Después de tener presencia en 27 destinos alrededor del mundo, la compañía hotelera Aman Resorts, abrirá las puertas de su primer resort urbano el 22 de diciembre de 2014 en Tokio.

 

Tradición y modernidad se conjugan en el más reciente hotel de Aman Resorts, que se encuentra ubicado en los pisos más altos de la Torre Otemachi, dentro de una de las metrópolis financieras más importantes del mundo, la ciudad de Tokio, en Japón.

El nuevo hotel está constituido por 84 habitaciones y suites, en las que se pueden apreciar increíbles vistas de la ciudad. Además, por su estratégica ubicación en cualquiera de sus estancias, se pueden observar los jardines del Palacio Imperial y el pico más alto de todo Japón, el Monte Fuji.

Aman Tokio estuvo a cargo del estudio de Kerry Hill, quien ha colaborado en otras cinco propiedades de la cadena hotelera. El proyectó presenta una interesante propuesta con un diseño tradicional japonés, al que le añade un toque contemporáneo.

Este resort muestra un sutil juego de luz y sombra, además de que en su construcción se incluyen materiales japoneses clásicos, como la madera de alcanfor, papel washi y la piedra que, fusionados con la moderna tecnología, crean un ambiente de paz.

La pieza central del vestíbulo, que mide casi 30 metros de altura, es una característica arquitectónica majestuosa que se asemeja al interior de una linterna de papel japonés.

Creado con capas de papel Washi y estirada con el marco Shoji, esta pieza se eleva seis pisos a través del centro del edificio, por lo que durante el día permite el paso a la luz solar para iluminar el vestíbulo, mientras que en las noches el ambiente se desarrolla a través de una serie de escenas de iluminación organizadas.

El Hotel Aman Tokio, cuenta además con:

  • Jardín interior. Debajo de la linterna se encuentra un lugar de tradición creativa y cultural para Japón, en el que el Ikebana (el arte japonés de arreglo floral) cuenta cómo viven ramas, hojas y flores, al mismo tiempo que se complementa con dos jardines de roca tradicionales.
  • Spa Aman. Con ocho salas de tratamiento, el gimnasio cuenta con un área de Pilates equipada con lo último en aparatos para ejercitarse, además de un estudio de yoga y una piscina de 30 metros que tiene de techo el paisaje celeste. A lo largo de los 2,500 metros cuadrados de instalaciones de bienestar, también se incluyen salas de vapor y baños termales japoneses tradicionales.
  • Café de Aman. Ubicado en la planta baja de la torre de 3,600 metros, este sitio ofrece comida mediterránea bajo el sello del Hotel Aman. Ofrece el almuerzo y la cena al aire libre, al que se le puede añadir la espectacular vista al bosque.
  • Salón Aman. Ventanales de suelo a techo que enmarcan las vistas de los jardines del Palacio Imperial y hacia el monte Fuji, en este bar se pueden degustar suculentas bebidas y aperitivos durante el día y la noche.
  • Restaurante. Aquí se servirán platos de la alta cocina basados en la gastronomía mediterránea, que incluyen una selección de platillos asiáticos y japoneses.
  • Cava. Japón es un fuerte consumidor de sake, el cual se refiere a un tipo de bebida alcohólica japonesa preparada a partir de una infusión hecha de arroz. La bodega de Aman, cuenta con una selección de más de 1,200 vinos  de este tipo para degustarse.
  • Biblioteca. Como en cualquier otro hotel de esta cadena, la biblioteca está llena de libros de temas relacionados con el arte y la cultura japonesa. Asimismo, los huéspedes tendrán acceso a algunos artefactos japoneses de tradición milenaria, para su mayor conocimiento.

 

Para mayor información:

amanresorts.com/amantokyo/

 

Siguientes artículos

INAH revela que piezas de subasta prehispánica en NY son falsas
Por

Los especialistas del INAH dictaminaron que cinco de los objetos que anuncia la subastadora como de primer nivel forman...