La combinación de estilos arquitectónicos y los detalles en la decoración hacen de este hotel una obra maestra, que con su elegancia, comodidad y servicio garantiza una estancia de ensueño.

 

Por María Escudero

PUBLICIDAD

Si hablar de las playas de Punta Cana es sinónimo de vacaciones paradisia­cas, referirse a Sanctuary Cap Cana by AlSol remite a lujo caribeño. Este es un oasis den­tro del complejo de Cap Cana bañado por las aguas cristalinas de playa Juanillo e impregnado de un estilo colonial que recuerda a las fortalezas de épocas pasadas. El proyecto cuen­ta con 176 suites y villas repartidas en tres áreas: Villa Collection, The Castle y Colonial. A partir del 15 de diciembre de 2015 todo el complejo será exclusivamente para adultos, modalidad que aplica ahora al sector de The Castle. Sin duda, un verdade­ro santuario para desconectarse del frenético ritmo de la vida cotidiana.

Este imponente hotel de marcada personalidad tiene una filosofía irre­nunciable, tal como relata Carlos Del Pino, director de Operaciones de Al­Sol: “La palabra lujo puede abarcar mucho y puede asustar, lo nuestro es un lujo casual porque lo que buscan nuestros clientes cuando vienen al Caribe es comer bien, relajarse, no tener que preocuparse por arreglar­se, no tener que estar esperando por reservaciones… Queremos mimar a nuestros clientes”.

El cuidado por los detalles queda patente desde el primer momento en que el visitante llega al hotel. Una de­liciosa mesa con frutas frescas y fon­due de chocolate sirve de bienvenida a los huéspedes.

 

Sanctuary

 

La inversión global de AlSol en Cap Cana ha sobrepasado los 100 millones de dólares (mdd), sumando Sanctuary, Tiara y ciertas inversiones en el Luxury Village de Sanctuary radica en su arquitectu­ra, los espacios amplios, la categoría de las habitaciones y el servicio personalizado, a lo cual los norteamericanos llaman tender loving care. Y qué mejor cosa que combinar la ca­lidez y el sabor caribeño dominicano para ofrecer ese servicio. “Siempre digo que desde que llegas al lobby, el hotel te arropa y te sientes como en casa”, cuenta Del Pino. Lujo es espa­cio, comodidad y libertad, como reza uno de los eslóganes de AlSol.

Una amplia gama de suites y villas (de 14 categorías) están dispo­nibles en toda la propiedad, desde coquetas villas frente al mar con piscina particular hasta habitaciones de dos niveles en una pequeña isla privada. Un all inclusive que, a dife­rencia de otros hoteles, está abierto a todo tipo de clientes y puede re­servarse también en régimen de solo alojamiento. Con room service 24 horas, cinco restaurantes gourmet y otros tantos bares. Sanctuary cuenta con un espectacular spa y un centro de fitness totalmente equipado; así como siete salones de convenciones para actos empresariales.

Por su ubicación dentro del proyecto Cap Cana, a 15 minutos del Aeropuerto de Punta Cana, los huéspedes aficionados al golf pueden disfrutar del prestigioso Punta Espa­da, diseñado por el legendario Jack Nicklaus, que cuenta con ocho hoyos a la orilla del Mar Caribe. Una visita al parque temático Scape Park, situa­do también en Cap Cana, es otra de las actividades imprescindibles que cuenta con maravillas naturales como el cenote Hoyo Azul.

 

1a

 

Un proyecto ambicioso

Fue en 2012 cuando el grupo AlSol plantó su primera bandera en te­rritorio dominicano, consiguiendo reactivar en apenas dos años este y otros dos puntos hoteleros del complejo (AlSol Luxury Village y AlSol del Mar); y con otro más en camino, Tiara Collection, que abrirá sus puertas el próximo junio. “Fue en un periodo muy difícil, de incer­tidumbre. Gracias a la gestión y al trabajo en equipo se sacó el hotel adelante y definitivamente alarga­mos la vida del paciente, que estaba en una sala de emergencias. Ahora ya hay un contrato de gestión a lar­go plazo, un proceso de inversión y expansión. Sin ir más lejos, este año añadiremos 16 habitaciones más en Sanctuary y ya tenemos planifica­das 100 más”, explica el directivo.

Del Pino destaca la buena sintonía con la familia Hazoury, desarrollado­res de Cap Cana; el apoyo económi­co del grupo español Inversiones Ginarc y el equipo de AlSol para sacar adelante el proyecto, siendo este último “un grupo mexicano-do­minicano en el que 70% de los socios formó parte de una cadena que, con mucha humildad lo digo, hizo historia en República Dominicana: Allegro Resorts, con Benny Guevara, Ramón del Rosario y Alberto Del Pino (mi padre), entre otros”.

Respecto a Tiara, con una inver­sión que sobrepasa los 250,000 dólares por llave (más de 26 mdd en total), será la primera propiedad levantada por AlSol. Situada en el corazón de la Marina de Cap Cana, contará con 112 amplias suites. “Hemos estudiado mucho el mercado norteamericano, sin olvidarnos obviamente de los demás, pero ahora mismo nosotros estamos recibiendo más del 70% de clientes de esa región. Hay que hacerles caso y escuchar: suites sobre 60 m2, todas con vistas al mar o a la marina, acceso directo a las piscinas, una variedad de seis restaurantes, un servicio persona­lizado, ambiente íntimo y familiar… Cualquiera de nuestros clientes tiene acceso y puede visitar las facilidades de todas nuestras propiedades”, cuen­ta Del Pino.

La inversión global de AlSol en Cap Cana ha sobrepasado los 100 mdd, sumando Sanc­tuary, Tiara y ciertas inversiones en el Luxury Village. “Es una cantidad muy importante, un espaldarazo más a la República Dominicana para cumplir la misión de llegar a los 10 millones de turistas. Sola­mente invirtiendo en proyectos de lujo, de alto nivel, vamos a comple­mentar ese abanico de opciones que tiene el país”, opina el director de Operaciones de AlSol.

De familia con tradición hote­lera, ha desarrollado una sólida carrera profesional en firmas de prestigio como Allegro Resorts, Sol Melià y Grupo Puntacana. El directivo ve con optimismo el futuro de la compañía: “Estamos viendo otros destinos dentro de República Dominicana, pero nos sentimos muy cómodos en Punta Cana, que está recibiendo 67% de los turistas del país y ha tenido un crecimiento de 7% en los primeros dos meses de 2015. Nos estamos enfocando en hoteles medianos y pequeños de alto nivel. Hay un lema que me gusta mucho: ‘Ama lo que haces, cree en tu producto y rodéate de gente buena’. Si conseguimos esas tres cosas, esto va a ser un éxito seguro”.

 

Sanctuary

 

Más información:

www.sanctuarycapcana.com

 

Siguientes artículos

Juegan como niños, ganan como empresarios
Por

El cuestionamiento sobre “cómo el tiempo en los campos de golf ha impulsado los negocios” fue el tema que envolvió el cu...