Si eres de las personas que piensan que dormir no es una actividad clave para el cuerpo, o incluso que puede llegar a ser una pérdida de tiempo, piénsalo dos veces. La doctora Marlette González, especialista médica de la plataforma Doctoralia, te dice por qué el sueño de calidad debe convertirse en un hábito.

“Dormir ocho horas diarias es lo ideal, pero podemos favorecer un sueño reparador a través de distintas acciones. Por ejemplo, hacer ejercicio nos ayuda a conciliar el sueño a través de la generación de dopamina. Otra de las acciones a considerar es la de cenar ligero antes de ir a dormir, para evitar un trabajo extra del sistema digestivo”, explica la experta.

Por otro lado, comenta que es importante separarnos del celular o de la tableta como mínimo una hora antes de dormir, debido a la exposición a la luz de las pantallas, la cual estimula a nuestro cerebro y le brinda una sensación “de día”. Así mismo, indica que lo importante es cumplir nuestras horas de sueño sin importar el horario, aunque es más recomendable dormir de una manera natural durante la noche porque nuestro cerebro tendrá una sensación más benéfica para concebir el sueño por la falta de luz de día.

“Cuando cambiamos nuestros hábitos de sueño, uno o varios días, hay un desajuste en nuestro reloj biológico, lo cual puede llevarnos a etapas de insomnio que después nos afectan a lo largo del día. Nuestro rendimiento se verá mermado por estos cambios. Si hay días en que podamos dormir un poco más, habrá una sensación temporal de descanso y alivio, pero después de unas horas o durante la tarde, sentiremos una caída en nuestra energía”, agrega la doctora González.

PUBLICIDAD

Te puede interesar: 5 consejos para cuidar la piel en invierno

El tener menos horas de sueño, advierte, nos genera a largo plazo pérdida de memoria, debilidad en el sistema inmunológico y falta de reflejos, además de aumento de peso. Y no solamente por el desajuste, sino porque el cuerpo buscará consumir más azúcar para compensar la energía que no pudo obtener del sueño. En ese sentido, las alteraciones en el sueño podrían ser entendidas como un trastorno por estados de activación excesiva o deficiente que conducirán a presentar falta de atención y concentración (afectando la memoria a corto plazo), alteraciones en el estado de ánimo e irritabilidad, entre otros.

“A muchos nos han recomendado el efecto milagroso de la ingesta de diversos tés, como la pasiflora o la tila, entre otros, que se recomiendan para poder conciliar el sueño. Sin embargo, recuerda que estas soluciones son paliativas. Si bien contribuyen a la relajación episódica, no atacan el problema como tal, y por ello, es probable que tú cuerpo no obtenga el descanso necesario”, concluye la experta.

Si continúan las manifestaciones antes mencionadas (alteraciones en estado de ánimo, ansiedad, problemas de memoria), será necesario consultar con un especialista en el diagnóstico y tratamiento de problemas de sueño.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Paul Bocuse
Muere Paul Bocuse, el “Papa” de la gastronomía francesa
Por

El célebre cocinero murió a los 91 años de edad en Collognes-au-Mont-d’Or, Francia.