Armando Takeda se ha convertido en algo más que una marca emergente en el panorama de la moda nacional. Ha sabido apostar por el impacto internacional para desarrollar un modelo de negocio eficaz basado en la innovación, pero también en la tradición artesana de México. 

En los últimos años, la industria de la moda en México ha evolucionado: dejó de absorber las tendencias internacionales para reforzar la creatividad innovadora de diseñadores nacionales. De alguna manera, los diseñadores mexicanos comenzaron a aprehender sus raíces, innovar sus tradiciones y fortalecer el estandarte de “Hecho en México”. A lo largo de dicha evolución, han emergido numerosos perfiles que promueven los diseños mexicanos a nivel internacional. Un ejemplo es Armando Takeda, cuya marca no sólo busca la innovación estética, sino también tener un impacto social, tanto con comunidades indígenas, como con las mujeres, haciéndolas sentir cómodas en la piel de su feminidad.

¿QUÉ CARACTERIZA A ARMANDO TAKEDA?
La mezcla de las materias más nas del mundo con los trabajos artesanales. Cada temporada, colaboramos con gente en Francia e Inglaterra, quienes hacen las telas para Chanel y Óscar de la Renta, mientras nosotros hacemos todo el diseño de la tela (en qué color, en qué forma, con qué diseño), y lo patentamos. Nuestros diseños llevan trabajos artesanales de México. Trabajamos mucho con la gente wixárika (o huichol), la gente de Tehuantepec, Oaxaca quienes bordan. Porque cada cultura, cada artesano, tiene diferentes toques, estilos y espíritus. Y eso nadie [más] lo tiene. Alguien puede hacer algo similar, pero en México somos los únicos que trabajamos con estas telas y que trabajamos con los artesanos.

PUBLICIDAD

¿LA MODA ES ARTE O NEGOCIO?
Yo quiero que éste sea un negocio fuerte. Me encanta la moda, pero no lo estoy haciendo por gusto. Veo que tiene posibilidad para ser un negocio y con la perspectiva de generar este vínculo extenso con la gente. El show es algo para que yo aprenda de la reacción de la gente, pero, asimismo, para que la gente vea y piense que en México sí hay cosas bien hechas. Este proyecto lo empecé en México porque me encanta la cultura mexicana. Yo no pensaba hacer la marca en México, pero cuando regresé y fui a Oaxaca, vi que la mayoría de los bordados ya se estaban haciendo a máquina y pensé: “¿Cómo podré hacer que esta cultura sobreviva?”. Creo que en la artesanía se tiene que hacer siempre una evolución para que vaya adecuándose a la sociedad y a su tiempo. Queremos proteger la cultura de México, porque es imposible que digamos: “Compra lo nacional” si no está cien por ciento acorde con la vida contemporánea.

¿CÓMO PUEDE UNA MARCA PEQUEÑA LUCHAR HOY CONTRA LOS HOLDINGS?
Yo no quiero hacer una marca de fast-fashion. Necesitas muchos recursos para realizar eso. Pero, para hacer que una marca sea un negocio vendible y que la gente lo vea, lo que hay que hacer es adaptarse a los cambios de la moda. Actualmente, la gente ha dejado de comprar ropa de grandes marcas debido al fast-fashion, y sólo lo hacen si es por algo único que nadie más pueda encontrar. Por eso, al empezar este negocio, estuve un año y medio estudiando el concepto de la marca y las razones por las que la gente lo tiene que ver. Al sacar la primera temporada, decidimos tener presencia internacional. Después vino el marketing para poder introducirnos al mercado nacional.

¿CUÁL ES EN LA ACTUALIDAD TU ESTRATEGIA DE MERCADO?
Sin la menor duda, ser únicos. Creo que la estrategia de mercado que nos caracteriza es la originalidad y el confort de nuestros diseños. Sigo batallando [en aprender] cómo mover la marca; pero esta originalidad que manejamos desde el concepto (que ya está hablando del diseño y el material) nos ha ayudado para entrar en diferentes exposiciones y poder extender la cadena de la venta de la marca. Por eso tenemos que salir un poco de nuestra zona de confort y atacar haciendo ropa un poco más fuerte y de impacto.

¿CÓMO PUEDE TENER IMPACTO EN EL EXTRANJERO LA MODA MEXICANA?
Es cierto que no se ha exportado mucho la moda mexicana y que no siempre está a la altura en cuanto a calidad. Nosotros empezamos a vender la marca en Nueva York, para demostrar que México hace cosas bien hechas en cuestión de moda. Nuestro objetivo es cambiar eso: queremos demostrar que la moda en México está bien hecha y que estamos haciendo algo para que la gente en el mundo se sorprenda.

EN CONSTRUCCIÓN

Tras haber egresado de la Central Saint Martins, de Londres, Armando fundó hace casi cuatro años su marca homónima. Desde que estableció su empresa, Takeda se ha financiado con recursos propios –destinando un promedio de 30 mil dólares por colección– por lo que está abierto a recibir propuestas de inversionistas con los que fortalezca su presencia dentro y fuera del país. Los últimos pasos de la firma han sido su entrada a Saks Fifth Avenue México, la apertura de un showroom en el exterior, establecer acuerdos de colaboración con marcas para ampliar su portafolio y mantener la presencia en eventos locales sirvan para impulsar el modelo de comercio electrónico.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Rushtonhall hotel, historia y lujo para disfrutar de Inglaterra en su esplendor
Por

Este hotel ubicado a 87 millas del aeropuerto de Heathrow es uno de los más exclusivos de Kettring con únicamente 46 hab...