Xpu-Ha es el rincón del Caribe mexicano elegido por aquellos viajeros que definen el lujo como experiencias que generan recuerdos. El Hotel Esencia tiene un pasado lleno de historia, un presente retador y un futuro emocionante pero, sobre todo, unos protagonistas de película.

Una duquesa italiana, una blanca mansión al borde de una de las playas más bellas del mundo, celebrities internacionales, un mexicano que abandonó su trabajo como diseñador gráfico en Chanel para ser chef, un director general de Suecia… No, no es una película. Es la última aventura de Kevin Wendle. El que fuera vicepresidente ejecutivo de Fox Entertainment —de 1986 a 1990 desarrolló series como Matrimonio con hijos, El Príncipe de Bel-Air o Los Simpson— decidió comprar esta propiedad originalmente construida por Rosa de Ferrari y embarcarse en un millonario y doloroso —nadie valora que cambies las tuberías o la red eléctrica, eso “no se ve”— proceso de transformación.

Y la culpa la tiene St. Tropez. “Allí me di cuenta de que esto me gustaba, siempre venían amigos a mi casa”. Decidió convertirlo en un negocio y eligió el Hotel Esencia por su autenticidad y espíritu local, totalmente opuesto a los intimidantes macrocomplejos de la Riviera Maya y su perfección encorsetada. Aquí el ‘toque de gracia’ lo aporta el staff, desde el director hasta el botones. Todos tienen una magnífica historia que relatar. Es como vivir una película en directo.

Por supuesto, ningún comienzo es fácil. “Nadie sabe todo el trabajo que hemos hecho durante este año y medio”, afirma Yuri Gabassi, el jovencísimo director del hotel que dejó Suecia para instalarse en las costas mexicanas hace varios años.  Afirma que han completado todos los requisitos que se propusieron el dueño y él cuando comenzaron esta aventura, pero aún les queda camino por recorrer. “Tengo la misión de convertir este hotel en el mejor”, asevera con la determinación propia de alguien que sabe el potencial de lo que tiene.

Me recibe en el salón de la casa principal, donde inmediatamente registro a un golpe de vista sillas y mesas de Charlotte Perriand y Pierre Jeanneret junto a una lámpara de Serge Mouille en un entorno de un blancor cegador aderezado con pequeñas explosiones amarillas en forma de cojines. Pero mi ojo da un salto de alegría cuando atisba cerámicas de Pablo Picasso y obra de Fernando Botero. Se nota que Wendle es coleccionista: arte y diseño de autor en el paraíso.

Mientras conozco la suite donde pernoctaré e inspecciono las amenities —elaboradas en conjunto con la marca mexicana Ahal: 100% orgánicas, biodegradables y sensorialmente adictivas, como el aceite corporal de aguacate y aloe— suena la playlist realizada por el dj francés Michel Gaubert exclusivamente para el hotel.

Hay 29 suites y villas, así que parece que el hotel es sólo para ti. La playa de Xpu-Ha, excepcionalmente preservada, es escenario habitual del nacimiento de tortugas marinas; además, se encuentra aislada de los enormes resorts y del rugido de los botes de turismo. Disfrutar del dolce far niente en la hamaca bajo la sombra de una pamela o leer tranquilamente un libro en la biblioteca es una rutina agradable en muchos hoteles boutique, pero no hay nada comparable con recibir el amanecer abriendo con gesto teatral las puertas de la terraza de la suite Rosa —que fue la habitación de la duquesa— y mirar al extenso océano con desdén aristocrático para sentirse protagonista de este filme eterno que es el Hotel Esencia.

Forbes Gourmet

Juan Carlos Gutiérrez nació en la Ciudad de México pero ha residido los últimos años en Nueva York. Allí poseía un catering gourmet y trabajaba como diseñador gráfico en Chanel. Decidió abandonar la metrópoli junto a su pareja, un elegante italiano que laboraba en Miu Miu y ahora funge como director creativo del hotel. Ambos están cumpliendo el sueño de su vida, algo que para muchos mortales parece una utopía. Ahora crea viajes culinarios para los huéspedes en los dos restaurantes del hotel inspirándose en las cocinas regionales del país. Su filosofía es “de la granja a la mesa”, sin conservantes ni colorantes: especias y frutas de Yucatán, moles de Oaxaca y vinos de Baja California. La cena que preparó durante nuestra estancia se maridó con vinos de Quinta Monasterio. Junto a Reynaldo Rodríguez, logró un baile culinario que entusiasmó a periodistas provenientes de diferentes naciones.

726-944x625

Forbes Spa

En Aroma Spa probamos un masaje especial: una mezcla de antiestrés con reiki. Esta es una de las ventajas del hotel, sus terapeutas crean programas a la medida con ingredientes del mar Caribe y la selva maya. ¿El hallazgo? Un masaje de chocolate para niños.
Alivio contra el estrés (50 u 80 minutos): libera el cuerpo de la tensión con una antigua receta maya que utiliza los poderes curativos de la menta, la pimienta, el clavo y el romero. Se aplica calor en puntos específicos. Elimina el dolor y la tensión muscular acumulada. Si se combina con reiki, el efecto es más profundo y duradero.
hotelesencia.com

138-944x625

Para hiperactivos

Aunque en Hotel Esencia la indolencia es un arte, aquellos que no tienen paciencia para tumbarse bajo el sol y dejar pasar el tiempo —cóctel en mano, por supuesto— pueden volcar su energía en actividades como: buceo, aquí se halla el segundo arrecife más grande del mundo; snorkel, existe la posibilidad de nadar con tortugas a pocos metros del hotel; golf, muy cerca hay un campo de golf de 27 hoyos diseñado por R. Trent Jones; kiteboard y paddleboard; y pesca en aguas profundas, ya que a sólo 10 minutos del hotel se pueden pescar barracudas o meros, entre otras especies autóctonas.

Hotel Esencia 2

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Una tradicional mezcalería oaxaqueña en la CDMX
Por

Poseedora de 225 mezcales de 98 marcas, provenientes de 13 estados del país, esta mezcalería en el corazón de Polanco ha...