Glenfiddich lleva 128 años siendo parte de un legado familiar que va más allá del whisky. Se trata de un concepto en el que han sido pioneros: el de single malt, que los ha convertido en líderes.

Mi tatarabuelo y fundador de la compañía, William Grant, tenía el sueño de crear el mejor trago del valle. Con la ayuda de sus nueve hijos y su esposa, Elizabeth, renunció a un cómodo trabajo a la edad de 46 años para construir una destilería”, cuenta Peter Gordon, actual director de Glenfiddich.La casa destilera nació en 1886 como un sueño de Grant al atreverse a romper con lo tradicional; un año después el primer licor fluyó del destilador.

El concepto de single malt que los ha hecho famosos no existía entonces, se posicionó a través de los esfuerzos de la familia, colocándose en la categoría de producto premium en 1963. Haberse mantenido dentro de la familia los ha hecho acreedores de diversos premios internacionales. Gordon asegura que gracias a ello han tenido la libertad de experimentar tanto en formas de producir como en sabores sin tener que seguir los lineamientos de un corporativo. “Caminamos sobre una cuerda floja que desea mantener el foco familiar a largo plazo, conservando los valores culturales. Este es un balance difícil, pero es lo que nos hace diferentes”.

Foto: Cortesía

 

Haber llegado a la quinta generación parece fácil, pero habla de un gran esfuerzo para no perder los valores con los que se fundó la marca. Pocos pueden presumir de haber conservado una empresa por más de cien años en la cúspide de su rubro. La clave, comparte Gordon, ha sido que cada generación ha entregado la empresa en mejores condiciones de como la recibió. En 1963 llevaron el single malt fuera de Escocia.

Estados Unidos, o la tierra del whisky blended —como Gordon la llama—, fue la primera parada de su expansión internacional. Hoy exportan más del 92%, aunque los mercados emergentes están creciendo. Entre ellos, destaca que en los últimos cinco años Glenfiddich ha triplicado su tamaño en México y, aunque aún falta posicionar la categoría del single malt en el país, se trata de un mercado con mucho potencial.

“Gracias a nuestra previsión, tenemos el producto suficiente para enfrentarnos a la creciente demanda. Si piensas que vas a crecer un 10% en un periodo de 12 a 30 años, ¿cuánto suministro tendríamos que poner en barricas hoy? Es un gran reto”, afirma el director.

Glenfiddich 18 Year Old Pack Shot Small Batch Reserve

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

 

 

Siguientes artículos

Romances Foodie: maridaje de postres y tés
Por

La celebración más común de 14 de febrero suele ser una comida o una cena, pero ¿por qué no probar otro tipo de activida...