La nación de Francois Hollande se salvó por poco de una recesión en el primer trimestre. Expertos opinan que Francia tendrá suerte si crece en 2013.

 

Reuters

PARIS – El banco central de Francia proyectó el martes que la segunda mayor economía de la zona euro evitó por muy poco una recesión en el primer trimestre, aunque los datos de negocios y el comercio pintaron una economía que sigue en dificultades.

PUBLICIDAD

El Banco de Francia estimó que la economía del país, de 2 billones de euros (bde), registró un crecimiento del 0.1% en los tres primeros meses del año, sin cambios desde su cálculo anterior.

Si lo confirman los datos oficiales que saldrán en mayo, la cifra implicaría que Francia evitó lo que habría sido su tercera recesión desde la crisis financiera de 2008-2009, tras contraerse un 0.3% en el trimestre final de 2012.

No obstante, el sondeo mensual del clima de negocios del banco central, sobre el que se basó la previsión, sugirió que el panorama para la expansión continúa siendo anémico, con las compañías de manufacturas y servicios reportando una actividad más floja en marzo.

El sondeo halló que la confianza industrial bajó todavía más respecto de su promedio de largo plazo de 100, a 93 desde 95 en febrero, al tiempo que el índice de los servicios descendió a 88 contra 89, alcanzando el menor nivel desde julio del 2009.

Las compañías están sufriendo un declive de la demanda doméstica debido a que los consumidores son cautos sobre el gasto, con una tasa de desempleo del 10.6%, máxima en más de una década.

Y la demanda internacional no está cubriendo el bache.

Datos de aduanas divulgados el martes reflejaron que el déficit comercial se amplió a 6,000 millones de euros (mde) en febrero, la brecha más amplia entre exportaciones e importaciones desde junio del 2012.

El déficit comercial, uno de los símbolos más claros de la caída de la competitividad francesa en los mercados internacionales, empeoró porque tanto exportaciones como importaciones registraron descensos de 1.9% y 0.8% mensual, respectivamente.

El gobierno socialista del presidente Francois Hollande ha recortado su proyección del crecimiento para 2013 a un 0.1% desde su meta anterior de 0.8%, debido al mal panorama. La mayoría de los economistas privados creen que Francia tendrá suerte si registra alguna expansión este año.

El débil crecimiento, que forzó al gobierno a abandonar la promesa de reducir el déficit fiscal al 3% de la producción este año, tensa cada vez más las finanzas públicas.

Datos mensuales del presupuesto, también publicados el martes, mostraron que el déficit se amplió más rápido en febrero que hace un año por el efecto de la debilidad económica en la recaudación fiscal.

 

Siguientes artículos

Inflación en México rebasa el 4% en marzo
Por

Entre los productos que más incrementaron su precio, los alimentos, bebidas y tabaco lo hicieron en un 0.25% y los de la...