Por Jorge Arturi

Cuando hablamos del mundo de la música, negocios y lujo, rápidamente y extrapolando entre “charts”, giras, exclusivos medios de transporte como Learjets, suntuosos motorhomes, vehículos inimaginables, Royal Oaks, Pateks, anillos y brazaletes cubiertos de diamantes, hasta la cadena de 10 millones de dólares estilo Floyd Mayweather, hacen referencia a un solo género musical: el Hip Hop. Pero usted lector se preguntará porqué, simplemente según Nielsen en 2017 -tomando al mercado norteamericano como referencia-, reveló que la suma de Hip Hop y R&B obtuvo el 25,1% del volumen total de ventas de ese país, seguido de cerca por el Rock con un no menospreciable 23%, dejando al Pop en tercera posición con un intrascendente 13,4%. Obviamente hablamos de venta de discos en físico, digital y servicios de streaming ya como standard de lo que hoy los consumidores tienen a mano.

Con esto observamos que el lujo, en muchos casos hasta impensado y en perversas cantidades de oro y carats, posee un eslabón representativo: el status. Entonces, si Hip Hop y R&B son los géneros más vendidos hoy día, es lógico ubicarlos como un escaparate de lo más brilloso y exclusivo que el dinero puede comprar.

Comenzando por la joyería, ésta siempre ha sido ubicua, incluso desde tiempos ancestrales. Pero en los negocios y en donde las ventas mandan, la ambición se acuña al alto brillo y a mayor gramaje, mejor. Sencillamente, el “bling bling”, revela el suceso y el prestigio que envuelve a su portador.

PUBLICIDAD
Hip Hop

Cuban link chains en oro blanco y rosa, las más vendidas Foto Insta @icebox

Algo de historia

A mediados de los 80´s, cuando el Hip Hop evolucionó inspirado por la música disco hacia una forma multidimensional de arte, artistas como Slick Rick, LL Cool J y Run DMC comenzaron a reflejar su éxito proporcionalmente en oro y diamantes. Ya en los 90´s el género se volvió más comercial y la joyería pasó a ser parte del marketing, por ejemplo, los pendientes de diseños personalizados con los nombres de los sellos discográficos de la época, como el medallón de 2Pac con motivo de Death Row Records o el espectacular Jesús de Notorious B.I.G., diseñado por Tito “The Jeweler”.

Hip Hop

Zahir Jooma con Rae Sremmurd

Ya en los 2000´s el Hip Hop y la América corporativa se volvieron socios. Jay-Z con su línea de tenis, Nelly con sus bebidas energizantes y 50 Cent como rostro de Vitaminwater que al ser adquirida por Coca-Cola en 4.1 billones de dólares le retribuyó al rapper unos 100 millones por el proceso. Así que aquellas historias de activismo y segregación que el género supo muy bien abordar en su comienzo, hoy en su mayoría han mutado a temáticas menos relevantes como amor y desamor, y sin ir más lejos el nuevo single de Drake “Kiki do you love me” menos conocido como “In my feelings”, es una muestra de ello.

Hip Hop

run dmc, los precursores del bling bling

Más allá de continuar sorprendiendo y experimentando con rimas y ritmos nuevos como el Trap -caso de artistas como Fetty Wap, Wiz Khalifa, Nicky Minaj y más-, el Hip Hop no ha hecho menos que intensificar su relación con el lujo. Lo que antes se remitía a “cuban link chains”, en la actualidad se ha modernizado alcanzando inéditas personalizaciones en oro blanco, amarillo, rosa e inclusive platino.

Status & Estilo

Para tener una noción más clara de si se trata una cuestión de status, estilo o de los dos, Forbes Life dialogó en exclusiva con Zahir Jooma, de IceBox jewelers Atlanta, quienes con más de 40 años en el negocio y clientes de la talla de Migos, Lil Yachty, Dolph, Rae Sremmurd, Lil Pump, Lil Skies, Lil Uzi Vert, Offset, Macklemore, Nelly, Ludacris, Cardi B y hasta el ex basquetbolista Shaquille O´Neal, entre muchos otros, son líderes indiscutidos en el mercado de diamantes y piezas customizadas.

Hip Hop

Mo Jooma con Shaquille O´Neal

“Indudablemente se trata de una cuestión de status y estilo -indicó Jooma-. Aunque todos nuestros clientes tienen el propio. Lil Pump, por ejemplo, fue el primero en llevar nuestro brazalete ´diamond spike´ en oro blanco y rosa, con 7 carats de diamantes”, que en la página de los joyeros -www.icebox.com-, cotiza en 14.000 dólares. Sólo que en la muñeca del rapper, se lucen cuatro similares. “Muchos de nuestros clientes usan sus piezas a diario por lo que la calidad debe ser la mejor. Nos aseguramos que cada joya que vendemos, sea una obra de arte”, añadió el joyero.

“En el caso del rapper Quavo -prosiguió Jooma-, llevó su pendiente giratorio con la inscripción QC, con el cual aparece en sus giras y videos. Trabajos customizados y relojes atestados en diamantes son los más populares, pero en el Hip Hop las cadenas de eslabones cubanos son las más pedidas y todas poseen la máxima calidad ya que son elaboradas in-house por nuestros artesanos”.

Hip Hop

El pendiente de Cardi B, otro trabajo de Icebox jewelry

En una época donde la industria musical continúa sufriendo el embate de la piratería hay que destacar que el streaming -Spotify, Deezer, entre otros- y principalmente los shows en vivo, son los que posibilitan las grandes entradas de dinero a estos artistas que en la realidad poseen bajo costo, ya que realizan sus hits en una computadora entre cuatro paredes, en su mayoría no usan músicos y en sus presentaciones, sólo hay un Dj y a lo mucho un puñado de bailarines. Aquello de la lucha de bandas, venta de drogas y demás historias, son cosas del pasado. No obstante, lo que hoy cotizan son las rimas, armonías y el talento de cada uno de ellos y por consecuencia, el producto final.

Te puede interesar: ¿Desayuno con diamantes? Tiffany & Co. lo hace realidad

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Hugo Boss Michael Jackson
Hugo Boss revive el icónico traje blanco de Michael Jackson
Por

Sólo 100 piezas de este traje saldrán a la venta junto a tres diseños de camisetas con la imagen del rey del pop.