The Quin, un hotel ubicado en pleno Manhattan, está nominado entre los 5 top hoteles de Nueva York. Su relación con el arte, la música y la moda garantiza una experiencia única.

El pintor galo de origen ruso Marc Chagall decidió mudarse a Nueva York debido al ascenso de Hitler al poder y la ocupación de Francia. Durante gran parte de su estancia en la Gran Manzana, Chagall nunca se imaginó que el edificio donde vivía y realizó la mayoría de su obra en 1941, se convertiría años después en el lujoso hotel The Quin; por si fuera poco, también ha sido hogar de grandes iconos culturales como la artista Georgia O’Keeffe y el pianista Ignacy Jan Paderewski.

The Quin cuenta con un gran legado cultural donde el arte se encuentra en cada rincón. Blek le Rat, que ha destacado en el ámbito del grafiti, es el artista residente del hotel donde se encuentra una colección permanente de sus obras. Aunque también hay obras de otros artistas invitados, como el ilustrador de origen sueco Daniel Egnéus, inventor del estilo “Quotidiano-Straodinario”. Así es este hotel: artístico por naturaleza, desde su decoración —tiene su propia galería de arte— hasta su sentido de la hospitalidad.

drawing-room_600x378_1

Ubicado en pleno corazón de Manhattan y con una ubicación privilegiada, se puede caminar a Central Park a sólo unas calles al norte, presenciar algún concierto en la sala Carnegie Hall al oeste o bien disfrutar —y comprar, si se dispone de una saneada cuenta corriente— de la alta costura en la Quinta Avenida al sur. Se encuentra, además, en el corazón de la zona corporativa, muy cerca del Banco de América, Barclays y las oficinas de Moragn Stanley, Boston Consulting Group, Estée Lauder, el grupo LVMH, IBM, Tiffany & Co., etc.

Detrás de su arquitectura y diseño de interiores se encuentra la firma internacional Perkins Eastman, que recrea el lujo clásico con toques de modernidad. Cada una de sus 208 habitaciones y suites cuenta con acabados deluxe, materiales sofisticados trabajados a mano, como linos venecianos, y amenities de firmas de alta gama, como la marca Fresh para productos de spa. El penthouse, con 315 metros cuadrados, es uno de los espacios más exclusivos del hotel, ideal para eventos privados con vistas a la Sexta Avenida y Central Park.

quin-lobby-night-scene-robert-malmberg

COMO EN CASA… O MEJOR

El servicio y el trato que ofrece el hotel es cálido y e ciente con cada huésped. “The Quin te hace sentir como en casa”, han comentado en sus redes sociales varios huéspedes. En realidad, ‘mejor’ que en casa, ya que se encargan de buscar boletos de avión o entradas para los últimos éxitos de Broadway, localizar lugares para la Fashion Week o tratar de satisfacer los caprichos de sus huéspedes. ¿Cómo? Desde el primer momento, el hotel busca reunir información respecto al plan de viaje de cada uno de sus futuros visitantes, ya sea amante de la moda, el arte, la música o la gastronomía.

1700-ph-master-bedroom

Otra de las características más llamativas del hotel es que se trata de un establecimiento pet friendly. Cuenta con servicio de habitaciones para la mascota, algo fuera de lo común que le ha valido ser uno de los favoritos de aquellos viajeros que no pueden —o no quieren— viajar sin su animal de compañía.

El restaurante The Wayfarer, un american grill situado en una esquina, reúne lo mejor de la cocina neoyorkina. En sus dos pisos y su bar, se pueden degustar platos clásicos con sabor americano. El diseño fue obra de Mayer Davis, quien ha creado un espacio que recuerda a una época en la que Nueva York estaba en la cresta de la ola: los últimos años de la década de los 70 en plena eclosión de la New Wave. Además, hay tres private rooms para organizar cenas íntimas para grupos reducidos. El hotel cuenta también con un gimnasio abierto las 24 horas, que cuenta con entrenadores personales e instructores de yoga, y una habitación de recuperación con jugos recién prensados y bebidas energéticas.

the-wayfarer_1-_0

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Chefs mexicanos triunfan en EU: Doctor de Restaurantes
Por

En mi camino al legendario restaurant Dobson’s en San Diego, en donde me reuniría con el Chef y socio del lugar Martín S...