En busca de un equilibrio entre las compañías tecnológicas y la economía francesa, el ejecutivo del gobierno francés examinará la posibilidad de blindar con cargas tributarias proyectos culturales que financien  firmas digitales.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

El presidente de Francia, François Hollande, decidirá a fines de julio si añade nuevos impuestos a gigantes de la tecnología como Apple o Google para financiar proyectos culturales, una medida que podría reforzar su imagen de hostil hacia los negocios días después de una disputa con Yahoo!.

El gobierno  francés pidió al ex director ejecutivo de Canal Plus, Pierre Lescure, que encuentre nuevas vías de financiación para la cultura durante el período de recesión económica, en línea con el argumento de “excepción cultural” por el que ese tipo de proyectos deben protegerse de las fuerzas del mercado.

Aunque lejos de convertirse en leyes, las propuestas podrían aumentar la tensión entre Francia y las compañías de tecnología después de que el ministro de Industria, Arnaud Montebourg, bloqueó el intento de Yahoo! de comprar una participación mayoritaria en la página web francesa de vídeos musicales Dailymotion.

La disputa reavivó el debate sobre la intervención estatal en la economía, enfadó a la matriz francesa de la compañía y expuso las diferencias entre Montebourg y el ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, que negó haber aprobado la medida.

El informe de Lescure dice que las tasas sobre la venta de smart phones y tabletas, principalmente iPhone e iPad de Apple y los productos Android de Google, podrían ayudar a financiar la cultura, ya que los consumidores están gastando más dinero en el dispositivo que en el contenido.

El impuesto propuesto sería un reflejo del que ya abonan los telespectadores, cadenas de televisión y radio y los proveedores de servicios de Internet para financiar el arte, el cine y la música en Francia, pero del que Google, Apple y Amazon estaban ahora exentos.

“Las empresas que fabrican esas tabletas deben, en cierto modo, hacer una contribución de parte de sus beneficios por las ventas para ayudar a los creadores”, dijo a periodistas la ministra francesa de Cultura, Aurelie Filipetti.

La oficina de Hollande dijo en un comunicado que quería que los legisladores revisen la norma en base a las recomendaciones del informe antes del verano. El Parlamento hace un receso entre fines de julio y mediados o finales de septiembre.

Filipetti añadió que la “tasa cultural”, de la que dijo sería “mínima y estaría muy repartida”, podría incluirse en la ley de presupuestos que se remitirá al Parlamento en noviembre

 

Siguientes artículos

Mexichem busca expansión en Argentina y Brasil
Por

Mexichem confirmó la noticia luego  de que un diario brasileño difundiera que la firma mexicana busca la adquisición de...