The Macallan, uno de los mejores whiskies single malt del mundo, en alianza con El Celler de Can Roca, el mejor restaurante del planeta, presentaron en México la experiencia sensorial “Into The Rare”, un viaje a las entrañas de uno de sus whiskies más emblemáticos: Rare Cask.

 

Fue una noche rara: fría, demasiado silenciosa, como si le hubieran puesto pausa al mundo. Un grupo selecto de invitados medio perdidos en un bosque negro llegaron poco a poco al ex Convento del Desierto de los Leones. Como iniciados en un rito sagrado, cruzaron las puertas a la expectativa de lo que adentro ocurriría.

PUBLICIDAD

The Macallan, una de las maltas más reconocidas y premiadas del mundo, trajo por primera vez a México “Into The Rare”, una experiencia única donde se fusionó la maestría de El Celler de Can Roca, considerado el mejor restaurante del mundo, con la perfección de The Macallan Rare Cask by The 1824 Master Series.

“Into The Rare”, creó un ambiente magnífico, donde los invitados estuvieron dentro de imponentes instalaciones de madera, emulando las barricas reales de The Macallan, conociendo la complejidad y el cuidadoso proceso de elaboración de The Macallan Rare Cask, un whisky único, intenso y profundo.

TheMacallan_intotherare-119

Russell Anderson, master distiller de The Macallan, y Josep Roca, chef-sommelier de El Celler de Can Roca.

El viaje de los sentidos empezó con el activo principal de Rare Cask: la madera, que es la definición de “Into The Rare”, desde el cultivo de los árboles de roble que dan vida a las barricas, hasta el momento en que se sirve el producto, expresión de exquisitos aromas, colores, texturas y sabores.

Durante los recorridos por la historia y la maestría en la madera de The Macallan, se degustaron etéreos cocteles, como The Macallan Amber con 5 gotas de agua, Martini de Rare Cask y The Macallan Ruby con tomillo y limón, creados por Josep Roca, chef-sommelier de El Celler de Can Roca, quien integró en este viaje sensorial, la visión del proyecto de los hermanos Roca enlazada perfectamente con el placer gastronómico que comparten con The Macallan.

Uno de los momentos más especiales de “Into the Rare”,fue la cata dirigida por Josep Roca, figura de reconocimiento mundial, galardonado en el 2000 con el Premio Nacional de Gastronomía al Mejor Jefe de Cocina y nombrado como Mejor Sommelier en 2005 y 2011.

El maridaje de “Into The Rare” consistió en degustar el whisky de una manera evocadora: pequeñas piezas de madera comestible con notas de Rare Cask, como pera con canela, que añade un toque dulce a la madera; chocolate con jengibre, con cualidades inspiradoras, con un toque fresco y picante; coba, la cual agrega cremosidad a la madera, un atributo muy presente en los vinos procedentes del Jerez.

TheMacallan_intotherare-68

La Chef Elena Reygadas del Restaurante Rosseta.

La Chef Elena Reygadas del Restaurante Rosseta, reconocida como la Mejor Chef Femenina de América Latina en 2014, tuvo el gran reto de realizar un menú tan supremo y perfecto como The Macallan Rare Cask, consiguiéndolo de manera sublime. Por un lado, Reygadas eligió dos platillos para maridar con Rare Cask, la entrada de Yema, papa y bottaga, así como Raviol de Calabaza Mantequilla, salvia y leche ahumada. The Macallan Ruby y The Macallan Amber fueron el casamiento idóneo para el Jurel Hiramasa con algas, mastuerzo y regaliz, junto con el postre Mole rojo, chocolate y cacahuate, respectivamente.

Para el plato fuerte, se eligió Mole Blanco, chirivía quemada y panza de cerdo, combinación natural con las notas a frutos secos, especies y aromas complejos y ahumados de The Macallan 12 Años. La Chef Reygadas comprendió de forma tan intensa el alma del whisky más premiado alrededor del mundo, que incluso diseñó una Mini Berlinesa Rellena de Crema de The Macallan 12 Años, maridada con infusiones de café arábigo de Zongolica, Veracruz.

El toque final para introducir Rare Cask, tuvo el sello de los hermanos Roca, pues se ofreció un pedazo de madera comestible con una nota de cata del whisky, desarrollada con crema hecha de humo de puro cubano, inspirada en uno de los postres más reconocidos de Jordi Roca, ‘Viaje a La Habana’, que rinde homenaje a los cigarros cubanos.

Fue un viaje raro, extraño, pero fascinante para los amantes del whisky. La noche negrísima, el frío del bosque y las paredes del ex convento del Desierto de los Leones se quedaron como los único verdaderos cronistas de esta experiencia de los sentidos, en la que se encontraron viejos amigos y surgieron nuevas amistades unidas por el amor a The Macallan Rare Cask.

TheMacallan_intotherare-117

Una de las “barricas” gigantes que fueron parte central de la experiencia “Into the Rare”.

 

Siguientes artículos

El nuevo barrio sibarita de Atzin Santos
Por

Constancia, ganas de reinventarse, trabajo en equipo y nuevas ideas han fortalecido al chef Atzin Santos en la búsqueda...