Por Hugo Salvatierra Arreguín

Gabriela Ramos también es una sherpa, sólo que, a diferencia de los habitantes de las regiones montañosas de Nepal, en los Himalaya, ella no guía a los alpinistas hasta la cima del Everest. Esta mexicana ayuda a vencer vientos aún más tempestuosos: la pobreza, la falta de equidad de género y la desigualdad.

En los últimos años, la hoy directora general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha participado en iniciativas para dar respuesta a la crisis económica y al desarrollo.

Además, desde que inició su carrera en el buró internacional, como directora del Centro de la OCDE en México para América Latina, en el año 2000, las mujeres han sido una de sus mayores preocupaciones.

PUBLICIDAD

“No hay un sólo país en el mundo que tenga equidad de género. Claro que hay una gran diferencia entre Canadá y México, y Canadá y Turquía, pero al final del día hay una línea compartida, que es justamente que, en todos los países, hay una menor participación de las mujeres, hay una discriminación en los puntos laborales, hay una serie de estereotipos que impiden que las mujeres aspiren a tener posiciones importantes”, asegura.

Y, precisamente, uno de sus logros más grandes ha sido poner el tema en la mesa del G20. Esto ocurrió hace algunos años, cuando Karen Kornbluh, embajadora de Estados Unidos ante la OCDE, le pidió que lo hiciera. En ese entonces, Ramos ya tenía el puesto de Sherpa, como se denomina a los representantes, pero, en el fondo, sabía que sería algo difícil.

Desde su óptica, la encomienda era de corte social, pero comenzó a trabajar con un equipo de la OCDE y encontraron que el crecimiento aumenta, si crece la participación de la mujer en el mercado laboral.

“Cien millones de mujeres [más en el marcado laboral] realmente es una muy buena fuente de crecimiento. Entonces, logramos que los líderes aprobaran la meta de género, que es aumentar en 25% la participación de la mujer en el mercado laboral para 2025”, recuerda.

¿La meta es viable? “Por supuesto que es súper viable”, responde Ramos. Primero, porque no se trata de simples declaraciones o acuerdos, pues los países ya tienen a la equidad de género en sus agendas como nunca antes había ocurrido.

Te puede interesar:  Gabriela Ramos recibe el premio a la Excelencia Empresarial Forbes 2017

Ella está segura de que, para lograrlo, se necesitan políticas adecuadas, como ampliar el acceso a guarderías de calidad, con horarios largos y costos accesibles. También se requiere una estrategia de género en los sectores públicos y privados que dé acceso a las mujeres. Y un tercer punto es promover la paternidad compartida, en la que haya una distribución en las cargas del trabajo en el hogar y el cuidado de los niños, al igual que una legislación que dé permisos de paternidad pagada a los hombres.

Foto: Andrew Taylor/G20 Taskforce Department of the Prime Minister and Cabinet via Getty Images

El ascenso

Sin que ella lo planeara, poco a poco se fueron tejiendo los hilos que la llevaron a su cargo actual. Primero, trabajó como Asesora del secretario de Relaciones Exteriores (1990-1993) y luego ocupó el cargo de directora de Asuntos Económicos y de la OCDE en la misma dependencia (1995-1998).

Pero, como tenía que cuidar a sus dos niñas pequeñas, decidió dejar ese puesto y fundar su propia consultora (1998-2000). Sin embargo, mucha gente le decía que se postulara como directora del Centro de la OCDE en México para América Latina.

“Yo no estaba muy segura si quería regresar a trabajar tiempo completo, pero un amigo me dijo: ‘Si vas a ser la jefa y vas a tener a tu jefe en París, jamás te va a llamar después de las cuatro de la tarde’. Entonces me postulé. La verdad, no perdía nada y, al final, pasé todos los exámenes, las entrevistas y me nombraron directora”.

Ramos permaneció seis años en el cargo. En ese periodo, la enamoró la oportunidad de ver cómo países avanzados abordan los problemas que “afligen a México” en materia de políticas públicas.

Te puede interesarLa mexicana que será la directora general de la OCDE

Pero en 2006 llegó una oportunidad mayor, cuando eligieron a José Ángel Gurría secretario general de la OCDE. Él la invitó a trabajar en su equipo, con la misión de dar más impacto y relevancia a la organización, de modo que no sólo se hicieran estudios, sino que sus investigaciones cambiaran la vida de la gente. Tres años después, fue nombrada directora del Gabinete y Sherpa ante el G20.

Poco a poco, fue acumulando más funciones en la organización, por lo que, hace unos meses, se decidió nombrarla directora OCDE, cargo que engloba todas las responsabilidades que ha acumulado con el tiempo.

Poderosas

Ramos tuvo la oportunidad de estar en la Primera Reunión del Sistema Nacional de Igualdad entre Mujeres y Hombres, ocurrida el 8 de agosto de 2016, en la Ciudad de México, a la que asistió el presidente Enrique Peña Nieto.

“Le dije, simplemente: ‘Presidente, hay muchas cosas que la OCDE propone en términos de políticas, en términos de planes, pero yo le digo algo en un nivel muy humano: Cuando esté tomando decisiones importantes y tenga un equipo discutiéndolas con usted, dese cuenta: si no hay una mujer ahí… En el momento en que tome decisiones importantes, que alguien tenga conciencia de que al menos haya una mujer. En ese momento podemos ir cambiando las cosas’”.

Este comentario vino a raíz de que, en muchas ocasiones, Ramos ha llegado a discusiones importantes en las que hay 18 hombres y nadie se da cuenta de que prácticamente no hay mujeres.

Para evitar que esto ocurra, la OCDE tiene como regla la presencia de una mujer en los paneles de las conferencias que organiza. Y, a la hora de reclutar gente nueva, tiene que haber la mitad de candidatos hombres y la mitad mujeres para establecer equilibrios.

Y esto nos lleva al controvertido tema de las cuotas de género. “La verdad es que a nadie le gustan las cuotas, pero el progreso es tan lento que no hay de otra más que tener opciones afirmativas, como México lo hizo también en el Congreso. Alguien me dijo: ‘Nos vamos a llenar de mujeres incompetentes con la cuota’, y yo respondí: ‘Bueno, a veces llegan hombres incompetentes y sin ninguna cuota; ¿cuál es la diferencia?”, recuerda Ramos

Ramos piensa que también necesitamos este tipo de medidas en las compañías: “Las empresas son las que se encuentran en mucho más rezago en temas de equidad de género en México y en el mundo. Las empresas ni siquiera tienen la transparencia para documentar por qué en un mismo trabajo tienen sueldos diferenciados entre hombres y mujeres y por qué, por ejemplo, en la zona OCDE tenemos una diferencia de casi el 20% de la brecha salarial para iguales trabajos”

Siguiente paso

Además de ser directora general de la OCDE, Ramos tiene dos hijas, le gusta el ciclismo, la natación y correr, además de leer y, por supuesto, la cultura, que aflora por todos lados en la llamada Ciudad Luz.

Vive con su esposo, quien trabaja como banquero y no tiene problema alguno en tener una esposa prominente, lo que hará más fácil que continúe su ascenso dentro de las políticas públicas, sólo que es complicado que su crecimiento siga en la OCDE, debido a que el secretario general es un mexicano y sería difícil que lo supliera un connacional.

A pesar de este obstáculo, Ramos tiene muy claro que quiere llegar a la cabeza de una organización o de un ministerio para seguir mejorando al mundo.

Foto: Herve Cortinat / OECD

 

Los peldaños de Gabriela

1989 Secretaria técnica del Gabinete del secretario de Programación y Presupuesto

1990-1993, Asesora del secretario de Relaciones Exteriores

1995-1998. Directora de Asuntos Económicos y de la OCDE en la Secretaría de Relaciones Exteriores

1997-2001 Presidente del Club Harvard de México

1998-2000 Funda y opera su propia consultora en políticas públicas (Portico)

2000 – 2006 Directora del Centro de la OCDE en México para América Latina

2006-2009 Directora adjunta del Gabinete de la OCDE

2009 La nombran directora del Gabinete y Sherpa ante G20

2012 Inicia (aproximadamente) funciones como consejera especial del secretario general

2013 Fue condecorada por el presidente de Francia, François Hollande, como miembro de la Orden del Mérito en grado de Chevalier

2017 Recibe el cargo de directora OCDE