Reserva de la Familia es la línea más exclusiva de Casa Cuervo. Originalmente con dos integrantes, ahora la familia crece dándole la bienvenida a uno más: el tequila reposado creado sólo para conocedores.

Esta línea de la casa ha prevalecido desde 1795 como uno de los tequilas ultra Premium de mayor reconocimiento. Para exaltar la exclusividad de cada una de las botellas éstas se numeran, firman y fechan a mano, lo que se deriva en una producción limitada.

La ahora trilogía presume un Extra Añejo, un Platino y ahora un Reposado. Este último se trata de uno de los mejores destilados con notas florales, herbales y de madera  derivadas de un añejamiento de seis meses en tres barricas barricas distintas tanto de origen como de nivel de tostado.

Participamos en una cata con el maestro en enología y viticultura, Jesús Diez para descubrir los aromas y sabores que se esconden detrás de cada uno de los tres elixires de la firma. Diez nos comenta que en cada uno de ellos hay alrededor de 60 aromas distintos que se deben encontrar uno a uno y para hacerlo recomienda que primero se huela el aroma solo, por ejemplo oler un chocolate o probarlo, y luego oler el tequila, de esta forma la nariz lo detectará con más facilidad, ya que se potencia.

El experto nos explica que el maridaje no es un tema subjetivo, sino químico. Hacer el par de un alimento con una bebida es realizar una combinación química, detectar el elemento aromático, que es una molécula química, que ambos comparten y entonces “hacen click y se potencian”, exalta. Así es como se debe de preparar un cóctel, buscar los ingredientes que comparten notas aromáticas con el tequila en cuestión para que logren una armonía con el mismo.

Nuevo Tequila Reposado

Nuevo Tequila Reposado

Con base en esta explicación, Jesús menciona que hay 9 secretos principales en los tequilas de Reserva de la Familia. Se comienza con los aromas de campo; la tierra, la mineralidad, la arcilla, una nota muy fresca, húmeda y mineral; el agave en sí es un secreto más que aporta una nota herbal, cítrica, similar a la jícama; la cocción de la piña aporta los toques dulces, el caramelo; el molino saca todo el agua de la fibra dejando así sólo el azúcar del agave en agua. El agua que queda pasa por un doble destilado, el primero crea el tequila sin pulir, salvaje y con 95% de alcohol; el segundo destilado es el que saca un elixir refinado con 60% de alcohol, mismo que se disuelve con agua hasta llegar al grado alcohólico de 45%.

El resto de los secretos se ocultan en las barricas, por lo que cada una de las etiquetas tiene su personalidad en sus aromas. Pasamos así a descubrirlos de la mano del experto, quien recomienda que el alcohol se debe de oler con la boca abierta para no recibir de primera instancia el olor del alcohol y poder descubrir las notas sutiles.

  • Platino: Debido a que no pasa por barrica hay mayor presencia de las notas de campo, de agave, de hierba, de barro. Lo que destaca son los aromas cítricos y florales, a anís, a cardamomo y a limón.
  • Reposado: Éste pasa 6 meses por tres barricas: roble francés de grano fino sin tostar, roble americano de grano fino – muy raro- con tostado ligero y roble americano de grano grueso muy tostado. Cada una de las maderas le aporta distintos aromas y sabores al resultado final. Este presenta las siguientes notas: vainilla, caramelo, frutos secos, frutos deshidratados, chocolate, café y tabaco.
  • El extra añejo: Sólo pasa por dos barricas por lo que no tiene las notas de frutas secas. Presenta entonces vainilla, chocolate, tabaco, toffee, caramelo muy quemado. Tiene mayor presencia dulce, de miel, pero como pasa varios años en barrica se le aporta además una nota amarga. Se recomienda maridar con chocolate de cacao intenso.
tequila reserva de la familia

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Top 5 de restaurantes mexicanos en CDMX
Por

Tradiciones y una gran variedad de productos hacen de la gastronomía mexicana única y espectacular, no solo en sabores y...