Un fuerte descenso de la demanda estadounidense y europea obliga a refinerías de Europa a buscar otras opciones.

 

Reuters

LONDRES – Los flujos de gasolina de Europa a Latinoamérica casi se duplicaron en julio en comparación con los últimos meses, ya que una caída en la demanda europea y en los mercados estadounidenses obligaron a los operadores a buscar oportunidades en otros lugares.

PUBLICIDAD

El aumento del comercio en esta ruta transatlántica es considerado un indicio del cambio de flujos que se está produciendo desde Europa, ya que el tradicional destino de exportación de la Costa Este de Estados Unidos genera volúmenes menores.

Una serie de cortes de energía en grandes refinerías regionales, entre ellas la venezolana Amuay, con capacidad de 645,000 barriles por día (bpd), y la argentina La Plata, con capacidad de 180,000 bpd, limitaron el suministro en los últimos meses y abrieron la ventana transatlántica.

Al menos nueve buques cisterna, cada uno con cargas de 37,000 toneladas, han sido registrados en lo que va de julio en rutas que van de Europa a México, Brasil, Argentina, Ecuador y Chile, según datos de envíos marítimos y operadores.

Eso contraste con un promedio de cuatro o cinco cargas enviadas mensualmente en los seis meses anteriores.

“Los barriles necesitan una salida”, dijo un operador que trabaja con esa ruta.

Aunque las refinerías de la costa estadounidense del Golfo de México siguen siendo los principales proveedores de productos petroleros para Latinoamérica, los grandes inventarios europeos y la inusualmente baja demanda han llevado a los operadores a apostar por la nueva ruta.

“La demanda de Estados Unidos es débil y África Occidental solo puede absorber cantidades limitadas, así que América Latina parece ser el objetivo más natural”, señaló otro operador.

El comercio con la Costa Este de Estados Unidos, la principal salida para la gasolina europea, ha estado cerrado en las últimas semanas como consecuencia de un alza récord en las existencias estadounidenses y de una demanda en declive en el que tradicionalmente ha sido un período de fuerte actividad por la temporada de manejo del verano boreal.

“Aunque la capacidad de refinación de Sudamérica sigue en déficit, el anticipado incremento de la demanda de importaciones de productos refinados sugiere que la demanda de envíos en esa región continuará creciendo en los próximos años”, dijo la correduría E.A. Gibson.

Con Europa sobreabastecida de gasolina y la demanda estadounidense en un constante declive en los últimos años, América Latina podría convertirse en un destino comercial permanente para la gasolina europea.

 

Siguientes artículos

Acciones europeas, en máximos de cinco semanas
Por

La Fed devolvió la confianza al mercado con su perspectiva de salida del QE3.   Reuters LONDRES – Las accione...