Desde la tarde del sábado las calles que rodean el Palacio de Minería, sede del primer debate presidencial rumbo a las elecciones del 1 de julio, eran custodiadas por un fuerte dispositivo de seguridad.

En las vallas colocadas en las calles Tacuba, 5 de mayo, Condesa, Donceles y Filomeno Mata arribaron cerca de las 16 horas de este domingo, grupos de simpatizantes de los candidatos presidenciales que enfrentarán sus plataformas políticas enfocadas en seguridad y corrupción, así como en democracia y pluralismo.

El acceso al histórico edificio, propiedad de la UNAM, se desplegaron carpas y templetes además de una minuciosa logística para albergar a los más de 600 medios de comunicación –locales e internacionales– e invitados de los contendientes en esta campaña electoral.

También puedes leer: Guía para seguir (y entender) el primer debate presidencial

PUBLICIDAD

Fuentes del Instituto Nacional Electoral (INE) calcularon que para este primer debate presidencial se destinaron 20 millones de pesos. Entre los primeros en llegar a este primer debate presidencial se encuentra Lorenzo Córdova, presidente del INE; Santiago Creel, integrante del PAN; Josefina Vázquez Mota, excandidata presidencial; Patricia Mercado, exsecretaria de gobierno de la Ciudad de México; y Miguel Torruco, exsecretario de Turismo de la Ciudad de México.

Entre los grupos que se dieron cita en los accesos para los invitados y candidatos, destaca uno que grita consignas en contra de Andrés Manuel López Obrador, presuntamente integrado por elementos del sindicato de trabajadores de la Ciudad de México, todos identificados por un lazo rojo en el pecho.

Los gritos “sí no pudo con la regencia, no podrá con la presidencia” se confunden con los de otro grupo que apoya a AMLO.

Los invitados que generaron reacciones más fuertes por parte de las manifestantes fueron: Jorge Castañeda, a quien le gritaron “ratero”, Claudia Sheinbaum, aplaudida por los simpatizantes de AMLO y abucheada por otros; y Diego Fernández de Cevallos, que caminó entre gritos de apoyo y de “ratero”.

El Jefe Diego dijo que es necesario no adelantar pronósticos respecto a un posible ganador del debate, sino escuchar las propuestas.

De acuerdo con el secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, que se encuentra entre los invitados, son aproximadamente 400 manifestantes y no se han reportado incidencias.

 

Siguientes artículos

Guía para seguir (y entender) el primer debate presidencial
Por

El primer encuentro directo entre los aspirantes a la silla presidencial está a punto de comenzar y por ello te comparti...