Con el objetivo de incentivar el coleccionismo de fotografía y fortalecer el sector de antigüedades en México, se realizaron simultáneamente, la primera edición de Zona Maco Foto y el segundo Salón del Anticuario.

Una vez más, el Centro Banamex alojó una de las selecciones de fotografías antiguas, modernas y contemporáneas de talla internacional, al igual que a los más reconocidos anticuarios nacionales y extranjeros en esta edición de Zona Maco, la feria de arte que se ha posicionado con fuerza en la Ciudad de México.

PUBLICIDAD

Con más de 7,500 asistentes, Zona Maco volvió a llenar 3,000 m2 de galerías con valiosas piezas de arte. Las selección del Salón del Anticuario fue muy variada, tanto en estilo como en costo; algunas antigüedades iniciaron en $100 dólares, mientras que hubieron otras que llegaron hasta más de $1 millón de dólares. En tanto que en el apartado de fotografías se podían adquirir piezas valuadas desde 500 hasta 50,000 dólares.

33

Más que una feria de arte contemporáneo

Para el nuevo director artístico de Zona Maco, Daniel Garza-Usabiaga, ésta feria implica abrir un diálogo internacional, al igual que “hacer que sea un evento en el que, por unos días, el público local pueda apreciar lo más destacado del arte contemporáneo a nivel global; así como notables ejemplos de arte moderno”.

Zona Maco Foto ofrece la primera alternativa de una feria especializada en fotografía. Ello permitió concentrar una multiplicidad de propuestas que iban desde obras contemporáneas hasta modernas, tanto de artistas nacionales como internacionales. “Es una oferta para el público que no existe en ningún otro lado. La feria también busca fomentar un coleccionismo especializado en un país en el que la fotografía cuenta con un legado notable”, aseguró el director artístico para Forbes Life.

Algunos de los objetos que enmarcaron los stands de la segunda edición del Salón del Anticuario fueron piezas de decoración, joyería, mobiliario, cerámica, relojes, lámparas, plata, tapices, textiles, libros y manuscritos, entre otros, producidos antes de 1960. Asimismo, se encontraron esculturas, pinturas y gráficos anteriores a 1950. Todo lo que se exhibió fue elegido por el comité de selección de ésta feria, en donde se encuentran dos de los más importantes anticuarios del país: Daniel Liebson y Andrés Sieguel.

Por su parte, en la primera edición de Zona Maco Foto, se presentaron los proyectos emergentes y ya consolidados de 26 galerías de cinco países. Por supuesto, los talentos mexicanos se hicieron notar resaltando por su concepto auténtico e innovador en propuestas como las de Le Laboratoire, Artspace México, y Galería L, por mencionar algunas.

52

¿Cómo es el panorama del coleccionismo en México?

Inmersos entre fotografías y antigüedades, en Forbes Life dimos un recorrido por éstas ferias simultáneas de arte, donde conversamos con los directores de cuatro galerías mexicanas, quienes nos compartieron su punto de vista sobre coleccionismo que predomina en México, así como sus propuestas de arte.

Salón del Anticuario:

Galería Andrés Siegel

Miembro del comité de selección del Salón del Anticuario, interiorista e historiador de arte, Andrés Siegel, es uno de los coleccionistas de antigüedades más reconocidos de México. Desde hace 30 años fundó la galería que lleva su nombre, la cual se ha dedicado a la promoción del arte mexicano y la arquitectura.

Respecto al coleccionismo en México afirmó que ha crecido bastante y asegura que una de las razones es que Ferias como Zona Maco han dado buena promoción al arte contemporáneo, aunque resaltó que al ser tan extenso este campo, “las antigüedades han quedado un poco en el olvido”.  Sin embargo, Siegel se mantuvo optimista en este tema y recalcó que recientemente el interés por las antigüedades se ha retomando y las personas las comienzan a ver como una inversión a largo plazo siempre y cuando el comprador sepa qué está adquiriendo, ya que de lo contrario no va a poder tener ningún beneficio posteriormente.

En cuanto a los recientes coleccionistas, Siegel recomienda que primero es indispensable definir qué es lo que se quiere coleccionar y después tener un acercamiento con gente que sabe del tema, como un académico o en las exposiciones de los museos.

Galería Grimaldi

En esta galería dirigida por Jorge Garza Aguilar se pueden encontrar obras de los siglos XV al XXI entre las que se incluyen óleos, esculturas, acuarelas, grabados y dibujos de maestros destacados de cada época. El director comentó en entrevista que están especializados en pintura mexicana con originales de José María Velasco, de Luis Nishizawa, obras gráficas de Rufino Tamayo  y pinturas de Alfredo Ramos Martínez. Asimismo, hay objetos de alto valor histórico como una bandera del 5 de mayo de 1918, que representa la victoria del general Ignacio Zaragoza.

“En México el mercado de obras antiguas de los grandes maestros, tanto coloniales como del estilo clásico del Siglo XIX, es amplio gracias a la naturaleza de nuestra propia historia nacional” comparte Jorge Garza, así como al interés de las familias que supieron conservar estas piezas que hoy son parte de la oferta de Galería Grimaldi.

Para iniciar una colección este especialista sugiere ver el valor que tiene actualmente, es “visitar el Museo de Arte Moderno y el Museo Nacional de Historia decir para ir identificando diversos tipos  de objetos mexicanos y entendiendo la historia de arte mexicano,” asegura.

En tanto al panorama del coleccionismo en México, Garza lo ve en crecimiento y desarrollo. “Hay gente joven interesada en comprar su historia y a autores” asegura y añade que cada vez hay más personas que disfrutan ver las obras mexicanas a comparación del interés que había hace 30 años. “Cuando tú ibas a la inauguración de una exposición en el Museo de Arte Moderno, sólo éramos cuatro personas”, dice con emoción, pues de manera conjunta actualmente hay inauguraciones en las que llegan a ir hasta 2000 personas.

 

Zona Maco Foto

Le Laboratoire

Julien Cuisset, director de la galería Le Laboratoire, que desde hace ochos años está situada en la colonia Condesa, nos dio un recorrido por las obras de Tomás Casademunt y del compositor y director de orquesta, Michael Nyman, un mano a mano realizado por estos artistas a partir de la temática “Memorias de la (re)construcción”, la cual fue exhibida como parte de Zona Maco Foto.

Le Laboratoire presentó la serie Cine Opera de Michael Nyman y la serie Obra Negra de Tomás Casademunt. Las fotografías del compositor inglés abarcan la temática cinematográfica del Cine Opera, una perspectiva del pasado, presente y futuro de este recinto.

El emblemático Teatro Cine Opera fue construido en Santa María la Ribera en 1940, considerado como una pieza importante de la cultura cinematográfica y de eventos multidisciplinarios de la capital del país durante el siglo XX. Éste ha permanecido cerrado durante muchos años y en ruinas, sin embargo, al ser referente de la cultura de la Ciudad de México, esta exposición pretende hacer conciencia para reactivarlo. Michael también realizó un video, que es el primero de una serie planeada sobre este lugar y  el cual se ha presentado en diferentes festivales de cine alrededor del mundo.

El caso de la serie Obra Negra de Tomás Casademunt, consiste en un trabajo que este artista de origen español ha realizado a lo largo de 13 años (2000-2013). En ella, logra sintetizar a través de la plástica, el proceso de construcción de algunos edificios a cargo de renombrados arquitectos mexicanos como: Andrés Casillas, Javier Sánchez, López Baz y Calleja, Alberto Kalach, Miquel Adrià y Mauricio Rocha, mediante una visión minimalista e íntima por parte de Tomás.

Artspace México

Ubicados en una casa californiana de 1892, Artspace es una galería que apenas tienen cuatros años. Su director, Armando Martínez Medina, afirmó a Forbes Life que llevó a Zona Maco Foto una curaduría sobre energía, vida, luz y  la estética del hombre a través de la visión de los artistas Aldo Sázen, Enrique Landgrave, Jaime Ortiz y Jesús Jiménez.

En las fotografías de Sázen, se pueden ver las representaciones de la energía electrostática y de la vida y la muerte. Capturada mediante una cámara fotosensible se documenta la carga estática que mantienen los objetos, tanto elementos orgánicos o inorgánicos.

Por su parte, en el trabajo de Enrique Landgrave se plantea una estética diferente del hombre a través de fotografías en blanco y negro. Por parte de Jesús Jiménez, artista de Morelia, destacan Rastros de energía que plantean situaciones de  la condición humana y su preocupación ante momentos creativos y de comunicación en diferentes ciudades del mundo.

En tanto, las fotografías de Jaime Ortiz denotan las relaciones existenciales entre la luz y la naturaleza. Éstas fueron tomadas en las diferentes cuevas de Tepoztlán y a arboles de la selva de Perú, en las cuales se trasfigura cada elemento de la naturaleza.

 

 

 

Siguientes artículos

Dinner in the sky, una cata de vinos mexicanos cerca del cielo
Por

Sentir la fuerza del viento a más de 2,400 metros sobre el nivel del mar pude ser una de las experiencias más memorables...