Forbes Life conversó con los nuevos chairmans de la fundación cultural Montblanc, para conocer un poco más sobre sus planes a futuro.

“La innovación y la creatividad es una parte fundamental de cualquier compañía que se dedica a los procesos artesanales y culturales, por eso pienso que esas dos palabras están en el corazón de lo que Montblanc hace. La verdadera creatividad es innovación, se trata de abrir un nuevo camino, conquistar nuevos territorios, es una a manera de imaginarnos el mundo. Lo que Montblanc ha hecho desde 1906, hasta ahora y con el apoyo de la fundación cultural de la marca, es celebrar la innovación y la creatividad ya sea que ésta se presente dentro de los proceso de la misma firma, o fuera de ella.” Comenta Sam Bardaouil.

Por su parte, Fellrath cuenta que es una manera de invitar a las personas a ver y pensar de forma distinta “La idea principal de crear la fundación cultural Montblanc hace varios años fue de hacer el arte y la cultura un estilo de vida, incluso para los empleados que trabajan en la maison.”

Till Fellrath y Sam Bardaouil

Till Fellrath y Sam Bardaouil

 

La responsabilidad social en la que hace hincapié la fundación es en cubrir las necesidades de oportunidades, educación y empoderamiento. Otra de las cosas que la ha hecho resaltar es el apoyo genuino que se le da a las artes y a los artistas. Es por ello que el director explica: “No se trata de ir a ferias de arte y sólo comprar las piezas que nos llamen la atención, sino crear una relación con cada uno de los artistas, y tomar el riesgo de apoyarlos aunque sean talentos emergentes, para que tengan un ingreso y puedan seguir con su carrera artística.”

Lee también: El arte viaja por el mundo y su valor no deja de creacer

En este sentido el carismático libanés comenta que lo que hace una gran diferencia en el ámbito es que desde hace años, antes de que otras fundaciones lo pensaran, no sólo reconoce a los artistas, sino también a la gente que apoya el arte y la cultura para llevarla a nivel global; impulsores de nuevos talentos, creadores de museos, restauradores de lugares históricos, o personas que apoyan programas artísticos en alguna escuela. Esos grupos de personas son relevantes para crear la infraestructura en el mundo del arte y por ello nace el premio para los innovadores e impulsores de las artes.

Llevar la esencia y exclusividad de Montblanc a la fundación no tiene que ver con el lujo, sino con la creatividad e innovación de la marca. Sobre esto Fellrath aclara: “Cuando nosotros visitamos la sede de Montblanc en Hamburgo por primera vez para ver si hacia sentido que tomáramos la rienda de la fundación, lo que primero resaltó en mi mente fue que la firma se podría decir que tiene los pies en la tierra y los artesanos que trabajan ahí realmente son artistas y creadores, y creo que esto es el verdadero espíritu de la compañía.

Logotipo de la Fundación Cultural Montblanc.

Logotipo de la Fundación Cultural Montblanc.

Por otra parte Bardaouil expresa que el lujo para cada persona es algo distinto, a él le gusta pensar que el lujo esta en los detalles.“Cuando trabajamos con un artista no queremos que solamente haga el 15% de lo que es capaz, sino que queremos impulsarlo a que haga lo mejor que pueda para que su trabajo realmente sea un reflejo de quienes son”. Además ambos curadores concuerdan en que lujo es poder tomar riesgos, y esto lo pueden hacer de manera más liberal teniendo el respaldo de una firma con tanto renombre como lo es Montblanc.

La búsqueda infinita

Ambos curadores confiesan que la clave para encontrar nuevos artistas y nuevas formas de trabajo es viajar, observar, crear relaciones y hablar con la gente. Pero a decir verdad no hay un manual con reglas que explique dónde se puede encontrar a alguien con un talento extraordinario e innovador. “Muchas veces puedes conocer a alguien por un simple accidente, o simplemente puedes ir caminando por un museo y ver algo que nunca jamás habías visto. También existen ocasiones en las que la gente se acerca a nosotros. Para encontrar nuevas propuestas lo importante es tener la mente abierta y estar dispuesto a aprender cosas nuevas”, expresa Fellrath, quien anualmente visita un aproximado de 250 exhibiciones.

 

Pieza de la colección de arte de la fundación que se encuentra en Hamburgo.

Pieza de la colección de arte de la fundación que se encuentra en Hamburgo.

 

 

Se establece que se busca encontrar artistas variados, en termino de arte visual puede ser pintura o fotografía; en lo auditivo la música clásica como la Orquesta Filarmónica de Hamburgo que es apoyada por la fundación de Montblanc.

Por el momento la colección de arte que posee la fundación solo esta expuesta en la sede de la firma en Hamburgo, Alemania, en donde cualquier persona es bienvenida a realizar una cita para poder tener un recorrido guiado de las piezas que dan vida a este lugar. “Estamos tratando de ampliar las áreas de exhibición para que la colección crezca. Una de las opciones que pensamos que podrían ser es llevar algunas de las piezas de la fundación a otros lugares del mundo, ya que definitivamente queremos estar presentes a nivel internacional, porque Montblanc es una marca global.” 

“Las posibilidades realmente están ahí y queremos asegurarnos que el impacto que dejemos sea grande para que se puedan apoyar a los artistas con más trayectoria, pero también a los nuevos talentos.”- Till Fellrath

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

El constante choque entre la ecología y la industria peletera
Por

Durante años las organizaciones ecológicas se han enfrentado contra la industria peletera con la principal queja de que...