Debido a que las compras de servicios permanecieron constantes y las del sector automotriz cayeron, el Departamento de Comercio registró un ligero incremento de un 0.1%

 

Reuters

WASHINGTON – El gasto del consumidor en Estados Unidos subió levemente y la inflación permaneció contenida en julio, lo que ofreció una nota de cautela sobre la economía en momentos en que la Reserva Federal considera reducir su enorme programa de compras de bonos.

PUBLICIDAD

El Departamento de Comercio dijo el que el gasto del consumidor subió un 0.1% debido a que los desembolsos en servicios permanecieron estables y las compras de bienes duraderos como automóviles cayeron. El gasto también fue contenido por unos débiles ingresos.

El incremento del gasto del consumidor de junio fue revisado a un 0.6% desde una cifra de 0.5% informada previamente.

Economistas consultados por Reuters pronosticaban que el gasto en consumo, que responde por alrededor de un 70% de la actividad económica de Estados Unidos, subiría un 0.3% el mes pasado.

La débil demanda redujo las presiones inflacionarias el mes pasado. Un índice de precios para el gasto del consumidor subió un 0,1 por ciento, una desaceleración desde un aumento del 0,4 por ciento en junio.

En los últimos 12 meses, los precios se elevaron un 1.4% en comparación con un 1.3% en junio. Se trató del mayor incremento desde febrero.

Excluyendo alimentos y energía, el índice para el gasto del consumidor subió un 0.1% tras avanzar un 0.2% en junio. Los precios subyacentes aumentaron un 1.2% interanual y subieron por el mismo margen por cuarto trimestre consecutivo.

Ambas medidas para la inflación continúan por debajo de la meta del 2% de la Fed. Eso, combinado con el débil gasto del consumidor, sería un argumento en contra de que el banco central estadounidense reduzca las compras de bonos mensuales por 85,000 millones de dólares (mdd) que realiza para mantener bajas las tasas de interés.

No obstante, muchos economistas creen que la Fed hará un anuncio de reducción de sus medidas de estímulo en su reunión de política monetaria del 17 y 18 de septiembre, comenzando con un pequeño recorte en su programa de compras de bonos.

El gasto del consumidor del mes pasado ajustado por inflación permaneció estable, tras subir un 0.2% en junio.

El mes pasado, los ingresos personales aumentaron un 0.1% tras avanzar un 0.3% en junio. El débil crecimiento de los salarios fue destacado en el informe de empleo de julio, que mostró una caída en las horas trabajadas y en las ganancias por hora.

Tanto los salarios privados como gubernamentales cayeron el mes pasado. Como el dato del gasto igualó al de ingresos, la tasa de ahorro -el porcentaje de ingresos disponibles para los hogares- se mantuvo en un 4.4%.

 

Siguientes artículos

Ganancias de Hermes superan previsiones
Por

El aumento de un 14% a 584.1 millones de euros para el primer semestre fue impulsado principalmente por los accesorios d...