Por segunda ocasión, la marca de relojes de lujo Tudor recibió el premio “Petite Aiguille” en el Grand Prix D’Horlogerie de Genève 2017. Esta vez el modelo ganador fue el Black Bay Chrono.

Desde la presentación del Prince Oysterdate Chronograph en 1970, su primer reloj cronógrafo, la casa Tudor se ha especializado en producir relojes que estén altamente relacionados con el mundo de los deportes de motor.

El nuevo Black Bay Chrono fue elaborado de la manera más pura en la tradicional industria relojera para guardar la calidad y filosofía de Tudor. Entre sus características destacan las siguientes:

  • Caja de 41 mm de acero y acabado satinado.
  • Resistente al agua (hasta 200 metros).
  • Calibre MT5813 (COSC).
  • Aproximadamente 70 horas de energía de reserva.
  • Brazalete de acero o piel.

Te puede interesar: 5 regalos para consentirse en diciembre

PUBLICIDAD

Cita en Ginebra

El Grand Prix d’Horlogerie de Genève es uno de los eventos más importantes en el calendario de la alta relojería. Los premios se celebran cada año con una ceremonia que posiciona a las figuras líderes en la industria y no es exclusiva de las marcas relojeras, ya que a ella asisten desde figuras políticas hasta celebridades.

En el 2013, por primera vez participando, Tudor fue galardonado con el premio Revival por su famoso Heritage Black Bay. En el 2015, Pelagos, el reloj deportivo de la marca, recibió el premio Sports Watch. En el 2016 el aclamado Heritage Black Bay Bronze granó el premio Petite Aiguille.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí