La Fed, frustrada con el ritmo lento y vacilante de la recuperación económica tras la recesión ocurrida entre 2007 y 2009, ha mantenido las tasas de interés cercanas a cero durante cinco años y ha aumentado su balance a casi cuatro billones de dólares para estimular la inversión, la contratación y el crecimiento.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

COLLEGE STATION, EU- La Reserva Federal debería comunicar el fin de su actual ronda de enormes compras de bonos comprometiéndose a establecer una agenda para ello, dijeron el jueves dos importantes funcionarios del banco central estadounidense.

Su adopción de la idea, luego de que otros dos la apoyaran públicamente en las últimas semanas, sugiere que la iniciativa podría ganar fuerza antes de la esperada reunión de política de la Fed el 17 y 18 de diciembre.

La Fed, frustrada con el ritmo lento y vacilante de la recuperación económica tras la recesión ocurrida entre 2007 y 2009, ha mantenido las tasas de interés cercanas a cero durante cinco años y ha aumentado su balance a casi cuatro billones de dólares para estimular la inversión, la contratación y el crecimiento.

Ahora que el desempleo ha caído al 7.3% desde un máximo del 10% en el 2009, los mercados financieros están inquietos sobre el momento en que la Reserva Federal reducirá su programa denominado alivio cuantitativo.

La nueva lectura de la tasa de desocupación, correspondiente a noviembre, será divulgada el viernes.

El jueves, el jefe de la Fed de Atlanta, Dennis Lockhart, dijo que el organismo debería considerar la posibilidad de dar el primer paso en la reducción de su programa mensual de compra de bonos por 85,000 millones de dólares en sus próximas reuniones, dada la positiva actividad económica general registrada en el último tiempo.

“Una vez que se tome la decisión, estoy a favor de brindar al público la mayor claridad y certeza sobre la posible forma en que se ejecutará el cambio”, dijo Lockhart a una organización empresarial en la ciudad costera de Fort Lauderdale, cerca de Miami.

Lockhart dijo estar entre quienes en la reunión de octubre querían “anunciar el tamaño total de las compras restantes o un calendario para retirar el programa” porque una “disminución calendarizada” en el ritmo de compras de bonos ayudaría al mercado a anticiparlo mejor.

Por su parte, el presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, también apoyó un retiro predecible de la política a la que se ha opuesto desde un inicio.

“Deberíamos definir un camino muy claro: es decir, cuando empecemos la reducción, sin grandes perturbaciones o algo que ocurra de la nada, un camino definitivo para cuando lleguemos a cero”, dijo Fisher a periodistas tras un discurso en la Texas A&M University.

Esa medida le entregaría a los mercados la claridad que desean, agregó.

Las declaraciones de Lockhart y Fisher están en sincronía con al menos otros dos funcionarios que desean comunicar mejor cómo se retirará el apoyo de la Fed a la economía estadounidense.

 

Siguientes artículos

Reacciones de líderes mundiales tras la muerte de Mandela
Por

El líder sudafricano Nelson Mandela falleció pacíficamente el jueves en su casa en Johannesburgo tras una larga infecció...