Turismo Ornitológico o mejor conocido como aviturismo, es la nueva experiencia que está atrayendo a los turistas a las zonas naturales. Nicaragua es uno de los países con mayor diversidad de la región, además cuenta con la Reserva de Biosfera Bosawás, el área protegida más grande de Centroamérica. 

Existe algo extremadamente relajante en la observación de aves, puede que sea la idea de libertad que producen, el vuelo libre o simplemente observarlas en su hábitat y el bello paisaje que produce el entorno natural que las rodea. Todo esto ha influido en que el turismo ornitológico se convierta en la nueva tendencia en viajes.

Nicaragua es un paraíso natural, cuenta con una gran biodiversidad local y migratoria que se junta en la Reserva de Biosfera Bosawás, lo que la ha convertido en el lugar ideal para el avistamiento de aves.

El turismo ornitológico consiste principalmente en la observación y reconocimiento de aves silvestres y existen dos tipos: el primero es para aquella persona que viaja y en cada lugar que visita inspecciona sus rincones para encontrar aves e identificarlas; y el segundo es para el viajero que selecciona países con una diversidad importante de aves y los visita para observarlas en su hábitat natural.

Sus más de 700 especies de aves sirven de impulsor para el aviturismo y el gobierno nicaragüense ha decidido apoyar la actividad de observar aves ya que esto podría representar el 10% del turismo del país. Según Banco Central de Nicaragua, el turista extranjero en promedio gastó 41.5 dólares al día en el 2015 y con el turismo ornitológico la cifra podría llegar a los 100 dólares.

Reserva de Biósfera de Bosawás

También conocida como el Corazón del Corredor Biológico Nicaragüense, recibió el título de reserva por la UNESCO en 1997 y es un área de protección de muchas de especies en extinción como el águila arpía.

También es el hogar de pueblos indígenas:

  • Rama
  • Mayagnas
  • Miskitos

En total, la reserva abarca 1,400,000 hectáreas y al visitarla, además de observar aves como guacamayas y águilas, es muy probable que se encuentren con una gran variedad de fauna como jaguares, osos hormigueros y monos araña.

Hoy en día la reserva se encuentra amenazada por la contaminación de los ríos, la caza y el comercio ilegal de las especies que la habitan, así como por la tala ilegal de los árboles. Esto sin contar los desastres naturales que la amenazan. Una de las maravillas naturales más impactantes del planeta está siendo amenazada, en su mayoría, por la raza humana y es momento de hacer conciencia y luchar por la preservación del Corazón del Corredor Biológico Nicaragüense. 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Cinco gimnasios de lujo alrededor del mundo
Por

Es un hecho que el estilo de vida fitness es una tendencia mundial a la que, afortunadamente, muchas personas han decidi...