Aunque el gas natural se ha visto como una de las alternativas más amigables para el medio ambiente en el tema de transición energética, la fuga de este gas a la atmósfera es más dañino incluso que el dióxido de carbono (CO2), pues el gas metano –que compone 95% de este energético–, es un agente contaminante 84 veces más potente que el CO2 y su contribución al  calentamiento global es mucho mayor.

El metano es un potente gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático. ¿Por qué? Es responsable de 25% del calentamiento actual, pues la industria petrolera y de gas representan la mayor fuente industrial de metano, de acuerdo con un estudio realizado por el Centro Mario Molina en conjunto con el fondo de Defensa del Medio ambiente y el Instituto Pembina sobre el impacto de ese gas en nuestro país, Canadá y Estados Unidos.

“De lo que estamos hablando (en el estudio) es de emisiones fugitivas de metano sin quemar, básicamente que se van cuando se le hace mantenimiento a la tubería, fugas de tanques o que los quemadores (en la industria petrolera) no consumen completamente el gas y se fugan directamente a la atmósfera. El problema de las fugas de metano es que se trata de un gas de efecto invernadero mucho más poderoso”, explicó Francisco Barnés, director ejecutivo del Centro Mario Molina durante la presentación del documento.

PUBLICIDAD

Y México, Canadá y Estados Unidos son tres de los cinco países con mayores emisiones de metano. En conjunto, representan casi 20% de la contaminación global de metano que viene de la industria petrolera y de gas, detalló el Centro.

Cerca de 98,000 millones de metros cúbicos de metano se escaparon de la cadena de suministro del petróleo y gas en 2012. Esta cantidad de metano es equivalente a cerca de 3% de la producción mundial de gas natural, y tiene el mismo impacto climático a corto plazo que cerca de 40% de la combustión global anual de carbón.

Para contrarrestar los efectos, Canadá y Estados Unidos están trabajando para reducir las emisiones de metano hasta 45% con regulaciones.

“Si Mexico establece una meta similar respaldada por regulaciones, toda Norteamérica podría lograr un impacto climático a 20 años equivalente a remover 85 millones de automóviles de las calles”, dijo el centro.

Esta medida equivaldría a más del doble de la cantidad total de automóviles que hay en México.

“Una reducción de 45% en las emisiones de gas metano provenientes de la industria del gas y el petróleo tiene el mismo impacto en el clima que cerrar una tercera parte de las plantas de carbón del mundo durante 20 años”.

Sin ninguna acción, el documento advierte que las emisiones globales de metano de la industria de petróleo y gas podrían aumentar casi 20% para el 2030, comparado con un aumento proyectado de 10% de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas al uso de energía.

 

Siguientes artículos

Sólo 4 de cada 10 mexicanos ahorran para el retiro
Por

Aunque 68% de los adultos tienen al menos un producto financiero, sólo 31.1 millones de mexicanos (41%) ahorran para el...