Mi perra no es fan del BB-8 robot de Star Wars de Sphero. Al principio se acercó con un poco de curiosidad, pero tan pronto como la esfera empezó a rodar, comenzó a ladrarle y guardó su distancia.

Por Alex Knapp

Sin embargo, su desconfianza sobre el juguete, no será compartida por mucha gente. Al menos, no por aquellas que, para empezar, quieren un juguete de Star Wars. A pesar de que el BB-8 todavía no ha hecho su primera aparición en el cine –Star Wars VII llegará a la pantalla hasta diciembre– la aparición del droid en los trailers ya lo ha vuelto uno de los favoritos de los fans.

 

bb8-witb-photo_legal_1200_801

 

Fuera de la caja, el androide sólo tiene tres piezas: el cuerpo principal, que rueda, se ilumina, etc; la cabeza de BB-8, que se une magnéticamente al cuerpo; y una base de carga que se conecta a través de un cable USB. El droid se controla a través de una app en tu teléfono. El propio droid es aproximadamente del tamaño de una pelota de béisbol.

Conectar el app con la esfera es bastante fácil. Sólo tienes que descargar la app, encenderlo y sostener el teléfono lo suficientemente cerca del droid para conectarlos.

Una vez conectado, el androide tiene tres principales opciones de control. El primero de ellos es el más básico –un “drive mode”, que le permite controlar al androide. Durante el “drive mode” hay dos palancas de mando que pueden usarse para operar el juguete. Uno se mueve en varias direcciones, mientras que el otro te ayuda a mantenerlo orientado –importante, ya que rueda tanto que a veces puede perder la noción de qué dirección quieres decir con “derecha”.

El drive mode también cuenta con algunos movimientos preprogramados, como hacer que el BB-8 trace un 8. También tiene algunas funciones de “personalidad”, como mover la cabeza arriba y abajo para “sí” y un lado a otro para “no”. También puedes pulsar un botón para dar al droid un aumento de velocidad temporal, algo muy práctico para moverse sobre pequeños obstáculos.

 

Así se ve la pantalla en la app cuando el BB-8 está en modo patrulla.

Así se ve la pantalla en la app cuando el BB-8 está en modo patrulla.

 

La segunda característica importante es un “modo de patrulla”, que permite al juguete moverse por sí mismo, mientras la app muestra algunas imágenes que puedes ver para realizar un seguimiento de lo que lo haga. (Éste, por cierto, es el modo menos favorito de mi perra.)

Personalmente, me pareció divertido ver al BB-8 rodando y explorando mi sala. Quiero señalar, sin embargo, que si tienes sofás y mesas de café separadas del suelo pero con poco espacio debajo de ellos, es casi seguro que la cabeza de BB-8 terminará por caerse. No es complicado volver a unirlos, pero es muy probable que tengas que mover los muebles para encontrarla.

Otra advertencia sobre el patrol mode es que es necesario asegurarse de no perder el BB-8 para siempre. Es muy resistente cuando se trata de golpear paredes, pero no estoy seguro de que pudiera sobrevivir a un viaje por las escaleras o caerse de una mesa. No tiene ningún sensor para advertirle que está cerca de algún borde, así que toma tus precauciones al respecto.

La última forma de controlar tu BB-8 es a través de comandos de voz, lo que resulta muy divertido, aunque los comandos en sí son muy limitados.

Otra función divertida es la “mensajería holográfica”, que te permite grabar un mensaje de video que puedes enviar a tus amigos con el droid. Por desgracia, el propio androide en realidad no puede proyectar un holograma, pero ofrece algo casi tan cool. En el modo de mensajería holográfica, puedes centrar tu BB-8 en un icono usando la cámara de tu teléfono, y mostrará el mensaje con realidad aumentada, como si el droid lo estuviera proyectando.

 

(© & ™ Lucasfilm Ltd.)

(© & ™ Lucasfilm Ltd.)

La conclusión, por supuesto, es la siguiente: ¿vale 150 dólares para ti? Eso depende. Para los niños, eso es seguro. El androide es lindo, divertido y fácil de controlar. Hay horas de diversión en él, sobre todo para los niños mayores. Esperen a ver una gran cantidad de videos de BB-8 en YouTube en las próximas semanas.

Para los adultos, realmente depende de si te gusta conducir cosas a control remoto y jugar con este tipo de robots autónomos. Si la respuesta es sí, probablemente vayas a amarlo, si no, puede que te aburra después de un rato.

Sin embargo, el aburrimiento puede ser una conclusión evitable. El BB-8 droid es muy parecido a su predecesor Sphero, y algo que le da una longevidad notable es la amplia biblioteca de juegos de realidad aumentada que puedes jugar con sus esferas robóticas. Creo que habría un gran potencial para este tipo de juegos con el BB-8, especialmente con la marca Star Wars. En este momento, la empresa me dijo que no hay planes inmediatos para lanzar juegos de ese universo, pero que posiblemente podría suceder en el futuro.

Dicho esto, teniendo en cuenta que Twitter y otros sitios en la web se quejan de que en las tiendas ya se ha agotado el BB-8, creo que es seguro decir que será un éxito en la próxima temporada navideña.

 

Siguientes artículos

De México a Panamá, ¿qué comer en Centroamérica? Parte I
Por

Un recorrido por los sabores que definen el alma de América Central, una región donde las influencias de las distintas c...