El grupo apoyó la norma que impedirá a empresas como Apple y Google exentarse del pago de miles de millones de dólares en impuestos, pues aseguran que es la única forma de operar en una sociedad justa.

 

Reuters

MOSCU – El Grupo de los 20 países más industrializados del mundo respaldó el viernes un “fundamental” replanteamiento de las normas sobre tributación para las firmas multinacionales, apuntando a las lagunas utilizadas por empresas como Apple y Google para evitar miles de millones de dólares en impuestos.

PUBLICIDAD

El G20 lanzó un plan de acción elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que dijo que el sistema actual no funciona, especialmente cuando se trata de impuestos a empresas que venden a través de internet.

“Es un avance importante y está en el corazón del contrato social”, dijo el ministro de Finanzas de Francia, Pierre Moscovici, en una conferencia de prensa, en el marco de una reunión de ministros de Finanzas del Grupo de los 20 en Moscú.

El ministro de Finanzas británico, George Osborne, dijo por su parte que “las personas y las empresas tienen que pagar los impuestos que deben, ya que es la única forma de operar de una sociedad justa y competitiva”.

Los grandes déficit presupuestarios y la ira pública generada por estructuras diseñadas por las grandes empresas para canalizar sus ganancias hacia paraísos fiscales han llevado a los gobiernos a actuar.

Google, Apple y otras grandes firmas dicen que cumplen con la ley en todos los lugares en que operan y que pagan sus impuestos tal como está previsto.

Pascal Saint-Amans, director del Centro de la OCDE para la Política Fiscal, dijo que los gobiernos, “frustrados con las empresas” por la evasión fiscal, han creado una oportunidad única en un siglo “de revisar las reglas, que se remontan a la Sociedad de las Naciones de 1930”.

Las nuevas reglas procurarán poner más énfasis en la realidad económica, dijo el grupo de expertos con sede en París.

La OCDE, que asesora a sus miembros en materia de política fiscal y económica, tiene dos años para alcanzar medidas concretas que se puedan adoptar a nivel internacional.

 

Preocupación empresarial

Los grupos empresariales de presión, como el Consejo de Estados Unidos para el Comercio Internacional (USCIB, por sus siglas en inglés) y la Confederación de la Industria Británica, cuestionan que exista un amplio problema de evasión fiscal y aseguran que las medidas podrían afectar la creación de empleo, el comercio y la innovación.

Sin embargo, los grupos que representan a empresas más pequeñas apoyaron el proyecto de la OCDE.

“El EEF acoge favorablemente el informe de hoy (viernes), e insta al Reino Unido, y al G20 en general, a responder positivamente a las recomendaciones centrales”, dijo Steve Radley, director de políticas de la EEF, que representa a muchas pequeñas y medianas empresas británicas.

Las organizaciones no gubernamentales, especialmente las dedicadas al desarrollo en los países más pobres, dieron la bienvenida el reconocimiento de la OCDE de las deficiencias en el sistema fiscal internacional y al compromiso de adoptar medidas, a pesar de que existe cierto escepticismo manifestado en cuanto a la eficacia del proyecto.

 

Siguientes artículos

BMV y peso a la baja por datos de Wall Street
Por

A las 8:37 hora local, las acciones que más influían al descenso del índice IPC eran las de América Móvil con un retroce...