The Surf Club en Miami abrió en el año de 1930, atrayendo como miembros a la elite del momento. Entre sus visitantes se encontraban Elizabeth Taylor, Frank Sinatra, Winston Churchill, Tennessee Williams y el Duque y Duquesa de Windsor, entre muchos otros. Ahora, su magia bajo el sol resurge bajo la tutela de la cadena Four Seasons.

En aquel entonces Harvey Firestone – el magnate de los neumáticos – tuvo la idea de crear un club social, únicamente para miembros exclusivos – de personas que amaran las playas de Miami y que disfrutaran del surf. Rápidamente ganó popularidad y se convirtió en uno de los sitios más comentados, tanto por sus miembros como por quienes desearían serlo.

Las cabañas frente al mar que lo hicieron famoso fueron creadas por Russell T. Pancoast. El diseño del lugar era tan atractivo que hasta se realizaron desfiles de moda en sus instalaciones organizados por firmas como Elizabeth Arden. Además, ganó popularidad porque durante la época de la prohibición se revelaron y servían bebidas en la playa.

Revive el clásico

Casi 90 años después este edén de la sofisticación se renueva para volver a atraer a nuevos visitantes a las playas de Florida, y la ubicación no podía ser mejor, en North Miami, sobre Collins Avenue, a solo unos minutos de Bal Harbour. Aquí se extienden un terreno de 3.6 hectáreas, más de 83 metros cuadrados de arena, 9 acres de jardines tropicales y las olas ideales para amantes del surf. En la actualidad ofrece 77 habitaciones, un restaurante (Sirenuse Restaurant), un champagne bar, tres albercas y un spa con hammam mixto.

El nuevo propietario del lugar – Nadim Ashi – ha declarado que su objetivo es realzar el espíritu original del sitio: “No hemos creado The Surf Club, sin embargo, tenemos el compromiso de asegurar su legado con integridad, cultura, calidad y mucho corazón.  Necesita estar vivo y amado.”

Para darle un giro contemporáneo se crearon tres edificios que rodean la casa club original. Éstos fueron diseñados por Richar Meier, quien fue galardonado con el premio Pritzker. Además, las cabañas originales se conservaron y después de la remodelación de las mismas se les nombró Cabana Studios, en donde se hace homenaje al sitio original.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Un clásico del Champagne celebra sus 140 años de amarillo
Por

Veuve Clicquot cumple 140 años en los que la Maison ha mantenido al amarillo como el color oficial y marcado un legado e...