Steve McCurry, uno de los fotoperiodistas más importantes del siglo XX, ha fotografiado para Vacheron Constantin el Overseas Tour, un recorrido por doce lugares emblemáticos alrededor del mundo. El retratista del desarraigo en ‘la niña afgana’ sigue confiando en el poder de las imágenes para cambiar la realidad.

Cada cierto tiempo, aparecen algunos términos que se repiten de manera recurrente en las crónicas de la prensa especializada en el ámbito de la alta gama. «Demi couture» —un cruce de caminos entre la alta costura y el prêt-à- porter— fue una de ellas durante la década de los 90, aunque últimamente vuelve a utilizarse para definir el complejo universo creativo de Josep Font al frente de Delpozo; y, en los últimos años, «storytelling», o el arte de contar (buenas) historias, se ha convertido en un mantra para las marcas de lujo más allá de la trillada «experiencia».

Pero hay verdaderos contadores de historias que recurren a este término para definir su obra y su método de trabajo. Uno de estos narradores, sólo que en su caso con imágenes y no con palabras, es el fotoperiodista estadounidense Steve McCurry, una auténtica leyenda del periodismo, autor, entre otras imágenes icónicas, de la célebre portada de National Geographic de 1985 La niña afgana. «Para mí el elemento más importante de mis fotografías es el storytelling. La mayoría de mis imágenes están basadas en la gente. Busco ese momento espontáneo y trato de expresar de alguna forma lo que es esa persona, qué la hace única, o en un sentido más amplio de entender su vida en el marco de la experiencia humana», explica.

McCurry ha colaborado con la marca de alta relojería Vacheron Constantin para crear el denominado Overseas Tour, un viaje gráfico a través de doce locaciones distintas que representan otras tantas facetas del tiempo, una especie de vuelta al mundo en doce etapas que representan el nuevo modelo de la marca, el Overseas. «Gracias a esta colaboración con Vacheron Constantin, he descubierto un nuevo métier, el de la alta relojería. Estuve en los talleres de la casa y tuve el privilegio de observar a sus artesanos en pleno trabajo y admirar su conocimiento en este arte que requiere precisión y entrega a partes iguales. Resulta fascinante, nunca me había imaginado la pasión que hay detrás de cada reloj», nos comenta en exclusiva.

Cada uno de los doce escenarios, retratados por McCurry con el mismo mimo que si fuese el primer plano de un ser humano, fue elegido mano a mano con la maison. «La premisa inicial del proyecto fue fotografiar emblemáticas obras de la arquitectura como una celebración de la belleza, el ingenio humano, la creatividad y la inventiva», explica. El fotógrafo ya conocía la marca, pero esta iniciativa le ha servido para apreciar aún más el valor de esta manufactura suiza, propiedad del grupo Richemont, una de las más veteranas de la industria, ya que fue fundada en 1755.

«The Overseas Tour me ha permitido capturar los logros humanos en doce ubicaciones alrededor del mundo», en escenarios tan exóticos como el Gran Buda de Leshan, en China, o los baños termales de Tsuru-no-yu Onsen, en Japón. Entre ellos, hay uno que destaca por derecho propio, la única escala del tour en América Latina, el acueducto del Padre Tembleque, en México, la obra de ingeniería hidráulica más importante construida durante el virreinato de la Nueva España entre 1553 y 1570, que abarca 45 kilómetros de longitud. «Decidimos viajar a México por la riqueza cultural y espiritual del país. Fue una maravilla descubrir este sistema de irrigación, una fascinante pieza de arquitectura que nos retrotraía 500 años en el pasado, que resonaba con la noción de la transmisión del conocimiento y artesanía humanos».

Para McCurry, no existe tanta diferencia entre fotografiar un ser humano o un paisaje: todo se reduce a una cuestión de mirada. «Hay cierta calidad contemplativa y meditativa en la fotografía que considero que otorga un estado de paz. Cuando estoy caminando y tomando fotografías, entro en un estado mental donde me encuentro en mayor sintonía con el mundo que me rodea. Es un goce estar vivo y probablemente eso es lo que lo causa. Cuando estoy trabajando estoy presente en el momento; cuando hago una fotografía, esa es la zona en la que me encuentro. Observo a mi alrededor y noto qué hay de especial. Quiero explorar, examinar y ver qué es aquello que resalta; esto no siempre tiene que ser humano. Puede ser una grieta sobre la banqueta o un animal jugando. Es la apreciación de ese momento en el tiempo y la apreciación por el planeta», asegura. Es lo que Cartier-Bresson, uno de sus maestros, denominaba como «el momento decisivo».

McCurry considera que los humanos conectamos entre nosotros por la vía del contacto visual y que en ese momento de atención compartida existe un «poder real» que encierra en gran medida el milagro de la personalidad: un destello fugaz, al que el fotógrafo de raza ha de estar atento, que le permite vislumbrar durante un instante cómo es estar en la piel de la otra persona. «Creo que es uno de los momentos más poderosos de la fotografía», afirma.

Saber mirar, Saber contar

Robert Capa, otro de sus maestros, describió así el desembarco de Normandía, el famoso día D: «A las 4:00 am nos reunimos en cubierta. Dos mil hombres de pie en completo silencio. Cualquier cosa en la que pensaran debía ser alguna forma de plegaria (…), nos bajamos del bote y comenzamos a andar. Entonces vi a los hombres caer y debí empujar sus cadáveres para seguir. Las balas horadaban huecos en el agua a mi alrededor y debí ocultarme tras el primer obstáculo de acero que vi. Mis encuadres estaban completamente llenos de humo de mortero, tanques quemados y botes que se hundían. Cada pedazo de mortero chocaba con el cuerpo de algún hombre. Tomé foto tras foto enloquecidamente…». Ese mismo espíritu narrativo basado en la honestidad —de nuevo, el recurrente arte de narrar historias, como los cuentacuentos de la plaza de Yamaa el Fna, en Marrakech, que mantienen al oyente clavado al pavimento— es el que alienta las doce imágenes que componen este Overseas Tour.

Pero hay otro elemento que un ojo educado sabe vislumbrar en sus instantáneas: el sentido del tiempo, un lujo en una era como la actual dominada por lo instantáneo (Instagram, Snapchat…). McCurry es uno de esos artesanos de la fotografía, como los maestros relojeros de Vacheron Constantin, que aún se toma su tiempo para lograr el encuadre perfecto, en busca de la luz y el fondo precisos. «Cuando fotografías en Asia —algunas de las imágenes del Overseas Tour fueron tomadas en India, China y Japón— te das cuenta del valor del tiempo y de que existe una paz y una luz distintas de las que hay en Occidente. Al formar parte de la sociedad moderna, estamos más enfocados en que todo sea rápido y en los resultados, pero es toda una lección de humildad aprender que hay muchas otras preocupaciones que afectan a la gente en otras partes del mundo. Esas son las situaciones en las que encuentro la inspiración y quiero que mis fotografías revelen el alma de toda esa gente o esos lugares alrededor del mundo. Las fotografías pueden contar historias profundas», afirma.

En efecto, pero… ¿pueden cambiar el mundo? McCurry valora su propia historia, plagada de imágenes que nacieron con ese propósito, antes de contestar.

«Recuerdo cuando trabajaba para un periódico en Filadefia en el año 1972 y vi esa instantánea de Nick Ut de una niña corriendo en una carretera en Vietnam, gritando de angustia. Fue una revelación, algo realmente inolvidable. Pensé: “Esto va a publicarse en todos los periódicos del mundo”, lo que ocurrió, desde luego, y de alguna manera fue una de las imágenes que cambiaron la opinión pública acerca de la guerra de Vietnam», evoca con aire soñador.

Ahora o nunca

Steve McCurry saltó a la fama en 1979, en un mundo polarizado en el que todavía existía la Guerra Fría y los rebeldes musulmanes en Afganistán tenían el apoyo de Estados Unidos para luchar contra la invasión de la Unión Soviética. Él fue el primer fotógrafo que logró enviar sus fotos a Occidente, convirtiéndose de inmediato en una estrella de los diarios y revistas internacionales.

Desde entonces, trabajó casi siempre en los países asiáticos, cubriendo conflictos como la guerra entre Iraq e Irán o la Guerra del Golfo para National Geographic, y hace algunos años entró también en la mítica agencia Magnum, que Henri Cartier-Bresson fundó tras la Segunda Guerra Mundial.

Así define su trabajo: «En el retrato espero el momento en el que la persona se halla desprevenida, cuando aflora en su cara la esencia de su alma. Si encuentro a la persona o el tema oportuno, regreso una, dos o hasta media docena de veces, esperando el instante justo. A diferencia del escritor, en mi trabajo, una vez que tengo hechas las maletas, ya no existe otra oportunidad para un nuevo esbozo. O tengo la foto o no. Esto es lo que obsesiona al fotógrafo: el ahora o nunca».

57260, una obra que desafía al tiempo

La creación de relojes con complicaciones es una tradición en Vacheron Constantin. Este reloj de bolsillo, el Reference 57260, evolución técnica sin precedentes, nace del encargo de un coleccionista privado y también de la voluntad de la maison de sobrepasar sus propios límites al elaborar el modelo más complicado de la historia. Combina los principios clásicos de la alta relojería con los últimos avances técnicos en una creación original que comprende 57 complicaciones, muchas inéditas, entre ellas varios calendarios y un cronógrafo con ratrapante doble retrógrado. Con su esfera doble, ofrece una indicación elegante con una legibilidad perfecta, y combina armoniosamente el diseño de una caja de oro blanco de líneas depuradas y equilibradas con la maquinaria más compleja fabricada hasta la fecha por ninguna manufactura.

57260

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

5 artistas Centroamericanos que todo el mundo debe conocer
Por

El arte es una de las grandes creaciones del hombre que ha acompañado a la humanidad en su crecimiento demostrando su cu...