Navegar en altamar y disfrutar de la libertad que nos regala el manto azul puede convertirse en un suculento negocio. Hernán Junco, uno de los fundadores de The Yachtsetter y de la marca Romero + McPaul, nos da las claves de cómo convertir la diversión a bordo de una decena de yates en un business muy rentable.

Por Sara Maldonado y Carla Di Santis

«Amo la libertad. Para mí, se puede representar en varias formas. Por ejemplo, el mar. La navegación, seguir las estrellas, alcanzar nuevos sitios, los descubrimientos… El mar me atrae”, ha afirmado el escritor italiano Federico Moccia. La misma pasión por el océano ha llevado a un joven emprendedor mexicano a crear una  donde la ecuación del éxito está conformada por yates, agua y mucha diversión.

PUBLICIDAD

“Es algo único en navegación”, afirma entusiasmado Hernán cuando nos describe el concepto de The Yachtsetter, que ha madurado durante dos años. Su carácter inconformista y su espíritu emprendedor han hecho el resto. ¿La idea? Reunir a jóvenes de toda la República (Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla) y a visitantes de Rusia, Noruega, Ucrania, Venezuela, Brasil, Suecia y Estados Unidos en un viaje a bordo de yates de cinco camarotes. ¿El requisito? Todos  han de compartir el mismo estilo de vida. Tres noches de actividades náuticas, playas vírgenes, música, gastronomía de altura y diversión sin límite al aire libre con el mar como testigo.

Hernán Junco y Juan Altamirano, dos emprendedores del sector del entretenimiento, desarrollaron este nuevo concepto
desde cero al ver un nicho de mercado. “Lo interesante de nuestro proyecto es que somos más de 10 yates navegando juntos de jueves a domingo. No es lo mismo pasar una tarde en un yate con algunos amigos que ser parte de una regata con gente de todo el mundo que comparte los mismos intereses”, comenta Junco. “Los grupos estaban conformados por gente de distintos
ámbitos: bloggers, modelos, empresarios jóvenes, etc. La primera edición fue un éxito y la próxima convocatoria será del 29 de julio al 1 de agosto”. Algunas marcas, como Heineken o Alacrán, ya han invertido en este concepto. Y, ¿cómo comunicar un tipo de negocio tan social? Con una campaña en YouTube, Vimeo y redes sociales. La diversión sí puede ser redituable.

12307305_805221306270223_2179242155916804038_o

Aliada perfecta

La “Albert slipper” se remonta a cuando el príncipe Alberto se casó con la Reina Victoria en 1840. Él utilizaba sus slippers bordados en hilo de oro con el escudo de armas de la Casa Real para dar la bienvenida a sus huéspedes al Palacio Real. Después se transformaron en compañeras inseparables de aristócratas y celebrities como Frank Sinatra. En 2012, Romero + McPaul nace en México para crear slippers a medida,100% hechos a mano por zapateros experimentados en Inglaterra, Italia, España y Bélgica. La marca surge de una combinación de tres conceptos: la realeza, la navegación y la Ivy League.

10985577_736225079836513_962389771449707773_o

 

Siguientes artículos

6 apps imprescindibles para amantes de la gastronomía
Por

¿Discutir sobre platos, recetas de cocina o vinos se encuentran entre tus pasatiempos favoritos? O te has dado cuenta de...