Puede que un cumpleaños sea una celebración modesta para la gente común, pero no para la Reina de Inglaterra. La monarca con el reinado más largo en Gran Bretaña, la reina Isabel II, cumple 90 años hoy, 21 de abril.

Por Deniz Cam

Las celebraciones comenzaron semanas atrás, pero más festividades tendrán lugar en el cumpleaños oficial de la reina, que por lo general se celebra el segundo sábado de junio. (Tradicionalmente, muchos monarcas eligen un día diferente en el verano para sus fiestas de cumpleaños para aumentar la probabilidad de que haya buen tiempo para el desfile conmemorativo).

La reina vive un cuento de hadas del siglo XXI. Vive en uno de los palacios más grandes del mundo, lleva algunas de las últimas prendas de alta costura y puede viajar por todo el globo, viviendo en todo momento al nivel de los más ricos del planeta. Seguramente ella lo disfruta todo, pero muchos de estos lujos no son cosas que ella posea personalmente. Forbes calcula su fortuna privada en 530 millones de dólares (mdd), que no son suficientes para clasificar entre la lista de billionaires del mundo, pero ella vive su vida de forma aún más extravagante. Como reina, disfruta de una gran variedad de activos que técnicamente pertenecen a la Corona, no a la reina. Eso incluye el palacio de Buckingham.

La sede oficial de la familia real desde 1837, el palacio de Buckingham, es una residencia que la mayoría de los expertos describen como casi imposible de valuar. Aunque el palacio ha sido ampliamente valuado dentro del rango de los 1,000 millones de libras (unos 1,400 mdd), Lenka Duskova de la agencia inmobiliaria Luxent en la República Checa dice que el palacio de 775 habitaciones podría valer miles de millones de libras. Duskova, una experta en edificios históricos, añade que nadie posee directamente los derechos de la propiedad; los monarcas no podrían vender nunca el palacio. Ocupado por el líder soberano, el inmueble está protegido por el Crown Estate, una cartera inmobiliaria otorgada al monarca, en virtud de la adhesión al trono.

Elizabeth II tiene una cartera privada de bienes raíces que incluye dos edificios históricos importantes: Sandringham House y el castillo de Balmoral. Duskova valúa Sandringham House, que se encuentra en Norfolk, Inglaterra, en 65 mdd, mientras que ella cree que el castillo de Balmoral, situado en Aberdeenshire, Escocia, tiene un valor de al menos 140 mdd. Ella dice que ambos edificios son muy valiosos no sólo por su historia, sino también debido a la naturaleza que los rodea. Ambas propiedades de la Reina albergan ganado de las tierras altas, una manada de ciervos, especies de aves raras y bosques que enriquecen el hábitat. La Reina también es propietaria de tierras agrícolas y granjas de caballos en todo el país, y bienes raíces en Londres.

Reina Isabel

Aunque la Reina no posee propiedades mantenidas por el Crown Estate, aún recibe algunos beneficios de éste. El Crown Estate (que no es propiedad ni del gobierno ni de la Reina) son supervisados por una junta que trabaja en la generación de ingresos para el monarca. Cada año, 15% de los ingresos de los Inmuebles de la Corona se destina a los gastos oficiales de la Reina. Esta asignación, también conocida como The Sovereign Grant, permite a la Reina gastar en sus funciones oficiales, como fiestas de jardín, recepciones y similares. Ella da la bienvenida a muchos Jefes de Estado, y de acuerdo a los informes reales, entretiene a cerca de 50,000 personas cada año. En el último reporte del año fiscal (2012-2013), la Reina recibió casi 55 mdd en fondos del Sovereign Grant y devolvió 3 millones para el fondo de reserva Crown Estate. El monarca está obligado a devolver cualquier cantidad que no se gasta en el estado de la corona.

Gracias al Ducado de Lancaster (una cartera inmobiliaria que funciona de forma similar al Crown Estate), la Reina disfruta de una renta privada de 750 mdd. Ella no es propietaria de las 18,433 hectáreas de tierra que el Ducado controla, pero recibe todos los ingresos. En 2015, esos ingresos –que han sido gravados desde 1992– fueron de aproximadamente 20 mdd. Los detalles de sus gastos no son públicos.

Similar a su madre, el príncipe Carlos recibe un ingreso privado del Ducado de Cornwall, otra cartera inmobiliaria. Sus ingresos privados para 2015 fueron de poco más de 25 millones, de acuerdo con los estados financieros del Ducado, que él gastó en sus actividades y su familia. Parece ser que el príncipe Carlos financia los estilos de vida de sus hijos. El hijo mayor del príncipe Carlos, el príncipe William, dejó las fuerzas armadas en 2013 y ha trabajado como piloto de una ambulancia aérea desde 2015. El príncipe Harry, que también estaba en las Fuerzas Armadas, se enfoca actualmente en actividades y proyectos de caridad.

Como una de las mujeres más influyentes en el mundo, la Reina se sienta sobre  en una gran cantidad de activos no líquidos. La Colección Filatélica Real es uno de ellos. “La colección se remonta a principios del siglo XIX y muchos de los Reales han sido añadidos a la colección con el tiempo”, afirma la Sociedad de Comerciantes de Filatelia, con sede en el Reino Unido. La colección incluye todos los sellos británicos impresos en la historia, a excepción de ‘la Guayana Británica’, que fue vendida en Sotheby’s por 9.48 mdd en 2014, como el sello más raro en el mundo, lo que indica el valor de la colección de la Reina, que se compone de los sellos más raros. Muchos expertos valúan la colección de sellos en 8 dígitos.

Un must de toda reina son las joyas, ¿verdad? La Reina Elizabeth II no es dueña de las joyas de la corona, pero la monarca tiene su propia colección, que al parecer incluye varias piezas de joyería de Cartier. Una tiara de Cartier de la vendimia que antiguamente fue propiedad de la Reina de Bélgica  a principios de 1900 está valuada en 900,000 dólares. Se desconoce el valor exacto de las tiaras personales de la reina Isabel II; pero es probable que ronde la decena de millones de dólares.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Zihuatanejo, mar de plata
Por

Zihuatanejo atesora historias dignas de la mejor novela. Hernán Cortés inició aquí la ruta marítima comercial con Filipi...