Miguel Ángel Cooley es el dueño y Sommelier de los restaurantes de gastronomía francesa, Lipp la Brasserie y Le Gloutonnerie, es un experto en vinos y nos dio un vistazo profundo hacia dónde va la industria del vino en México.

El experto nos cuenta que el panorama de la cultura del vino en México es un tema complicado, en donde se encuentran muchas ventajas, pero a la vez se enfrenta a las dificultades de transmisión de la cultura que conllevan los vinos, por lo que considera que es responsabilidad de los sommeliers seguir con los esfuerzos de la transmisión de ésta. “A México le falta mucho, pero va muy bien, nosotros al ser un país con una tradición vinícola importante, nuestras regiones vinícolas van avanzando y el consumo con el cliente es cada vez mayor, sin embargo, todavía no somos un país que forme parte de los exponentes del vino”, comenta.

No obstante, Cooley considera que no ser parte de ese grupo no es un problema, sino una oportunidad. Considera que se trata de una ventaja porque da la libertad a los restauranteros de ofrecer cartas de vinos más amplias en términos de estilos, cosa que no pasa en muchos lugares en los que la cultura del vino está uy arraigada el país. En países como Francia o España, por ejemplo, los consumidores suelen limitarse a los caldos producidos en sus propia región y muchas veces no están abiertos a los de otras latitudes. Es ahí en donde ve la ventaja del consumidor mexicano que está mucho más abierto a descubrir sabores y aromas nuevos.

“Se deben de probar todas las expresiones del vino, muchas veces el consumidor se enfoca solamente en el vino tinto y dentro de éste hay un montón de posibilidades, pero no puede hacer a un lado el vino blanco. Recomiendo siempre tratar de probar y aventarse a degustar las diferentes expresiones del vino que serían tintos, blancos, rosados, de postre y espumosos”, expresa.

En cuanto al consumo de vino en México, Cooley lo descibe como un crecimiento impresionante. El mayor consumo del vino mexicano se consume al interior del país. Sin embargo, en los últimos años éste se ha ampliando, lo que se refleja en mayores hectáreas de plantación para poder generar más vino y una exposición internacional superior.

“El cliente cada vez más pide vino mexicano sentándose en la mesa, el consumo es enorme, el potencial más, y cada vez encontramos un mayor número de gente involucrada y con ganas de aventarse al vino mexicano”, expresa el también restaurantero.

De igual forma, considera que es indispensable romper con el tabú de que la gastronomía mexicana no va bien maridada con vino. En cambio, dice que se casa de forma natural con estos alimentos, siempre y cuando se encuentren los dos elementos perfectos. “Hay muchos vinos de gran calidad que maridan con la estupenda comida Mexicana, de todo tipo, desde lo más sencillo hasta lo más elaborado”, dice.

Miguel Ángel Cooley vino mexicano

Miguel Ángel Cooley

 

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Los Cabos
Llega la 5ta edición del Festival Internacional de Cine de los Cabos
Por

Con la intención de promover la industria cinematográfica, se llevará a cabo la quinta edición del Festival Internaciona...