Seleccionamos ocho destinos para consentir a los amantes del buen comer que quieren descubrir a qué sabe el planeta Tierra.

Un viaje deja atrás grandes recuerdos, pero para los aficionados de la gastronomía son aquellas memorias en el paladar las que prevalecen por mayor tiempo. Un viaje foodie es una experiencia inolvidable para quienes buscan descubrir los sabores tradicionales de destinos lejanos, los mejores vinos del mundo y los placeres dulces que se ocultan por el globo y es imposible descubrir en otras localidades. Viajar adquiere un nuevo significado cuando se guía a través del gusto.

New Orleans, EE.UU.

Por su gastronomía que mezcla raíces francesas, españolas y africanas, esta ciudad siempre ha resaltado en Estados Unidos. Vale la pena descubrir restaurantes de tradición creole como Arnaud’s que abrió en el French Quarter en 1918. O bien, disfrutar de un coctel creado en 1938, el Vieux Carré cocktail, en el Carousel Bar del Hotel Monteleone.

new-orleans

Valle de Guadalupe, México.

Al norte del país, en Baja California, se encuentra más del 90% de la producción de vinos de México. Debido a la gran cantidad de bodegas, muchos restaurantes de gran calidad han abierto sus puertas ofreciendo así cenas maridaje. O bien, se puede tomar un recorrido por un viñedo como Monte Xanic o L.A. Cetto y hacer una degustación.

guadalupe

Londres, Inglaterra.

Esta ciudad se está convirtiendo en un destino gourmet, con múltiples restaurantes liderados por chefs estrella y bares votados como los mejores del mundo. Una de sus nuevas adquisiciones es el primer restaurante de postres en el Café Royal de Regent Street con un menú creado por la chef Sarah Barber quien también ha creado maridajes con vino.

Ho Chi Minh, Vietnam.

La ciudad más grande de este país es rica en experiencias gastronómicas, desde los tradicionales puestos hasta sofisticados restaurantes donde se puede probar la cocina típica que mezcla influencias francesas y chinas. Entre ellos vale la pena conocer Quan An Ngon, The Deck Saigon y Nhà Hàng Ngon. Como bebida, es imposible perderse el café con claras de huevo y azúcar.

Cape Town, Sudáfrica.

Ciudad del Cabo es una de las más completas en materia gastromómica, con restaurantes como The Roundhouse & Rumbullion, en un recinto considerado Patrimonio de la Humanidad; Le Colombe y The Pot Luck Club. Sus viñedos son excepcionales, por lo que vale la pena probar un tinto mientras se disfruta de la vista, en un restaurante como el Franschhoek Kitchen o The Spier Wine Farm.

Santa Lucia.

Esta isla en el Caribe ofrece una exquisita experiencia de chocolate dentro del resort Jade Mountain. Aquí se realiza chocolate orgánico a partir de granos de cacao de los más de mil árboles plantados alrededor del recinto. Los huéspedes pueden asistir al Chocolate Lab en donde se realizan catas, tours por los plantíos y cursos para hacer fudge (dulce de azúcar cristalizado).

Colombia.

Después de Brasil, este es el segundo país productor de café más grande del mundo. La industria de esta bebida crece en las localidades de Quindío, Caldas, Valle del Cauca y Risaralda por lo que se ha creado la llamada Ruta del Paisaje Cultural Cafetero. Aquí hay varios cafetales que no sólo ofrecen espectaculares paisajes, sino también exquisitas catas.

Tokio.

Esta es una de las ciudades con más restaurantes con estrellas Michelin en el mundo —217, de los cuales 13 tienen tres galardones— por lo que la capital japonesa es garantía de delicias gourmet. Los fideos ramen son una de las especialidades y Tsuta es el mejor lugar para probarlos. Dentro de los restaurantes que vale la pena conocer están Ginza Kojyu, Kanda y Sushi Yoshitake.

 

Encuentra este mes nuestra más reciente edición de Forbes Travel para descubrir los mejores restaurantes de Centroamérica.  

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Chef Flor Franco: Sustentabilidad, experiencia y creatividad
Por

En esta última entrega de los chefs mexicanos que han tenido éxito en Estados Unidos presentamos a Flor Franco.