Si creías que fumar shisha es ‘menos dañino’ que el cigarro, estás equivocado.

Su consumo ya no solo está relacionado con enfermedades como el cáncer. Un reciente estudio de la Escuela de Medicina Brighton y Sussex reveló que los fumadores de hookah son más propensos a contraer diabetes y a subir de peso.

Tras observar a casi 10,000 personas, los resultados arrojaron que la prevalencia de ciertos padecimientos -obesidad, síndrome metabólico, dislipemia y diabetes- es significativamente más alta en los consumidores de shisha, en comparación a los no fumadores y a los fumadores de cigarro.

Los investigadores afirman que esta forma de consumir tabaco, la segunda alternativa más popular, es incluso más dañina que el cigarro. “Una sesión de hookah puede ser equivalente a fumar una cajetilla, por lo que los tóxicos inhalados pueden ser mayores”, menciona el estudio publicado en el diario Diabetología y Síndrome Metabólico.

Aunque no está claro por qué el consumo de shisha se asocia con estos padecimientos, los autores mencionan que es posible que las toxinas en el humo generen resistencia a la insulina. Otro de los motivos sugeridos, es que la conducta se asocia con otros comportamientos sociales que llevan al aumento de peso.

El estudio, el más grande que se ha hecho sobre efectos nocivos de la hookah de acuerdo a sus autores, contó con un total de 9840 sujetos de prueba de entre 35 y 65 años.

 

Siguientes artículos

Foto HBO
Revelan imágenes de la última temporada de Game of Thrones
Por

HBO difunde tráiler de sus estrenos para 2019 que incluye primeras imágenes de la última temporada de la serie basada en...