Para celebrar su aniversario 175, Patek Philippe creó una colección de edición limitada, en la cual destaca un guardatiempo que, por su maquinaria y movimientos, resulta uno de los relojes de pulsera más complicados del mundo.

 

Más de 100,000 horas de trabajo y dedicación, 1,580 piezas montadas y hechas a mano, una obra maestra:  Grandmaster Chime, siete relojes que hacen historia. 

Grandmaster Chime es el primer reloj de pulsera de doble cara que pertenece a la familia Patek Philippe. Uno de sus rostros se centra en el tiempo y el otro en un calendario, aunque en ambas esferas es posible consultar la hora y la fecha.

Patek Philippe Grandmaster Chime es un instrumento de cronometraje que establece nuevos puntos de referencia en términos de elegancia técnica y estética. Estas son algunas de las funciones que contiene su caja de 47 mm:

  • Grande y Petite Sonnerie. El reloj suena cada cuarto de hora o cada hora; esto depende de la configuración que se le quiera dar y pueden activarse por más de 30 horas.
  • Repetición de minutos. Esta característica única es posible gracias a la tecnología y la utilización de barriles dobles de strikework. Inspirado en un antiguo cliente de Patek Philippe, el Granmaster Chime es una realidad sonora. Cuando la fecha del repetidor se activa, el mecanismo strikework obtiene la información de fecha en el calendario perpetuo, que controla las exhibiciones de la fecha en ambos lados de la pieza de relojería.
  • Calendario perpetuo instantáneo. El calendario muestra el avance de fecha de  forma instantánea. Esto es indispensable para que el repetidor obtenga información precisa, especialmente durante los minutos antes y después de la medianoche. La fecha instantánea perpetua también se muestra en la otra cara del reloj.
  • Pantalla de cuatro dígitos del año.  Totalmente legible, cuenta con una pantalla de cuatro dígitos con un marco dorado. Una patente concebida para la visualización del año que permite incrementar hacia delante o hacia atrás con dos pulsadores.
  • Segunda zona horaria. Además de la hora local, indica una segunda zona horaria que cuenta con indicadores de la reserva de movimientos, posición de la corona de cuerda, así como una abertura en forma de campana de la alarma.
  • Alarma. En este reloj, la marca relojera patentó el dominio de campanadas en relojes de pulsera: una alarma acústica que golpea la hora de la alarma y un repetidor de fecha. La claridad y el volumen de los sonidos en este reloj es una cualidad digna de mencionarse.

Para proteger al Grandmaster Chime, ingenieros idearon aisladores inteligentes que interrumpen el flujo de energía entre los mecanismos individuales o bloques de ciertas funciones, mientras que otros están activos.

Los grabados son otra de las características que hacen que este reloj sea un digno homenaje a los 175 años de la casa relojera. Para su elaboración fue necesario invertir al máximo la creatividad de los maestros artesanos especializados en la decoración. Son hojas de laurel las que adornan la caja del singular contador, como símbolo de triunfo.

Sólo siete relojes Grandmaster Chime fueron fabricados. Seis serán vendidos a coleccionistas y se entregarán en cofres hechos con 18 especies de madera e incrustaciones de oro. El séptimo descansará en un lugar de honor en el Museo Patek Philippe.

 

Para saber más:

www.patek.com

@Patek_Philippe

 

 

 

Siguientes artículos

Construye un auto con Lego… y manéjalo
Por

La colección de Lego hecha por Fernando Sheppo incluye los modelos Buggatti Veyron 16.4, un Porshe 911 Turbo PDK, un Min...