Los temas de privacidad no son el único dolor de cabeza de Google en Europa: la firma tecnológica quiere llegar a un acuerdo con los reguladores antimonopolio en una investigación sobre si excluye a rivales en sus resultados de búsqueda.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

La autoridad francesa para la protección de datos podría multar a Google por la forma en la que almacena y rastrea la información de sus usuarios, luego de que la compañía ignoró un ultimátum para ajustar sus prácticas a las leyes de Francia.

La Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL) de Francia dijo el viernes que abriría un procedimiento para imponer sanciones formales. Bajo las leyes francesas, Google puede recibir una multa de hasta 203,100 dólares.

España, Gran Bretaña, Alemania, Italia y Holanda también han abierto causas similares contra Google porque la política de privacidad que estableció la empresa en el 2012 no se ajusta a las normas locales que buscan proteger al consumidor, con reglas sobre la forma en la que se procesan y almacenan datos personales.

La iniciativa coordinada de los reguladores de protección de datos de Europa es vista por expertos legales y por las autoridades como un examen a la capacidad de la región para influir en el comportamiento de las empresas internacionales de internet.

Sin embargo, las penas que pueden imponer la mayoría de los países son bajas cuando se las compara con los 10,700 millones de dólares en ganancias netas que registró Google en el 2012. España puede imponer multas de hasta un millón de euros, mientras que la ley de Protección de Datos alemana las limita a 300,000 euros.

 

Europa, sin marco legal total

 

Lo que cuestiona la CNIL es la nueva política para datos de usuarios que Google implementó en marzo del 2012, con la que consolidó sus 60 políticas de privacidad en una sola, y empezó a combinar información recopilada de los usuarios en todos sus servicios, incluidos YouTube, Gmail y la red social Google+.

La empresa no le dio a los usuarios la opción de negarse a esta combinación de datos e información.

Los temas de privacidad no son el único dolor de cabeza de Google en Europa. La firma quiere llegar a un acuerdo con los reguladores antimonopolio en una investigación sobre si excluye a rivales en sus resultados de búsqueda.

Además, la Unión Europea ha empezado a estudiar a Android, el software para teléfonos móviles, para ver si afecta la competencia en el mercado de celulares.

 

Siguientes artículos

Cuba permite contratos deportivos en otros países
Por

La medida es conocida en medio de una ola de deserciones, principalmente en béisbol, que está dejando al deporte local s...