Horological Smartwatch es el nombre que se le ha dado a este lanzamiento que ha roto paradigmas y ha creado historia en el mundo de los relojes.

La sinergia entre un guarda tiempo tradicional suizo y las funciones de una plataforma digital se logró gracias a la alianza de la empresa de tecnología Fullpower Technologies de Silicon Valley y casas relojeras suizas, principalmente lideradas por Peter Stass, CEO de Frederique Constant.

Al año se venden aproximadamente 21 millones de relojes suizos y la esencia de cada una de esas compras es el diseño. El reloj es la pieza de joyería masculina por excelencia, y ese es el concepto detrás de la iniciativa de hacer un reloj tradicional pero inteligente. ¿La meta? Elevar el mercado de relojes suizos un 30%.

Es así como Peter Stass junto con Philipe Kahn, CEO de Fullpower, comenzaron la lluvia de ideas para crear un mecanismo modular interno en cada reloj que se conecte con una plataforma digital conectada con una aplicación para Smartphone. La idea de un “smartwatch” desechable era justo contra lo que trabajaban, el objetivo era lograr un accesorio que pudiera ser un legado, que durara siempre, y que, además, cubriera funciones inteligentes y se pudiera actualizar constantemente.

La solución fue un mecanismo modular interno compatible con diferentes marcas y que pudiera actualizarse son sólo el cambio de piezas internas clave en un servicio de mantenimiento que se realice aproximadamente cada dos años y cuyo costo no supere los 200 dólares.

Tres marcas ya se han unido a esta revolución del reloj suizo: Frederique Constant, Alpina y Mondaine, quienes, en conjunto, lanzan al mercados 10 modelos diferentes. Sin embargo, muchas otras firmas han comenzado a mostrar interés en la iniciativa y a trabajar en conjunto con Motion-X para sus propios modelos inteligentes, entre ellas TAG Heuer.

 

Horological Smartwatch de Frederique Constant

 

Características:

  • No es necesario cargar el reloj. La batería dura aproximadamente dos años y se cambia durante el mantenimiento.
  • Sensores ligados al movimiento para medir horas y ciclos de sueño, actividad física y las metas que el usuario se coloque.
  • Siempre a tiempo. Ajuste automático de husos horarios.
  • Alarmas y alertas.
  • Conexión y respaldo en la “nube”.

 

Frederique Constant

El reloj icónico de esta iniciativa es precisamente el de esta firma. Su estilo clásico y atemporal se separa de los tradicionales “smartwatches”. Dentro de sus características se encuentra una correa de piel café, una carátula de acero inoxidable con acabado de oro rosa, cristal de zafiro y resistencia al agua.

El manejo de las funciones inteligentes se da través del botón que se encuentra en un costado, el cual sirve tanto para ajustar la hora como para conectarse con la aplicación del Smartphone.

El precio varía de 500 a 1000 dólares.

 

Más información en:

@FrederiqueConst

 

 

Siguientes artículos

Un año de LIFE
Por

Hace un año Forbes Life sorprendió a México y Centroamérica con una impactante portada en la cual Kevin Spacey mostraba...