El Human Performance Center de Porsche en Atlanta es aquel sitio en el que los apasionados de los autos deportivos encuentran emoción a 350 km/hr. Un paraíso para los que nunca dejan de ser niños… sólo cambian de juguetes.

Poner a prueba un Cayman sobre pavimento mojado, aprender a sobrevirar un Boxter y acelerar al máximo un 911 Turbo, todo en un mismo día. Sí, es posible… incluso si aún no eres dueño de un Porsche.

Ese es el encanto del Porsche Human Performance Center, que abrió el año pasado en Atlanta, Georgia, EU, tras una inversión de 100 millones de dólares. Estas instalaciones se han convertido en una visita obligada para quienes disfrutan del placer de estar detrás del volante de un auto deportivo.

Se trata de la mayor inversión que Porsche ha realizado fuera de Alemania y el objetivo detrás de este complejo de 120,000 metros cuadrados es que las personas puedan explorar todas las opciones que la marca ofrece para que, al momento de comprar un auto, tomen una decisión más estudiada. No obstante, no es sólo para posibles compradores, también es el lugar al cual pueden ir los dueños de un Porsche para descubrir las capacidades de su auto. O bien, para vivir la adrenalina que implica dominar estos modelos durante un curso express.

A pesar de contar con una extensa pista, los creadores del Performance Center no lo pensaron como un lugar para competir en velocidad, sino para aprender a sacarle provecho a los autos. Por tanto, la dinámica comienza con la elección del vehículo que se quiere conducir, ya que de acuerdo al modelo elegido varía el precio de la experiencia, que tiene un costo promedio de 400 dólares.

Una vez seleccionado el auto se planea el circuito en que se quiere experimentar, ya sea enfocarse a una sola habilidad o probar un poco de cada una de las pistas disponibles. Finalmente un entrenador es asignado al conductor para que pueda transmitirle toda su experiencia.

A tan sólo unos minutos del aeropuerto de Atlanta, este terreno de 11 hectáreas cuenta con un circuito de prueba con diseño de seis módulos, que abarca 2.6 km de las instalaciones. Aquí salen a relucir todas las facetas de un Porsche, ya que no es sólo la velocidad lo que distingue a estos autos, sino la tecnología que los respalda, por lo que se ponen a prueba sus sistemas de seguridad, su precisión en el manejo, su capacidad de dominar distintos terrenos y su talento para asombrar a quien lo maneja.

El material con el que están construidos este tipo de circuitos tiene una tecnología especial para que la superficie cause el menor impacto en las llantas, de forma que se pueda poner a prueba sin causarles daño. La idea es que sea un centro de desempeño al que se pueda acudir con el auto particular.

Además de los circuitos de manejo, las instalaciones cuentan con una cafetería, un restaurante, un museo, un centro de restauración de autos clásicos, un simulador de pista de carreras profesional y un centro de acondicionamiento físico del más alto nivel. Existen otros dos centros de desempeño en Leipzig y Silverstone, y están en desarrollo otros dos en Los Ángeles y Turquía.

S15_0431_fine

La inversión para construir el Porsche Human Performance Center en Atlanta ha ascendido a 100 millones de dólares.

Pruebas definitivas

Área dinámica: no hay nada más estimulante que realizar un Launch Control y este es el lugar para hacerlo. El espacio abierto está diseñado para hacer maniobras, desde acelerar al máximo hasta mover el auto en situaciones como cambios rápidos de carril y vueltas.

Circuito de maniobras: la pista de 1.6 km simula una autopista en la que se encuentran rectas largas, pero también vueltas cerradas y ondulaciones.

Círculo de baja fricción: agua, concreto pulido y una pendiente hacia adentro conforman esta superficie donde el sobreviraje es una de las habilidades que se pueden desarrollar.

Circuito de maniobras de fricción reducida: también con concreto pulido, aquí la superficie es muy resbaladiza y el camino tiene curvas cerradas, por lo que tener el control del volante se convierte en el reto a superar.

Kick Plate: el mejor indicador del control del auto, ya que sobre una plataforma mojada se le obliga a patinar o a girar para que el conductor pueda reaccionar en condiciones inesperadas.

Pista todoterreno: la favorita de los SUVs con pendientes, riachuelos y bajadas de hasta 45 grados.

Junto a pruebas de manejo, el centro ofrece una experiencia integral en el universo de Porsche, con un restaurante de alta gastronomía, tienda y hasta un centro de restauración de modelos clásicos.

Junto a pruebas de manejo, el centro ofrece una experiencia integral en el universo de Porsche, con un restaurante de alta gastronomía, tienda y hasta un centro de restauración de modelos clásicos.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Los destinos más representativos que hay que visitar en Nuevo León
Por

Situado en la parte noreste del país, esta entidad cuenta con diversas opciones para conquistar tanto a los trotamundos...