Forma, color, textura, confort y funcionalidad se conjuntan para crear aquellos diseños que sobresalen y perduran a lo largo del tiempo. Esto es lo que ha  hecho que algunas piezas de mobiliario se hayan convertido en emblemas del diseño industrial y se han quedado como parte de la historia. Aquí una muestra de  ellas.

A lo largo del siglo XX se desarrollaron múltiples vanguardias que englobaron al arte, la literatura y la arquitectura. Con base en los conceptos que se desarrollaron en torno a dichas vanguardias es que se explotaron las ideas para diseñar diversas piezas de mobiliario, las cuales hoy en día son consideradas como un símbolo de cada corriente y, a su vez, han servido de inspiración para que otros interioristas y arquitectos contemporáneos creen muebles reinventando estas clásicas piezas.

Sillón LC2 de Le Corbusier

La mente creativa del diseño suizo de Le Corbusier se introdujo en  el mundo del interiorismo desde su aparición en la Exposición de Artes Decorativas de 1925 en París. En aquella ocasión se presentó con un diseño en colaboración con Pierre Jeanneret, se trata del LC2 o comúnmente llamado Cube Chair. Este mueble de diseño modernista pronto se convertiría en una ostentosa pieza de deseo, pues su estructura tubular fue retomada de los modelos del taller de muebles de la Bauhaus, donde el acero contrasta con el cuero en colores monocromáticos. Es un sillón macizo que brinda gran confort, de forma que que se podría decir que el mueble abraza al usuario, una cualidad hasta entonces única de Le Corbusier.

PUBLICIDAD
Sillón LC2 Le Corbusier

Silla Burbuja de Eero Aarnio

Creada en 1968 en Finlandia por Eero Aarnio, esta pieza está realizada por un armazón de acrílico, que a veces puede ser acero y un almohadón de cuero o poliuretano. Este objeto vanguardista se encuentra suspendido, por lo que se cuelga desde una estructura en la parte de arriba de la esfera, lo cual le otorga la sensación de estar flotando. Esta emblemática pieza es considerada como un clásico del diseño industrial, ya que revolucionó el uso del plástico en el diseño y confección de muebles, al mismo tiempo de que sorprendió a muchos por ser la mejor referencia de una silla futurista.

Silla Burbuja de Eero Aarnio

Te puede interesar: Sofá Mah Jong: un ícono del diseño en Museo Franz Mayer

Sillón F 51 de Walter Gropius

Confeccionado por el arquitecto y urbanista de origen alemán, Walter Gropius, el Sillón F 51 se convirtió en emblema de una de las más sobresalientes escuelas en cuanto al diseño mundial, la Bauhaus. Este diseñador de mobiliario también fue creador de esta corriente que influenció no sólo arquitectos, sino también a escultores y pintores, quienes trasladaron sus ideas a la creación de mobiliario y otros objetos de uso cotidiano para adecuarlos a las necesidades de sus proyectos inmobiliarios. Este mueble está compuesto de una estructura de madera conformada por cuatro piezas en forma de prisma y de esencia cubista

Foto: Sillón F 51de Walter Gropius

Silla Acapulco de autor anónimo

Durante la mitad del siglo XX, Acapulco se convirtió en uno de los destinos favoritos de celebridades Hollywoodenses y jetsetters para disfrutar del clima y de las paradisíacas vistas al océano Pacifico. A partir de esto, los pobladores de este lugar crearon una silla que permitiera tomar el sol de manera confortable, la cual fue denominada silla Acapulco. Aunque no se conoce quién fue el creador original, este diseño ha sido apropiado por múltiples marcar que lo han logrado replicar en diferentes formas. Este mueble está confeccionado por una estructura metálica con acabado electrostático mate, sus asientos son tejidos con cordones en policloruro de vinilo (PVC) y se encuentra disponible en una amplia gama de colores vivos, los cuales reflejan la esencia del puerto guerrerense y se puede adecuar tanto al interior.

Foto: Silla Acapulco

Silla Barcelona de Mies Van der Rohe

Esta silla fue diseñada por Mies Van der Rohe en colaboración de su socia y compañera, la diseñadora Lilly Reich, cuya participación ha sido reconocida apenas hace muy poco tiempo. Fue diseñada como una de las obras principales del arquitecto para el Pabellón alemán en la Feria Mundial de Barcelona en 1929. Su estructura se había realizado en un principio de acero inoxidable pulido, mientras que las superficies del asiento y el respaldo fueron hechas de cuero de piel de cerdo. Para 1950 se reestructuró el diseño para producirlo en masa. Su forma es una reinterpretación de la sella curulis, una silla que empleaban los magistrados romanos.

Foto: Silla Barcelona de Mies Van der Rohe

Silla DSW de Charles & Ray Eames

Diseñada en 1950 para el Museo de arte Moderno de Nueva York, se le atribuye como la primera silla fabricada en plástico de manera industrial. Ésta, la Eames Plastic Chair, presenta un asiento que evoca a una carcasa, el cual está hecho a base de polipropileno sin alcolchado, mientras que se sostiene sobre tubos es de madera y está sobrepuesta con una estructura de acero tubular, para asegurar un mayor soporte.

Foto: Silla DSW de Charles & Ray Eames

Sillón Comete de Vladimir Kagan

Recientemente fallecido, Vladimir Kagan, fue uno de los diseñadores más representativos de la casa Roche Bobois. Sus obras son consideradas como auténticas piezas de museo, pues muchas de ellas fueron adquiridas por varias celebridades para coleccionarlas, tales como David Bowie, David Lynch, Tom Cruise, Tom Ford, Donna Karan y Giorgio Armani. Es por ello que para celebrar su savoir-faire se honrará su memoria con el relanzamiento del sillón Comete que fuera diseñado en 2003. Se trata de un sofá curvo en el que se pueden sentar alrededor de ocho personas o más, y que por su forma se permite crear un paisaje interior. Fue creado para reemplazar el modo convencional de sentarse con los muebles contra las paredes, de forma que éstas quedaran libres para poder cubrirlas con arte. Sin duda un clásico de la última década.

@RocheBobois

Sillón Comete de Roche Bobois.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Agenda de la semana, festivales y arte se unen
Por

En esta agenda se mezclaron en perfecta armonía el arte y los festivales que exaltan la expresión gráfica, popular y cul...