Madres que lucharon contra la ansiedad, el desempleo, la crisis económica, la enfermedad, la soledad, la incertidumbre y resolver el día a día de la casa en medio de la pandemia.

Mamás de distintos ámbitos cuentan a Forbes México las difíciles circunstancias que tuvieron que lidiar en tiempos del coronavirus y los días complicados para la crianza de los hijos.

Tan sólo en Estados Unidos, un país de primer mundo, las mamás latinas fueron las más golpeadas por la pandemia del coronavirus. 50% de la mujeres dieron positivo a Covid-19, según un estudio de la universidad de Texas.

La cifras de desempleo entre las mujeres latinas era del 7,2%, por el 6,1% de la población general, y al inicio de la pandemia la cantidad de familias latinas que reportaron insuficiencia alimentaria era del 8,1%.

Madre vence a Covid y salva a su hija

Fernanda López, 20 años, ama de casa.

Fernanda y Gianna Lía. Foto: © Andrea Gama / Forbes México 6 de mayo del 2021.

Fernanda luchó por la vida de Gianna en esta pandemia. A la bebé se le diagnosticó Covid-19 en la temporada alta, a inicio del confinamiento en la Ciudad de México.

“Mi experiencia más intensa como madre fue lidiar con el Covid-19 desde casa. Gianna a sus 11 meses de edad le dio Covid. Fueron 15 días muy difíciles, donde sólo era yo y ella entre cuatro paredes; noches donde no dormía porque tenía que estarla metiendo a bañar ya que su temperatura de 40 no bajaba; la medicina era cada cuatro horas y el uso de cubrebocas en todo momento. Mi hija no podía pararse de la cama de lo mal que se sentía. Gracias a Dios a los cinco días se encontraba en buen estado; a pesar de todo, a mí jamás me dio Covid.”

Fer nos contó cada uno de los procesos que tuvo que hacer para curar a su hija de esta enfermedad. Y cómo es la experiencia del cuidado de un bebé.

“La oxigenación jamás se la pude tomar porque su dedo era muy pequeño para el aparato, por tres días le tuve que dar paletas de limón, ya que no me estaba pasando alimentos y necesitaba comer algo para que los medicamentos hicieran efecto; le tenía que estar dando suero a cada rato porque tenía diarrea, ella no presentó tos, fue fiebre de 40 grados y diarrea”.

Fernanda vivió la mala experiencia de luchar contra esta nueva epidemia de SARS-CoV-2 por Gigis. Pero ella nos comenta, que a pesar de los días malos, su hija es su motor de felicidad de cada día.

Criar sí es algo político

Marisol García Lugo, 37 años, periodista.

Marisol García
Mariso, Antonio y Lia. Foto: © Fernando Luna Arce 5 de mayo 2021

El momento más difícil fue entrar a la pandemia en mis primeros meses de embarazo con la incertidumbre de no saber que iba a pasar. Otro momento fue cuando mi esposo perdió el trabajo cerca del momento del nacimiento de mi hijo. Eso fue lo más intenso por lo que haya pasado.

Es estresante porque tienes que preparar el desayuno, prepararlo para sus clases a distacia, estar con él en la computadora, luego con la bebé no podía estar. Es el caos. Mil emociones en un nanosegundo. En mi caso tuve que ponerme una rutina porque empecé a manifestar insomnio.

La pandemia me ha hecho unirme más a mis hijos en el aspecto de brindarles todo mi amor, tiempo de calidad. No lo voy a negar. Hay momentos en que quieres salir corriendo. Pero a la vez es gratificante que puedas contribuir al crecimiento de tus hijos. Estamos criando a los ciudadanos del futuro.

Otras de las cosas que me generó la pandemia fue juntarme con otras madres, a escribir, a buscar otras voces, juntar una voz. Encontrar otras formas diferentes, desde el punto de vista femenino ver las cosas, cambiar los patrones de crianza.

A partir de un taller con la escritora Isabel Zapata y su curso “pequeñas labores” surgió un libro a “Muchas Voces”, donde mujeres escritoras, periodistas, psicólogas, amas de casa hablan sobre la maternidad.

Criar sí es algo político. Criar sí es algo que requiere que el Estado apoye más a las mamás. Cuando regresen los hijos a la escuela, ¿cómo van a regresar? ¿Cómo necesitamos el apoyo de guarderías para las mamás que trabajan? Es una entidad inmensa que abarca la maternidad. ¿Quién cuida a quien cuida? ¿Quién cuida a las madres que cuidan a sus hijos? Sin la pandemia no se hubiera expresado la necesidad de encontrar a otra mamás y reflexionar por las cosas que pasamos.

Marisol García
Marisol, Antonio y Lia. Foto: © Fernando Luna Arce 5 de mayo 2021

Disfrutar la maternidad

Samanta Denisse Hernández Aguilar,  38 años, diseñadora gráfica y madre de Damián, de 6 meses.

Samanta y Damian 2
Samanta y Damián. Foto: © Oswaldo Ramírez 08 de mayo 2021

Ha sido la experiencia más intensa que he pasado durante la pandemia desde que me enteré que estaba embarazada. Parece que se pusieron de acuerdo y comenzó la crisis sanitaria del Covid-19. Lo más difícil fue tener a mi bebé y pasar la etapa de posparto prácticamente solos, mi esposo, Damián y yo.

Mi mamá apenas hace una semana conoció a mi bebé. Fue muy difícil, pues necesitaba ese apoyo de mi mamá y no se podía porque vive muy lejos, y además mi familia se contagió de Covid-19 recién había nacido mi hijo.

 Se volvió muy complicado y más porque soy mamá primeriza. Todo era nuevo para mi y necesitaba ese apoyo que la familia te puede brindar.

En mi trabajo hubo recorte de personal y fui una de ellas. En un principio lo lamenté, pues tenía todo planeado con respecto al bebé. Pasar mi periodo de postparto y regresar al trabajo a los tres meses. Me cayó de peso, pero por algo pasan las cosas.

De alguna forma me ha inspirado pues tengo tiempo de estar con él y disfrutar de mi maternidad al máximo, de alguna forma veo la parte positiva de la pandemia, puedo estar con él, cuidándolo todo el tiempo y todo el día y no dejarlo a los tres meses en una guardería, para mi es lo más bonito, poder estar todo el tiempo juntos.

Samanta y Damian 2
Samanta y Damián. Foto: © Foto: Oswaldo Ramírez 08 de mayo 2021

Había una vez un monstruo llamado Covid

Thelma Bronner, 20 años, ama de casa.

Thelma Bronner Mamá Madre
Foto: © Andrea Gama / Forbes México 5 de mayo 2021

Thelma Bronner es madre de Thelmita. Y en esta pandemia su bebé también estuvo al tanto y al cuidado de su madre del Covid-19.

Para esta madre fue difícil enfrentar el confinamiento debido a la pandemia de SARS-CoV-2, tuvo que plantearle a su niña que el virus de Covid-19 era un monstro que estaba rondando en las calles y no podían salir de casa.

“Le enseñé una imagen del Covid y le dije que era un monstro que se metía por tu boca o nariz, que entraba y se te pegaba en la garganta y hacía que te enfermaras. Por eso le dije que teníamos que hacer uso de cubrebocas y gel, y de preferencia no salir porque el virus estaba en la calle y no entraba a la casa”.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Su niña, al haber escuchado la situación, día con día ella también estaba al pendiente de la salud de su mamá.

“Como nos teníamos que lavar las manos y usar gel antibacterial, cuando llegábamos a la casa nos gritaba manos, manos, nos lavababa las manos y nos ponía gel”.

Thelma dejaba a un lado el tema de la epidemia y decidió enfocarse en solo darle un entorno pleno y feliz a su bebé; y no pensar en todo momento la situación del virus que abrumaba a la humanidad.

 “Para mí lo más difícil de ser madre en estos tiempos de pandemia fue crear un entorno feliz, sano y seguro para mi hija. La preocupación nos mantenía alarmantes de una enfermedad que es muy peligrosa, alteró la vida, el crecimiento, la educación y su desarrollo de su infancia”.

Thelma Bronner Mamá Madre
Foto: © Andrea Gama / Forbes México 5 de mayo 2021

Maternidad en desempleo

Ana Laura San Martín Hernández, 25 años, contadora.

Ana Laura
Ana Laura y Leo. Foto: © Fernando Luna Arce 8 de mayo 2021

 Mi hijo nace justo cuando fue declarada la pandemia, fue parto natural sin complicaciones pero cuando salí del hospital me dicen las enfermeras que ya debo utilizar cubrebocas, tomar todos los cuidados de higiene, me agarró desprevenida.

A los 5 días de nacido Leo no comía bien, no sabía comer. Y como yo tenía estrés por el trabajo no producía la suficiente leche, comía tantito y se dormía. Yo creía que era suficiente, pero como era madre primeriza pues no sabía.

Lo llevamos a un pediatra y nos recomendó una leche, pero en el IMSS me dijeron que no se la diera. Seguí las recomendaciones del seguro y se enfermó mi hijo, bajó mucho de peso y lo tuve que internar.

Durante ese tiempo mi esposo me ayudó a estar con él en el hospital, yo no podía estar todo el tiempo, estuvo diez días. Y mi esposo perdió el trabajo, luego por la pandemia fue muy difícil encontrar donde laborar.

Económicamente nos pegó muy duro. Recién regresé de mi incapacidad de maternidad, mis jefes en Deloitte impuestos y servicios legales me presionaban mucho. Me dijeron que tenía que dejar a mi bebé para entregar el trabajo. Abandónalo una semana para que puedas trabajar, me decían. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Eran cosas que no me parecían, le avisaba que me tomaría 5 minutos para darle de comer al niño y eso les molestó mucho y terminaron por correrme. Ellos querían toda mi atención y sabían que no podía porque tenía un bebé.

Mi jefe tuvo un bebé por esas fechas y yo le decía: si le dijeras a tu mujer que abandone al bebé, ¿cómo te pondrías? Y a él no le importó, me despidieron.

Ana laura y Leo
Ana Laura y Leo. Foto: © Fernando Luna Arce 8 de mayo 2021

Ser madre y estar contagiada

Rosa Elena Pedraza Castañeda, 47 años, servidora pública y madre de Sofía, de 15 años.

Rosa Elena y Sofia 1
Foto: © Oswaldo Ramírez / Forbes México 09 de mayo 2021

Lo más difícil fue recibir el resultado positivo de la prueba a Covid-19, estar encerrada en mi habitación por mes y medio, fue muy muy complicado, pero lo más complicado y hasta cierto punto traumático fue no estar a lado de mis seres queridos y sobre todo de mi hija, el no abrazarla, el no verla y nada más escucharla a través de la puerta fue muy difícil.

El ser madre y estar contagiada fue percibir que mi hija, aunque no es una pequeña que necesita más atención, aún así necesita ciertas cosas o esta acostumbrada a las atenciones que tenga con ella y fue complicado no estar al pendiente de sus tareas, de sus alimentos, el estar con ella viendo una serie o una película o simplemente platicar con ella.

La experiencia más feliz fue no haber contagiado a nadie, sobre todo que no contagié a mi esposo ni a Sofia, eso fue lo mejor.

Rosa Elena y Sofia 2
Rosa Elena y Sofia. Foto: © Oswaldo Ramírez / Forbes México 09 de mayo 2021

Lo más inspirador fue saber que mi hija siempre estuvo pendiente de mí, junto a su padre, ellos se encargaron de todas las atenciones requeridas mientras estuve en cuarentena por más de un mes, siempre estuvieron pendientes de mis alimentos, de saber cómo iba evolucionando y cómo me sentía y de mis necesidades personales.  Eso fue muy lindo de su parte y lo cual les agradezco.

 

Siguientes artículos

Dormir mal afecta más a las mujeres que a los hombres
Por

La producción de hormonas y las disparidades sociales ponen a las mujeres en un riesgo mayor cuando no logran dormir.