Faltan sólo unas horas para el estreno de la séptima —y penúltima— temporada de Game of Thrones, una producción cuyas proporciones han alcanzado tal nivel que no exageramos al decir que transformó para siempre a su casa productora, HBO.

¿Qué la hace tan distinta? Podría pensarse que su costo, pero no es así. Los 10 millones de dólares que costó producir cada episodio de la sexta temporada no escandalizaron a nadie en la dirección ejecutiva de la cadena, pues, al final, Rome costó lo mismo y terminó siendo cancelada en 2007, justo antes de la crisis mundial de 2008.

No obstante, a diferencia de Rome, GOT sí ha sido todo un éxito entre el público. El final de la sexta temporada fue visto por más de 20 millones de televidentes, todos, abonados a HBO (eso sin contar la piratería, pero más de esto más adelante).

HBO también tomó un par de buenas decisiones al elegir su historia y elaborar los contratos con los actores. A diferencia de Friends, otra serie que también costó 10 mdd por capítulo, el alto costo de producción de GOT se deriva de los efectos especiales y de la grabación en locaciones exóticas alrededor del mundo, y no del pago a los protagonistas. La producción se ha asegurado de que la acción no recaiga sobre nadie en particular —más al respecto, aquí—, y el creador de la historia original, George R.R. Martin, siempre ha estado dispuesto a ver caer a cualquiera de sus personajes, ahogado en su propia sangre.

 

Contra los piratas

El éxito sin precedentes de Game Of Thrones ha tenido otro efecto en HBO, uno que ha transformado su modelo su negocio: El show ha sido el más pirateado en el mundo durante los últimos 5 años, robándole miradas e ingresos a la cadena.

¿La respuesta? HBO GO, un servicio similar a Netflix en el que puedes encontrar todo el catálogo de la cadena sin necesidad de contratar un paquete de televisión por cable. La app de HBO GO ya está disponible para iOS, Android y tvOS.

Si bien HBO GO no tiene un nivel de experiencia del usuario —ni un catálogo tan amplio— como el de Netflix, es una gran opción que permite a cada vez más usuarios ver las grandes producciones de la casa, como Westworld, True Detective, The Leftovers o Vinyl.

Eso, fue toda una revolución, y al igual que en todas las revuletas, el cambio no fue terso. Tuvo que pasar un buen rato para que HBO, una de las cadenas televisivas más relevantes del mundo, se decidiera a dar el salto, una decisión que obedece también al hecho de que Time Warner, su compañía propietaria, está por ser absorbida por AT&T en una transacción valuada en 85,400 mdd, una plataforma móvil evidentemente necesita de contenido que pueda ser consumido sobre la marcha.

 

Siguientes artículos

Cobranza, ¿cuándo considerarla ilegal?
Por

La cobranza extrajudicial se ha convertido en un medio de cobro que no sólo aqueja a un sinnúmero de deudores, sino a qu...