Los despidos en la planta automotriz de General Motors en Silao, Guanajuato, son temporales y el gobierno local ya mantiene contacto con los trabajadores, informó el gobernador estatal Diego Sinhue Rodríguez.

“Sabemos que hay una serie de despidos de gente que tiene mucha antigüedad. La gente de nuestra Subsecretaría de Trabajo ha estado en contacto con ellos y están atendiendo mesas con GM y los trabajadores”, comentó tras su participación en el Foro Forbes Negocios 2019.

El pasado 1 de octubre, dicha planta entró en paro técnico, luego de las huelgas en distintas fábricas en Estados Unidos que surten piezas para armar camionetas pickup en Guanajuato.

Por lo anterior, la automotriz estadounidense informó que prescindirá de otros 415 trabajadores en México, lo que suma a los 6,000 que había suspendido. De igual manera, la compañía detuvo la planta de propulsión en Ramos Arizpe.

“Entonces no están mandando las piezas, lo cual provocó un paro técnico, lo que están aprovechando para mantenimiento”, dijo Sinhue Rodríguez.

Te recomendamos: General Motors prescinde de otros 415 trabajadores en México por huelga en EU

En un comunicado, General Motors informó que la planta de Silao se ecneuntra operando con normalidad.

“La Planta de Ensamble donde se produce Chevrolet Blazer y Equinox se encuentra operando de manera regular. Asimismo, la Planta de Motores continúa produciendo el motor CSS con normalidad. Y sólo se registra un impacto menor a la producción de la Planta de Motores y Transmisiones, derivado de la falta de componentes provenientes de una planta en Estados Unidos que está detenida por la huelga”, dice el documento.

De acuerdo con General Motors, “entrará en un paro técnico parcial del motor GEN V y la transmisión CVT a partir del 7 de octubre, implicando sólo al 7.5% de la población de Complejo Ramos Arizpe”.

“Hasta ahora, nuestros complejos de manufactura ubicados en San Luis Potosí y Toluca permanecen operando de manera regular”, dice el comunicado.

“En GM de México nos mantenemos a la expectativa de las negociaciones entre General Motors Company y el sindicato UAW (United Automobile Workers) en Estados Unidos para evaluar el día a día de nuestras operaciones, esperamos que tanto nuestro complejo Ramos Arizpe, como Silao puedan restablecer labores en los siguientes días”, dice el documento.