El anuncio del premio más importante del mundo de la arquitectura se realizó con dos semanas de anticipación ante el súbito fallecimiento del laureado.

 

Un día después de su muerte, el arquitecto alemán Frei Otto fue galardonado con el premio Pritzker, el premio más importante del mundo arquitectónico, por su labor como “visionario, utopista, ecologista, pionero de los materiales ligeros, protector de los recursos naturales y un colaborador generoso con arquitectos, ingenieros y biólogos, entre otros”.

A través de un comunicado, el grupo organizador del premio detalló que la decisión de otorgarle el galardón se hizo mientras Otto aún vivía, y que afortunadamente recibió la noticia de voz de miembros del jurado antes de su deceso, acaecido de forma sorpresiva el pasado 9 de marzo.

“Estoy muy feliz por recibir este Premio Pritzker. Nunca he hecho nada para ganarlo. Mi impulso arquitectónico era diseñar nuevos tipos de edificios para ayudar a la gente pobre, especialmente después de desastres naturales y catástrofes”, dijo Otto tras conocer la noticia.

Otto es mejor conocido por el techo de las instalaciones principales del Parque Olímpico de Munich, construido para la máxima justa deportiva mundial de 1972, por el pabellón alemán de la Expo 67 y el pabellón japonés en la Expo 2000 en Hannover.

“Nuestro jurado estaba convencido de que, en su opinión, la carrera de Frei Otto es un modelo para generaciones de arquitectos y su influencia continuará sintiéndose. Las noticias de su muerte son muy tristes, sin precedente en la historia del premio”, dijo Tom Pritzker, presidente de la Fundación Hyatt, que patrocina el premio.

Otto se convierte así en el cuadragésimo laureado con el Pritzker y el segundo arquitecto alemán en recibir la distinción.

Techo de la sede de los Juegos Olímpicos de Munich 1972.

 

 

Siguientes artículos

Chevron impulsa venta de activos
Por

Pese al crudo barato, los cinco proyectos principales de la firma deberían aumentar la producción diaria a 3.1 millones...