Entregada, pasional, amorosa y tradicional; así es Mónica Patiño. Mujer pragmática, aficionada de las tradiciones puras mexicanas y de la fascinante combinación de culturas, presente en el mundo gastronómico. Esta es su Vida Forbes. 

Monica-Patiño4

Flavio Bizzarri

Originaria de la Ciudad de México, esta experimentada chef aborda, a temprana edad, su interés por la gastronomía. Pronto se pone manos a la obra y, después de hacer sus prácticas en la Hacienda de los Morales de la Ciudad de México, emprende un viaje a Francia, en donde estudia en L’École de Cuisine y L’École Lenôtre. En 1978 abre su primer restaurante: la Taberna del León, en Valle de Bravo, México. Este pequeño negocio gozaba de una conexión profunda con la naturaleza y las tradiciones familiares. “Así fue el inicio, dos troncas tarascas construidas ahí frente al lago”, comparte Mónica en entrevista con Forbes Life.
En 1994, traslada este restaurante a la Ciudad de México y se establece en Plaza Loreto. Otro de sus proyectos, el restaurante Naos, fue considerado, por mucho tiempo, como uno de los mejores restaurantes del país. Posteriormente, Mónica participa en varios festivales gastronómicos internacionales, representando a México. También, publica dos libros de cocina: Sabores en la cocina de Mónica Patiño Regreso al origen.

Dentro de sus proyectos más recientes abre Delirio, en la Colonia Roma, y Abarrotes Delirio, una tienda de abarrotes y cafetería donde ofrecen una amplia selección de productos para llevar; quesos, charcutería, panadería y pastelería francesa, café, té y tortas con un twist personal. Otro de sus restaurantes es Casa Virginia, también en la Roma. Este último tiene un concepto muy interesante, pues Mónica crea un menú “romano”, con el cual los platos se sirven al centro de la mesa, como se haría en casa. Su principal objetivo con esto es regresar a las raíces del hogar y lograr un ambiente familiar y agradable. Sus últimos proyectos los ha realizado en conjunto su hija Micaela, quien comparte su mismo amor por la gastronomía.

Monica-Patino2

 

En Forbes Life tuvimos la oportunidad de adentrarnos un poco más en la vida de esta renombrada chef mexicana. Esta es su Vida Forbes.

¿Qué es lo que más disfrutas cuando estás cocinando?

“El estar ahí. El entender los platos, en visualizarlos, en cómo lo que piensas se manifiesta. Y, anteriormente, cuando empecé, te imaginabas las cosas porque sabías comer pero, como no sabías las técnicas, cómo llegar era un mundo top secret, un mundo secreto de alquimia que no conocías. Conforme vas avanzando, se caen esos telones de ignorancia y empiezas a entender un poco más lo que quieres lograr con lo que imaginas y cómo lograrlo. Lo que más me gusta es sentirme ahí, presente, oler, entender el plato; qué le falta, qué le ponemos. Toda la gama de material que tienes, si usas manteca, si usas aceite. Toda esa magia es lo que me gusta.”

¿Qué es lo que más te gusta cocinar?

“Al principio me gustaba hacer postres. Luego conocí los pescados y me encantaba sellarlos y encapsular toda la humedad, que no se escapara; me enamoraban los pescados. He pasado por los lentos cocimientos de marinar una carne 4 o 5 horas y luego dejarla toda la noche en un horno super lento y descubrir que todo se potencia en un ritmo lento, todo surge a la superficie y la carne se super ablanda. He pasado por todo. Los ceviches, también, los crudos. Ahorita estoy en estofados, en el braseado.”

¿Qué es lo que te han dejado tantos años de experiencia y tantas vivencias?

“Creo que lo más importante ha sido la parte de la personalidad, cómo te vas fogueando conforme a las necesidades de tu profesión. Y sentí que era muy importante conocer la filosofía del ser humano, la preocupación de tu equipo, que, para poder engranar todos juntos, debes de comulgar de alguna manera con ellos; entenderlos, entender sus diferentes dimensiones, su idiosincrasia, de dónde vienen. Respetar las diferencias de los clientes, que tienen una dimensión, una forma de ver y sentir; de tus empleados, que un mesero es diferente al capitán y al que lava los platos. Toda esa parte me fue creando y profundizando en lo que son los valores y el respeto de las diferencias del ser humano y me empujó a estudiar y conocer más de la mente de los humanos.”

¿Cuál ha sido tu mayor logro y tu mayor reto?

“El logro puede ser la permanencia. Después de cuarenta y tantos años de empezar con ese entusiasmo, no lo he perdido. Me encanta seguir creando conceptos, seguir haciendo las cosas, seguir creando menús, recetas. Eso creo que puede ser un logro; esa constancia. Y, también, creo que un logro es aprender a dejar esta herencia en manos de gente capaz, que continúen. Porque a veces uno quiere estar siempre en la pista, quiere estar siempre haciendo todo, dirigiendo todo. Aprender a ver valores en otros seres que te apoyan y que pueden seguir tu camino. En este caso es Micaela, mi hija, que estamos empezando de hace ya 5 años o 7 años con El Delirio y con Casa Virginia, en la Roma; ese caminar paralelo con un proyecto más joven, yo asesorándola y, también, para que todo este esfuerzo de vida sea retomado en el estilo que esta herencia le dé, pero que todos estos años no se caigan.”

¿Quién es la persona que mas admiras?

“Ha sido por etapas. Cuando empecé con mi carrera pues a todos los chefs super creativos; sobre todo era el mundo de los franceses que rompieron con sus estructuras y sus limitaciones, que los había hecho grandes pero también los estaba empezando a secar, esto los llevó muy lejos. Cuando empezaron a descubrir que había más en la cocina que solo seguir recetas tradicionales y no moverse de ahí por respeto; cuando empezaron a ser irrespetuosos y a romper fronteras y arriesgarse. También llegaron los españoles con sus técnicas francesas pero con su irreverencia y su actitud sin miedo a gozar la vida. También los admiré mucho y fui atraída por su entusiasmo. Pero admiro, también, la naturaleza del México en su estado puro; este México que continúa, que siguen esas tradiciones puras. Aunque pasen las tendencias, las modas, hay una continuidad que vive en el transcurso de generaciones; eso lo admiro mucho.”

¿Qué tienes planeado para el futuro?

“Siempre mi plan es estar relajada dentro del estrés total; hago yoga, a veces hago retiros. Siempre me ha atraído, en esta etapa de mi vida después de estar cuarenta años chambeándole, regresar al origen, regresar a la tierra, a la hortaliza. Así empecé, en Valle de Bravo, con una hortaliza orgánica. Ahora, mi meta para el 2017 es estar más tiempo en el campo, en los cultivos, en lo simple; en hacer lo ordinario algo extraordinario.”

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

¿Cuál es el mejor bar del mundo en 2016?
Por

Desde hace 10 años se realizan los Annual Spirited Awards durante el festival Tales of Cocktail en Nueva Orleans, en don...