El Departamento de Comercio dijo el jueves que las ventas minoristas sin contar autos, gasolina, materiales de construcción y servicios alimentarios se incrementaron un 0.6% en noviembre.

 

Reuters

El gasto del consumidor estadounidense avanzó a un ritmo sólido en noviembre ya que la baja de los precios de la gasolina dio un impulso a la temporada navideña, ofreciendo una nueva señal de fortaleza subyacente en la economía.

PUBLICIDAD

El Departamento de Comercio dijo el jueves que las ventas minoristas sin contar autos, gasolina, materiales de construcción y servicios alimentarios se incrementaron un 0.6% el mes pasado tras un avance sin revisar de 0.5% en octubre.

Las llamadas ventas subyacentes se corresponden de forma más estrecha con el componente del gasto del consumidor del Producto Interno Bruto.

Los economistas encuestados por Reuters habían previsto un aumento de 0.4% en las ventas subyacentes el mes pasado.

El incremento de noviembre también sugirió que el gasto del consumidor, que explica más de dos tercios de la actividad económica estadounidense, se aceleró en el cuarto trimestre luego de moderarse en el período julio-septiembre.

Por esto, los economistas podrían elevar sus proyecciones para el cuarto trimestre, que actualmente convergen en una expansión prevista en torno a una tasa anual de 2.5%.

Los futuros de acciones subieron tras los datos mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense avanzaron. El dólar amplió las alzas frente al yen y subió contra el euro.

“Fue un número constructivo a medida que entramos en la temporada navideña. Los consumidores cobran algo de impulso hacia el final del año”, dijo Tom Porcelli, economista jefe de RBC Capital Markets en Nueva York.

El reporte de ventas minoristas se sumó al informe favorable del empleo de noviembre para pintar un cuadro bastante optimista de la economía estadounidense, pese a una recesión en Japón y el desempeño pobre en la zona euro, China y otras grandes economías emergentes.

En un informe por separado, el Departamento de Trabajo dijo que las nuevas solicitudes del seguro de desempleo disminuyeron la semana pasada, ubicándose debajo de la barrera de 300,000, en una señal de continua mejora del mercado laboral.

El ajuste de la situación del mercado laboral empieza a alentar un mayor crecimiento de los salarios, que junto con la baja del valor de la gasolina ayuda a estimular el consumo.

 

Ganancias de base amplia

Los precios de la gasolina estadounidense han bajado unos 64 centavos a 2.76 dólares el galón desde inicios del año.

Los economistas de Moody’s Analytics estiman que los consumidores ahorran alrededor de 1,000 millones de dólares en un año con cada centavo que baja el precio del petróleo.

Los precios más bajos de la energía también contienen la inflación importada.

Un reporte del Departamento de Trabajo mostró que los precios de las importaciones de Estados Unidos registraron su mayor caída en casi dos años y medio en noviembre.

Las ventas subyacentes fueron elevadas el mes pasado por un alza de 1.2% en la facturación de las tiendas de ropa, un indicio de que la temporada de ventas navideñas tuvo un inicio sólido, con los minoristas ofreciendo descuentos para atraer compradores.

Otro informe divulgado el jueves mostró que los inventarios de los minoristas en Estados Unidos, excluyendo automóviles, aumentaron en octubre, lo que podría afectar a las estimaciones del crecimiento del cuarto trimestre.

El Departamento de Comercio dijo que los inventarios minoristas excluyendo automóviles, que van al cálculo del producto interno bruto (PIB), se elevaron un 0.3% en octubre, tras subir un 0.2% en septiembre.

En tanto, los inventarios generales de las empresas aumentaron un 0.2%, en línea con las expectativas de los economistas, tras un incremento del 0.3% en septiembre.

 

Siguientes artículos

Reforma energética detonará industria de vehículos pesados
Por

Además de reducir 12% las emisiones de los Gases Efecto Invernadero, se obtendrán beneficios económicos de hasta 66% al...