Como comensal, al probar las mieles de la coctelería únicamente se prueba  el producto final, que se trata de una pequeña parte del largo proceso que existe detrás de cada creación. En mixología, las competencias juegan un importante papel para transformar la oferta y proponer nuevas delicias líquidas. 

World Class Cocktail Competition es una competencia alrededor del mundo que surge en el 2009 y este año participarán 50 países en la final. Su principal objetivo es promover la cultura del coctel pero sobre todo reconocer al talento que se desarrolla dentro de esta misma competencia.

Entre los países ganadores han destacado en orden cronológicos: Grecia, Eslovaquia, Japón, Australia, España, Estados Unidos, nuevamente Japón y Francia. La competencia se lleva a cabo primero de forma interna en los países seleccionados, de esta manera cada país elegirá a su propio representante a través de jurados internacionales los cuales -entre una serie de factores- dictarán al ganador que posteriormente competirá en la final. Este año es el turno de México de ser sede de la conclusión del concurso en el mes de agosto.

PUBLICIDAD

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a uno de los jurados que participó en la selección del World Class en México, Paulo Figueiredo, quien nos compartió los secretos de estas competencias que han tomado cada vez más peso e importancia en el mundo de la coctelería, la gastronomía y el maridaje.

Paulo Figueiredo

El experto destacó que el distintivo de esta competencia, a comparación de la de hace dos años por ejemplo, es que ahora los bartenders están involucrando a la gastronomía en sus creaciones, dándole un verdadero concepto más allá de ingredientes, cino en el ámbito cultural y contextual. “Siempre hay una historia y un por qué, el cual se vuelve parte de una experiencia”.

Para las competencias el cóctel va más allá de la mezcla de licores, alcoholes y sabores, es toda una experiencia porque se deben cuidar todos los pequeños detalles, por supuesto no se le resta importancia al cóctel pero toma la misma relevancia tanto la mezcla como todo lo que lo rodea.

¿Tema de generación?

Las cuestiones generacionales están inmersas de forma directa, ya que hoy en día las personas invierten un poco más en un buen cóctel, al igual que en la gastronomía. Por lo tanto, prefieren tomar menos pero tomar mejor (buscan calidad), y este es el hecho que consumir sea una experiencia y no sólo un trago más.

Paulo nos comparte su visión desde la posición de comensal, en donde localiza que las generaciones más jóvenes son mucho más exigentes que hace dos años incluso. La evolución del consumidor es acelerada, ya no necesitan pasar décadas enteras para que estos hábitos de consumo cambien.

Nos cita un ejemplo claro, donde narra que cuando él fue aprendiz en una clase de hospitalidad le hicieron hincapié en que por una mala experiencia se pueden perder 7 personas, esto por la razón de que por lo general una persona con una mala experiencia la suele compartir con 7 personas que se ven influenciadas por la situación. Hoy en día, esta cifra es cosa del pasado, esto ya no sólo se reduce a docenas de personas potenciales sino que puede llegar a millones porque son las generaciones más activas dentro de las redes sociales y las que más tienen el poder de viralizar algo, ya sea bueno o malo. De la misma forma dependen las tendencias en la coctelería, éstas son mucho más globalizadas justo por las mismas redes.

Hablando de tendencias, comenta que que él observa que lo más fuerte es que los bartenders se han ocupado más allá de algún licor o alcohol en específico, se han centrado en la sustentabilidad. De igual manera se ha notado el interés de los creativos detrás de la barra de enaltecer las raíces de su región. Un ejemplo claro es México en donde las barras ocupan insectos como los chapulines y año tras año se ha visto más esta combinación y búsqueda constante de que la gastronomía y la cultura se vuelvan razón de ser de dichos cocteles.

Lo que ellos como jurados califican en el World Class, además de la técnica, es la hospitalidad y la personalidad con la que los mismos mixólogos presenten su creación al comensal. La experiencia se vive desde que se entra al lugar, a través del ambiente, la presentación y preparación de la bebida, el tiempo que lleve este proceso, la hospitalidad a la hora de la degustación y el momento de despedida.

¿Quién representará a México?

El galardón se queda en manos femeninas. La mexicana ganadora que representará al país en el World Class Competition fue Fátima León por sus cocteles “Mr. Bean” y “No Time Cocktail”, del Fifty Mils del hotel Four Seasons.

Fátima Léon – Fifty Mils

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Cascabel, cocina mexicana al gusto de hoy
Por

Inauguró con gran éxito hace apenas una semana y ya se ha hecho notar entre el público de Santa Fe. Con un concepto de c...